Jorge Macri 1

Jorge Macri muy lento en arreglar árboles caídos tras el temporal. Confusión y desorden.

Jorge Macri arranca la gestión como un otario tras el temporal.

Jorge Macri no está a la altura de lo que significa ser Jefe de Gobierno. Un temporal demuestra que es un inepto. Parecía que el señor pulcro y ordenado, un «chetito» pulcro y ordenado, pero resultó ser otro boludo con plata que no puede garantizar orden y administrar la Ciudad.

Es posible que Jorge Macri crea que la continuidad de Horacio Rodríguez Larreta lo haga intocable, pero esta creencia puede ser su estocada para ser la peor gestión.

El hecho de que Macri esté respaldado por Larreta le da una ventaja importante en las elecciones municipales de 2023. Sin embargo, esta ventaja no es invencible. Si Macri comete errores como arreglar las calles de árboles es un indicador que esta en «BABIA» y preocupado por los copetines del poder, o si los ciudadanos de Buenos Aires están descontentos con su gestión, pueden votar por otro candidato. La palabra «Babia» podría usarse para describir la situación en la que se encuentra la ciudad de Buenos Aires. Macri ha sido criticado por su lenta respuesta al temporal del 17 de dicietras el temporalmbre de 2023, y también ha sido criticado por su falta de transparencia. Esto ha creado una sensación de confusión y desorden entre los ciudadanos de Buenos Aires.

DORMIDO DORMIDO Y RECOSTADO EN LAURELES QUE NO SON DE EL

Cuando un jefe de gobierno es muy lento en arreglar los árboles caídos tras un temporal, está demostrando una falta de preocupación por la seguridad de sus ciudadanos. Esto puede tener varias consecuencias negativas, como:

Peligro para los ciudadanos: Los árboles caídos pueden causar accidentes, como caídas, golpes o incluso la muerte. Si los árboles no se arreglan rápidamente, las personas que se ven afectadas por el temporal pueden estar en riesgo.
Enfado de los ciudadanos: Los ciudadanos pueden sentirse frustrados y enojados si el gobierno no responde rápidamente a una situación de emergencia. Esto puede llevar a una pérdida de confianza en el gobierno y a protestas o manifestaciones.
Daños materiales: Los árboles caídos también pueden causar daños materiales, como daños a viviendas, automóviles o negocios. Esto puede suponer un coste económico importante para las personas afectadas.

En el caso específico de Buenos Aires, el temporal del 17 de diciembre de 2023 dejó cientos de árboles caídos en la ciudad. El gobierno de la ciudad tardó varios días en empezar a arreglar los árboles, y aún quedan muchos que no han sido retirados. Esto ha provocado el enfado de los ciudadanos, que han expresado su frustración en las redes sociales y en las calles.

En el caso de un jefe de gobierno que está más ocupado en su cena de Navidad que en arreglar los árboles caídos, la situación es aún más grave. Esto demuestra una falta de empatía y una falta de compromiso con la seguridad de los ciudadanos. Es probable que esta actitud provoque una reacción aún más negativa por parte de los ciudadanos.

En concreto, en Buenos Aires, es posible que los ciudadanos lleven a cabo protestas o manifestaciones para exigir al gobierno que arregle los árboles caídos lo antes posible. También es posible que los ciudadanos se presenten a las elecciones municipales para votar a candidatos que se comprometan a mejorar la gestión de emergencias.

En última instancia, las consecuencias de que un jefe de gobierno sea lento en arreglar los árboles caídos tras un temporal dependerán de varios factores, como la gravedad del temporal, la respuesta de los ciudadanos y la actitud del gobierno. Sin embargo, en general, es una situación que puede tener consecuencias negativas para la seguridad y la confianza de los ciudadanos.

Vecinos de barrios porteños aún esperan asistencia por árboles caídos tras el temporal

Vecinos de los barrios porteños como Paternal y Villa del Parque aún esperan asistencia, tras el temporal que ocurrió el fin de semana, por los árboles que cayeron sobre casas y autos, obstruyeron el tránsito y rompieron tendidos eléctricos, mientras el Gobierno porteño informó esta tarde que «ya se liberaron al tránsito la mitad de las calles cortadas por caídas de árboles y ramas».

En el barrio porteño de Villa del Parque, un comerciante, dueño de la pizzería «El Jagüel» ubicada en Terrada y Av. San Martín, intentaba esta tarde levantar solo las enormes ramas de un árbol que obstruían el tránsito sobre Terrada, para poder sacar su auto y que puedan circular otros vehículos.

«Estaba intentando mover los árboles para poder sacar el coche, pero es imposible moverlo», dijo a Télam Calos Diez de Oñato (63), quien también es vecino del barrio.

Y contó que los vecinos reclamaron a la Ciudad y Defensa Civil llamando al 103, pero «aún no tuvimos ninguna novedad» y «esto es un desastre».

Sobre el temporal, el hombre agregó que el fenómeno le destruyó la parrilla que tiene en su terraza y «se voló todo: tapas de tanque de agua, chapas, de un séptimo piso cayó un toldo, y todo fue a parar a la calle».

Sobre Terrada a la altura de Pedro Lozano, en el mismo barrio, un auto estacionado en la calle fue aplastado por un árbol alto que, arrancado de cuajo por el temporal de una de las veredas, cayó entero sobre la calle tocando su copa la vereda de enfrente.

Mirando la escena en el lugar, una vecina, Marina (43), remarcó en diálogo con Télam que «el temporal se sintió mucho acá, me despertó de madrugada, parecía que la persiana iba a salir volando, los ventanales se movían, las masetas volando».

Y agregó que «por ahora no veo que estén levantando nada, está todo como quedó».

Más de 2.500 operarios trabajan tras el temporal, informaron hoy desde el Gobierno porteño.

Entre las 14 horas del domingo y las 14 de hoy, ya se descargaron 50.000 kilos de restos de árboles en el Centro de Reciclaje, precisaron.

Agentes de Bomberos, Defensa Civil, las empresas de higiene urbana, cuadrillas de diferentes áreas y Agentes de Tránsito trabajaron durante todo el día para asistir a los vecinos y reparar los daños, completaron.

Y, en este momento, de las 300 calles que estuvieron cortadas por árboles o ramas caídas ya se solucionaron 150, concluyeron.

Esta tarde el paisaje de la ciudad se vio marcado por grandes ramas de arboles caídas apiladas en las veredas, como también arboles arrancados por el temporal, que quedaron sobre las calles.

En muchos casos, los árboles rompieron tendidos eléctricos, cayeron sobre domicilios y aplastaron autos.

También se pudo observar autos esquivando ramas caídas que ocupaban la mitad de las avenidas y cartelería de chapa doblada y arrancada por el temporal irrumpiendo el tránsito en algunas avenidas, como Warnes y Garmendia, en Paternal.

En la esquina de Warnes y Osorio, en el mismo barrio, esta tarde todavía se veía un árbol con altura arrancado desde sus raíces por el temporal, que cayó sobre un local comercial que tenía sus persianas bajas, y había roto el tendido eléctrico de la cuadra, que estaba vallada.

Otra escena similar pudo verse en Añasco, entre Adolfo Dickman y Almte. F. J. Seguí, en la misma zona, donde una familia sufrió la caída de un árbol sobre su domicilio, en el que viven cinco personas, dos adultos con sus tres hijos, a raíz del temporal, y tienen «peligro de derrumbe», dijo a Télam Natalia (40).

«Tuvimos que sacarlos de la habitación a los chicos porque tenemos peligro de derrumbe. Hace tres años que veníamos viendo que el árbol ya estaba bastante viejo, se venía para abajo, hicimos la denuncia a la Ciudad de Buenos Aires, nos dijeron que lo iban a ver, pero nunca pasó y ahora por el temporal pasó esto», completó a esta agencia Javier, la pareja de Natalia en la puerta de su domicilio junto a sus hijos.

«Acá mis hijos dormían y a las tres de la mañana se vino el árbol abajo, sentimos como una explosión, a nosotros se nos empezaron a volar las chapas y las membranas, y nos asustamos. Como hay peligro de derrumbe nos dijeron que no usemos la luz, ahora estamos con la térmica baja hasta que ellos vengan y de defensa civil nos dijeron que hay 4500 árboles, de los cuales el árbol nuestro lo van a venir a sacar cuando puedan. Estamos esperando a ver qué va a pasar», concluyó el hombre.