Horacio Larreta: vigilante y censor

Horacio Larreta: vigilante y censor

Prohibió: Tercera persona del singular (ella, él, ello; usted, 2.ª persona) del pretérito perfecto simple de indicativo de prohibir.

Censor:

Persona a cargo de verificar que se cumplan las normas, reglamentos, estatutos o criterios establecidos como aceptables, en particular con respecto a la censura de contenido objetable en publicaciones, noticieros, películas, espectáculos, etc.
En general, persona que supervisa o critica el comportamiento y la moralidad de otras.
Historia: Magistrado o dignatario de la antigua Roma responsable del censo, la moralidad pública y el castigo a los viciosos.

Larreta prohibió el lenguaje como acción social. Soledad Acuña una  ministra de Educación, nazi fascista en la CIudad

Larreta prohibió el lenguaje inclusivo en escuelas: denuncian que «despliega nuevas formas de violencia»

Soledad Acuña una nazi fascista en la Ciudad

El nombre o sustantivo es aquel tipo de palabras cuyo significado determina la realidad. Los sustantivos nombran todas las cosas: personas, objetos, sensaciones, sentimientos, etc.

El adjetivo es la palabra que acompaña al nombre para determinarlo o calificarlo.

Si Milei quiere vender órganos de personas sanas en el mercado, Soledad Acuña una nazi fascista en la Ciudad quiere amputar cerebros.

La funcionaria Nazi: La Acuña de Bariloche, un personaje siniestro de la ideología nacional-socialista Argentina.

«No les pedimos permiso a los sindicalistas para tomar decisiones en materia educativa, tomamos decisiones sobre evidencias y consultando a especialistas», sentenció Acuña, al tiempo que enfatizó que «hay formas de visibilizar e incluir sin tergiversar las convenciones del lenguaje español».

La funcionaria sostuvo que “en la Ciudad hay más chicos y chicas que no pueden leer ni escribir con fluidez, fundamentalmente los chicos de la secundaria» y, en ese sentido, puntualizó que «hay 7.000 estudiantes que no pudieron completar todos los ejercicios de lengua”.

La medida «atenta contra el derecho a la identidad»

Referentes de movimientos LGTBI+ repudiaron la resolución y coincidieron en que se trata de una normativa «contra el derecho a la identidad».

Marie Rachid, titular del Instituto contra la Discriminación de la Defensoría del Pueblo de CABA, dijo  que «esta resolución no solo es profundamente discriminatoria y vulnera la Ley Antidiscriminatoria de la Ciudad, que protege expresamente, entre otros, el derecho a la variedad lingüística, sino que además vulnera la libertad de expresión y el derecho a la identidad y expresión de género de docentes y estudiantes en los ámbitos donde se debería enseñar a respetar las leyes y celebrar la diversidad».

Además, la funcionaria sostuvo que «la ministra Acuña parece considerar más importante lo que dice la Real Academia Española que lo que dicen nuestras leyes y la Constitución, tanto de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires como de la Nación».

Al respecto, Flavia Massenzio, presidenta de la Federación Argentina LGBT, opinó que se trata de «una medida que atenta gravemente contra nuestras identidades y el derecho a la libertad de expresión».

En tanto, instó al GCBA a que reviertan la resolución y sostuvo que «iniciaremos las acciones correspondientes por el libre ejercicio de nuestros derechos».

«La Ley de Identidad de Género establece el trato digno hacia nuestras identidades», señaló a esta agencia Marcela Romero, directora de la Casa Trans, Coordinadora Nacional de la Asociación de Travestis, Transexuales y Transgéneros de Argentina (ATTTA).

Al respecto, cuestionó que se prohíba respetar por ejemplo las identidades no binarias, y sostuvo que una resolución «no puede prohibir respetar las leyes y la libertad de expresión», a lo cual agregó: «No nos vamos a quedar callades».

La CABA «despliega nuevas formas de violencia»

Gremios docentes de la Ciudad de Buenos Aires repudiaron la decisión del Gobierno porteño de prohibir el lenguaje inclusivo en las escuelas y sostuvieron que la Circular 4/2022 del Ministerio de Educación local que la implementó responde a un “posicionamiento político”.

El secretario adjunto de Ademys, Jorge Adaro, dijo que la medida “no es una discusión gramatical, es un posicionamiento profundamente político” que intenta dar respuesta a “ninguna situación del sistema educativo sino que necesita ubicarse y contener a los sectores reaccionarios que siempre han sido los votantes de (el jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez) Larreta y (la ministra de Educación, Soledad) Acuña”

“Esto no es una cuestión educativa, es un posicionamiento de la ministra que quiere ser candidata”, aseguró Adaro, para quien Rodríguez Larreta encabeza «un Gobierno que está siendo corrido por sectores fascistas como el de (Javier) Milei”.

Además, señaló que la resolución “va contra del proceso mundial por los derechos de las minorías y va también en contra de la propia legislación que tenemos”.

En diálogo con El Destape Radio, el dirigente gremial remarcó que se trata «de una prohibición porque cuando te dicen ‘esto no se puede seguir haciendo’, lo tenes que dejar de hacer; entonces es una prohibición y nos parece muy grave”.

Por último, manifestó que “es una barbaridad plantear que la «e» o la «x» generan problemas para aprender”.

En tanto, la legisladora del FIT y dirigente del gremio Ademys, Amanda Martín, destacó que «resulta que ahora el Ministerio de Educación se va a dedicar a perseguir a quien utilice las ´marcas de género´@, X, e, porque son espejo de una supuesta ´ideología de género´. Acuña a lo Bolsonaro pretende prohibir el lenguaje inclusivo, pero no lo va a lograr».

La Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) aseguró que de esta forma «despliega nuevas formas de violencia hacia aquellas infancias y juventudes que no se reconocen en el masculino o el femenino como constitutivo de su identidad».

«Lo que no se nombra no existe: Negar desde el lenguaje a las infancias y adolescencias trans y no binaries constituye un ataque al derecho a la identidad de todes y cada une, y a ser en un ambiente en el que la diversidad es respetada», remarcó el sindicato en un comunicado.

Para la UTE esta iniciativa «forma parte de la ofensiva de la derecha en la educación. Prohibir el lenguaje inclusivo es la expresión de un proyecto pedagógico político conservador y contrario a conquistas democratizadoras».

En este sentido apuntó que el lenguaje «es una construcción colectiva que está en permanente transformación y que construye realidades» por lo que «les docentes continuaremos construyendo una escuela pública e igualitaria para todes, reconociendo y abrazando amorosamente a todes y cada une de nuestres estudiantes».

La medida

En la Circular 4/2022 el Ministerio de Educación porteño, que encabeza Soledad Acuña, ordenó a las/los docentes desarrollar las actividades de enseñanza y realizar las comunicaciones institucionales «de conformidad con las reglas del idioma español, sus normas gramaticales y los lineamientos oficiales para su enseñanza».

Y aclaró que esta medida «aplica únicamente a los contenidos que dictan los/as docentes en clase, al material que se le entrega a los/as estudiantes y a documentos oficiales de los establecimientos educativos».

En su fundamento para prohibir el uso de las «e», «x» y «@» el Gobierno de la CABA, que encabeza Horacio Rodríguez Larreta, destaca que los resultados en Lengua obtenidos por les estudiantes en las evaluaciones realizadas tras la pandemia «no son buenos» y que en «comprensión lectora tenemos un retroceso de casi 4 años».

Enumeró que extendió el calendario escolar, sumó horas de clase, se abrieron escuelas los días sábado, se brindaron nuevas capacitaciones docentes, se inició un plan de fluidez lectora y que a esas medidas se le suman la regulación del uso de la «e», «x» y «@» por parte de los/as docentes.

«Es una medida para facilitar la forma en que nuestros chicos y chicas aprenden y adquieren el lenguaje», destacó la cartera porteña en su resolución y agregó «la lengua española brinda muchas opciones para ser inclusivo sin necesidad de tergiversar la lengua, ni de agregar complejidad a la comprensión y fluidez lectora».

Precisó que la Real Academia Española en el informe sobre el lenguaje inclusivo y cuestiones conexas, ha sostenido que «el uso de la @ o de las letras «e» y «x>> como supuestas marcas de género inclusivo «es ajeno a la morfología del español», y que «corresponde como tarea primordial del sistema educativo promover el desarrollo del lenguaje oral y proporcionar conocimientos y capacidades básicas de lectura y escritura (…)», al tiempo que cita experiencias similares en Francia y Uruguay.

Las repercusiones

Al respecto, Silvia Ramirez Gelbes, directora de la Maestría en Periodismo de la Universidad de San Andrés, destacó que «se entiende que las academias de la lengua se opongan al lenguaje inclusivo ya que su función es mantener la unidad supranacional del idioma».

«Lo que me parece un poco más extraño es que se lo prohíba o que se lo imponga, porque quienes lo usan, lo usan. Así como usan el artículo masculino con la palabra “arroba” (que lleva artículo femenino) o dicen “pienso de que” cuando la forma correcta es “pienso que”, refirió la especialista.

Agregó que «quienes no lo usan, aunque se lo impongan, no lo usan», y se preguntó «si se ha demostrado que el uso del lenguaje inclusivo incide de alguna manera en la lectoescritura. Nadie cree que los resultados de esas pruebas sean debidos exclusivamente a la aparición de estos reemplazos».

En tanto Celeste Mac Dougall, docente de CABA y especialista en salud sexual integral e inclusiva, indicó que «pensar que el lenguaje inclusivo es una traba respecto al aprendizaje es una mirada muy limitada, el uso de este lenguaje es una ventana de posibilidad de un sin número de contenidos, no solo de la ESI, sino de como se construye el lenguaje social».

«En términos de mejora de la calidad educativa una prohibición nunca aporta nada interesante, la resolución del Ministerio debe pensar alternativas en el abordaje no en prohibiciones que apuntan a la apertura del pensamiento. El uso de este lenguaje estalló en las escuelas y esas instituciones son un lugar de posibilidad».

Por su parte Flavio Buccino, docente y especialista en gestión educativa, dijo a que «no encuentro una relación de causalidad entre lenguaje inclusivo y los resultados de una prueba. La escuela enseña contenidos normalizados, oficiales. Oficialmente no existe el lenguaje inclusivo y no se puede prohibir enseñar algo que no existe oficialmente».

«No concuerda una idea de sacar una resolución prohibiendo esto y tampoco creo que la justificación sea una evaluación de lengua. Si se utiliza este lenguaje los docentes no lo debe promover, ellos promueven normas, reglas, lo que es ley y el lenguaje inclusivo no esta normatizado» dijo Buccino.