Locro Quiquirimichi

Historia del locro criollo con Quiquirimichi

Historia del locro criollo

El frio y nuestra cocina empieza con sabores Argentinos.

Historia del locro criollo.
 
 



Historia del locro criollo
Esta preparación surgió, como muchas de las comidas del mundo, de la combinación de la pobreza y de la imaginación. y el entrecruzamiento de Europeos, Indigenas y Negros.

Se dice que nació del luqru o rucru entre los indios Quechuas, y que con la llegada de los conquistadores que introdujeron el ganado vacuno se comenzó a agregarle carne, achuras, chorizo colorado y la «grasita colorada», en la que se combina grasa derretida, ají, pimentón y cebolla de hoja, ya que estos dos últimos ingredientes eran inseparables de la comida española. En la antigüedad se usaban muy pocos ingredientes pero con el tiempo se fueron sumando en algunas zonas el chorizo colorado, la panceta, entre muchos otros.

Historia del locro criollo.

Hay varios tipos clásicos de locro, el de maíz, el de porotos, el ya citado con mandioca y el de trigo, aunque un o una experto cocinero puede hacer una excelente síntesis de dos o más de estos tipos de locro hasta incluir a todos los ingredientes.

Aunque el locro argentino tiene orígenes indoamericanos, su preparación argentina desde al menos hace tres siglos sintetiza los aportes gastronómicos europeos: por ejemplo el chancho, los chorizos, mondongo y numerosos aliños han sido aportados por los europeos.

Locro criollo

Así al locro argentino se lo prepara según multitud de recetas, siendo lo único invariable su base vegetal y el procedimiento de cocción, a fuego lento durante varias horas.

De acuerdo a la región se lo prepara con carne de vacuno fresca o seca (charqui), vísceras como la tripa gorda o el chinchulín, mondongo, embutidos y costillas o despojos de chancho (manos, patas, cola, orejas y cuero, tocino, grasa de pella); las carnes se cuecen por separado y se añaden luego al preparado de vegetales entre los que suele destacarse el zapallo (especialmente el redondo de cáscara grisácea llamado por esto zapallo plomo) que suele dar color amarillo al locro, y granos de maíz blanco, porotos e incluso granos de trigo –en Argentina se prefiere el locro con granos de maíz blanco y al locro basado en granos de maíz triturados se le llama frangollo–, vegetales que por el almidón presente en sus componentes hacen que el preparado alcance la densidad de una crema.

Locro criollo es popular y nacional. Una comida nac and pop

Sustancioso y nutritivo es un plato típico del invierno. Se lo adereza de manera acorde, con una salsa picante preparada a base de aceite (o grasa), ají molido, pimentón, cebolla de verdeo y sal, llamada quiquirimichi.

Locro y su salsa quiquirimichi

Bonus Track de la Nota

Locro un plato netamente criollo: Ingredientes nativos

Un plato netamente criollo, con ingredientes especiales, se prepara en cantidad para compartir con la familia y amigos, un buen vino, y postre vigilante o facturas.

Ingredientes del Locro Argentino


1 k gmaíz pisado (o partido) blanco
1 kg porotos alubia
2 tiras finas de costillas de cerdo
4 patitas de cerdo
100 g mondongo (panza vacuna)
100 gtripa gorda limpia
4 filetes panceta cruda
100 g panceta ahumada
4 chorizos colorados
4 chorizos criollos
100 gcuerito de cerdo
1 y 1/2 kgzapallo
2 cebollas grandes
2 ramitas cebolla de verdeo
1 cda pimentón dulce
1 cda pimentón picante
1 cdts colmada pimienta negra molida
1 taza aceite de oliva
A gusto Sal
1 cdta ají picante triturado o de pimienta de cayena (opcional) 
Pasos

Poner en remojo, en abundante agua y por separado, el poroto y el maíz durante toda la noche.

En una cacerola con abundante agua poner a hervir la tripa gorda y el mondongo hasta que queden blanditos. El agua debe cubrir por completo los ingredientes y se debe añadir un poco más (hirviendo) a medida que se consume. Hacer lo mismo con el trozo de cuero de cerdo y con las patitas, en una olla aparte y cubiertos de agua.

Escurrir los ingredientes (el mondongo, la tripa, las patitas y el cuero de cerdo)del agua de cocción, dejarlos enfriar y cortarlos de la siguiente manera: a la tripa en finas rodajas, al cuerito de cerdo en cuadritos, al mondongo en tiritas más o menos finas y cortas, y a las patitas de cerdo en dos o tres partes, y no olvidar de quitarles las pesuñas.

Reservar los ingredientes anteriores ya cortaditos en bandejas.

Cortar las costillitas de cerdo. Reservarlas.

Cortar la panceta ahumada en tiras cortas y más o menos finas, como lo muestra la foto.

Escurrir los porotos y el maíz, echarlos dentro de la olla grande en que se va a preparar el locro con abundante agua. El agua empleada no solamente debe cubrir los ingredientes sino que debe sobrepasarlos unos cinco dedos.

Cocinar a fuego fuerte los ingredientes hasta que el agua comience a hervir y luego moderar dicho fuego. Incorporar la panceta fileteada, los chorizos crillos y los chorizos colorados enteros, el zapallo sin cáscara y cortado en cubos.

Cocinar los ingredientes a fuego entre medio y lento y mezclarlos de vez en cuando para evitar que se peguen. Retirar con espumadera las impurezas de la superficie del líquido durante la cocción.

El locro es una comida netamente Antigorila y Anti TN miente. Los Gorilas los 1 de mayo van a Starbucks.

Poco a poco el zapallo se irá desintegrando dando consistencia y color al caldo. Probar el caldo y añadir sal a gusto si hiciera falta.

Luego de hora y media de cocción, añadir los ingredientes reservados: la tripa gorda, el mondongo, el cuerito de cerdo y las patitas (previamente hervidas y cortaditas). Añadir también la panceta ahumada. Mezclar suavemente los ingredientes y dejarlos cocinar media hora más a fuego lento.

Retirar de la olla los chorizos y la panceta fileteada. A los chorizos cortarlas en rodajas no muy finas y a la panceta en tiras más o menos finas. Mezclar con cuidado la preparación.

Mientras tanto, pelar las cebollas, picarlas finamente y rehogarlas en una cacerolita aparte con dos cucharadas de aceite. Dejarla enfriar, verterla en un recipiente aparte y añadirle el aceite de oliva, el pimentón dulce, el pimentón picante y el ají picante (opcional).

Picar finamente la cebolla de verdeo.

Echar la cebolla de verdeo a la preparación anterior.

Echar la mitad de la salsita roja preparada en el locro y mezclar.

Apagar el fuego y ya está listo el delicioso locro. Si durante la cocción el caldo se consume demasiado se puede añadir un poco más de agua hirviendo pero debe quedar con una textura ligeramente cremosa. Al servir

Al servir en los platos el locro, verter encima una cucharadita de la salsita roja picante denominado Quiquirimichi

Introducción al Locro.

Los términos sistema de castas colonial y sistema de castas indiano son denominaciones historiográficas del sistema social estratificado que pretendía imponer en las posesiones españolas de América («las Indias» o el «Nuevo Mundo») un orden basado en la desigualdad étnica. Se formó una jerarquía social dominada en la cúspide por los «españoles» (peninsulares y criollos, una minoría de potentados cada vez más exclusiva que se conformó como aristocracia colonial de origen europeo y «raza blanca», sometidos a los estatutos de limpieza de sangre), y bajo ellos, a gran distancia en poder político, económico y prestigio, los «indios» (o «naturales», indígenas americanos) y los «negros» (provenientes de África mediante el comercio de esclavos de «raza negra»).

Locro. El mito de la cocina Peronista

En posiciones intermedias, una abigarrada multiplicidad de situaciones de mestizaje. Cada categoría, teóricamente cerrada al ascenso social, se caracterizaba por una posición socioeconómica especializada, vinculada a su identidad racial reconocida socialmente y que incluso tuvo su representación en un género pictórico (pintura de castas). La fusión cultural se dió como pasa siempre en la comida o actividades culinarias, especialmente en las clases bajas o pobres, esa fusión se produjo con «el Locro».

Locro se tiene que compartir.

Tip Locro de guaraníes. 1 de octubre



«El Karaí Octubre» , leyenda guaraní, El Karaí (señor) Octubre es, según la creencia popular, un duende maléfico que sale todos los 1 de octubre a recorrer las casas y ver quiénes tienen suficiente comida. Es un duende inspector que va mirando si la gente sembró y trabajó durante el año y supo guardar para los meses en que no hay cosecha. Ese día al pasar por las casas debe comprobar que hay suficiente comida y que la convidan a sus vecinos. A quienes no cuidaron los castiga con miseria hasta fin de año y a los que tienen para convidar los premia con abundancias.
Es por esto que los guaraníes recibían el mes de octubre con un delicioso y suculento «yopará» locro y poroto.

 

 

Links populares para hacer Turismo en Palermo Ciudad de Buenos Aires

Palermo Hollywood

Palermo Soho

Palacio de los Patos

El Invernadero del Jardín Botánico