HILARIO ASCASUBI

Su vida azarosa cuenta con un primer antecedente durante su adolescencia,
cuando se embarcó como grumete en un barco que se dirigía a la Guayana
Francesa. El navío fue apresado y derivado a Lisboa, de donde se fugó para
visitar luego Europa y Estados Unidos.

De regreso y con 16 años de edad, el gobierno de Salta le entregó la
imprenta que había pertenecido a los jesuitas. En ella editó la Revista de
Salta, con José Arenales. En esas páginas publicó su Canto a la victoria
de Ayacucho.

Se alistó luego como soldado de Güemes y más tarde de Paz. Integró las
fuerzas de Lavalle, fue adversario de Rosas y por eso huyó a Montevideo
adonde ejerció el comercio.

Volvió a Buenos Aires cuando Bartolomé Mitre gobernaba el país y partió en
misión oficial a París donde se radicó hasta casi el fin de su vida.

En 1833 publicó los Diálogos de Jacinto Amores y Simón Peñalva. Después
dirigió los periódicos El gaucho en campaña y El gaucho Jacinto Cielo.

Durante su permanencia en París, en 1872, revisó su producción literaria y
la agrupó en tres tomos: Paulino Lucero o los gauchos del Río de la Plata,
contra los tiranos de la República Argentina y Oriental del Uruguay,
integrado por cielitos, romances, medias cañas, redondillas y décimas;
Aniceto el Gallo, extractado del periódico del mismo título publicado en
Buenos Aires en 1854, y Santos Vega o Los mellizos de la flor, en el que
describe el cuadro físico y social de fines del siglo XVIII y comienzos
del siglo XIX,

Hilario Ascasubi falleció el 17 de noviembre de 1875.Había nacido el 14 de
enero de 1807. Fue iniciado masón en la Logia Libertad Nº 6, el 20 de mayo
de 1858.También trabajó masónicamente en Francia.

La Masonería Argentina recuerda hoy al hermano que llevó la literatura
gauchesca a un cénit de esplendor con Santos Vega, su reconocida creación.

Ángel Jorge Clavero
Gran Maestre