Golf de Palermo se transformará en un emprendimiento inmobiliario

El Golf de Palermo se transformará en un emprendimiento inmobiliario.

El grupo IRSA ya se está frotando las manos

Destrucción total del golf de Buenos Aires. Bares y comercios licitarán por 40 años un predio público a canon cero una parte, la otra será de IRSA que es quien banca la campaña Larreta Presidente.

El Gobierno de la Ciudad sigue demorando el Parque del Golf de Palermo y aún no tiene fecha de inicio. Se trata de un proyecto que Horacio Rodríguez Larreta anunció en marzo de 2019 y está lejos de concretarse.

Desde el Gobierno porteño explicaron que el parque está contemplado dentro de los proyectos a realizar, pero aún no está ni siquiera en el cronograma de obras.

Se viene la Destrucción total del golf de Buenos Aires.

El Golf de Palermo tiene 36 hectáreas, una superficie mayor a todo el barrio de Palermo Chico. A pesar de que pertenece al Estado, para utilizar el campo hay que pagar tarifas muy inferiores a las de los clubes privados. En ese punto está el problema: la recaudación del club no alcanza para cubrir su mantenimiento y al mismo tiempo el pago y las reservas son una exigencia que lo vuelve un espacio para pocos.

La idea del Gobierno porteño era que un parque público reemplazará al golf y contará con locales gastronómicos y comerciales sin afectar el paisaje y la fauna del lugar, que tiene bosques y lagos. «Es cierto que es un predio de 36 hectáreas y tiene que seguir siendo verde. Pero la pregunta es si tiene que seguir siendo cerrado porque para ir al golf hay que pagar», anunció Larreta hace más de tres años. «El Golf no es un espacio verde, abierto y libre en los que se puede ir con la familia a hacer un picnic y disfrutarlo. No es como el resto de Palermo que es abierto», explicó el Jefe de Gobierno.

Golf. Chau espacio verde. Donde Larreta ve árboles, ve edificios

El Golf de Palermo fue creado en 1905 y actualmente forma parte del patrimonio histórico de la Ciudad, por eso, Larreta necesitaría la aprobación de la Legislatura porteña para convertirlo en parque público. Además, el Jefe de Gobierno deberá hacer frente al lobby de los golfistas que apenas conocida la noticia hace tres años iniciaron una campaña para evitar que se concrete el cierre del predio.