Ingresaron más 1,3 M de anteojos y armazones sin control ni regulación.

Publicado por

En los primeros siete meses de 2017, ingresaron al país 1.339.000 pares de anteojos y armazones sin control ni regulación. Se trata de un incremento del 157%. Advierten que se incurre en un grave riesgo para la salud visual de la población. La destrucción de las Pymes viene marchando a paso doble.

La cifra corresponde a un estudio de la Cámara Argentina de la Industria Óptica (CADIOA), la cual reveló que dicho ingreso se produce ya que no existe regulación que determine los estándares de calidad para dichos materiales, su elaboración o la procedencia.

Norberto Fermani, presidente de la cámara, señaló que «constituye un grave riesgo para la salud visual de la población» ya que «no existe ningún tipo de control básico, ni siquiera para que los anteojos de sol que se compran garanticen la protección mínima contra los rayos UV». Asimismo, sostuvo que «las autoridades y la población desconocen esta problemática» y agregó que desde CADIOA se encuentran «trabajando en concientizar sobre este grave peligro».

El ingreso de anteojos sin control también pone en peligro la industria local y en consecuencia el trabajo. En el primer semestre de 2016 llegaron al país 520.675 anteojos y armazones, mientras que en igual periodo de 2017 la cifra aumentó hasta alcanzar 1.339.319, representando un incremento del 157% interanual.

Norberto Fermani explicó que «lo que se necesita es un sistema de norma técnica similar al que rige para los anteojos de seguridad industrial». Esto implicaría que se incluya una certificación por marca de conformidad «donde se demuestra que las fabricas nacionales o extranjeras tienen cierto sistema de calidad implementado y que el mismo se cumple», concluyó.