News 2312312313123 1

Juan Grabois tras ser agredido

«No me vas a ver con miedo, humillado ni avergonzado de mí mismo», dijo Grabois tras ser agredido

El dirigente social Juan Grabois expresó hoy que no se mostrará con «miedo», «humillado» ni «avergonzado» tras haber sido increpado e insultado por una persona cuando desayunaba junto a su padre, Roberto, en un bar del barrio porteño de Palermo, una agresión que fue repudiada por todo el arco político.

«No me vas a ver con miedo, no me vas a ver humillado ni avergonzado de mí mismo», comentó Grabois en un posteo hecho en su cuenta personal en la red social X (antes Twitter).

El dirigente, fue en las últimas elecciones compitió como precandidato a presidente por Unión por la Patria (UxP), advirtió que soportará las agresiones «con la paciencia que Dios» le otorgue y que espera que «sea mucha» porque no quiere «engendrar más violencia».

«Me las voy a aguantar como pueda, a veces mejor, a veces peor. Voy a tener paciencia, aunque me indigne tu cobardía, la impunidad de tu anonimato. Si estoy con un niño, familiar, con una persona mayor, deberías refrenarte. Si tenés una gota de conciencia, es un límite civilizatorio básico. Ahí la paciencia encuentra un límite. Ahí es cuando pienso…¿hasta dónde hay que aguantar?», expuso en un largo texto escrito en X.

Grabois también posteó allí el fragmento de una entrevista concedida al programa televisivo «A la Barbarossa», que conduce Georgina Barbarossa por el canal Telefe, en la que se preguntó «cuál es el delito» que cometió y remarcó que no está imputado, ni procesado ni condenado por nada.

Allí además señaló que el ataque del que fue víctima ayer tuvo lugar cuando se encontraba con su padre, de 81 años, quien -indicó- «está atravesando un tratamiento oncológico».

«Nací en Argentina y cuando me toque la hora, acá me quiero morir caminando… porque soy argentino, ciudadano y ser humano», aseguró y agregó: «En cualquier caso, lo que no vas a lograr es que baje la mirada. No me vas a ver renegar de nuestras ideas porque nos torcieron el brazo a base de amenazas y agresiones».

ESCRACHE
Escrachar a un político en la vía pública es una forma de protesta que consiste en increparlo o denunciarlo públicamente por sus acciones o declaraciones. El escrache puede realizarse de forma individual o colectiva, y puede incluir insultos, gritos, amenazas o incluso agresiones físicas.

Los escraches suelen realizarse en lugares públicos, como calles, plazas o actos políticos. El objetivo es llamar la atención de la opinión pública sobre las acciones del político y presionarlo para que cambie su comportamiento.

Los escraches se han convertido en una forma cada vez más frecuente de protesta en los últimos años. Se han utilizado para denunciar casos de corrupción, nepotismo, falta de transparencia o incompetencia de los políticos.

En Argentina, los escraches a políticos han sido particularmente frecuentes en los últimos años. En el contexto de la crisis económica y social que atraviesa el país, los ciudadanos han utilizado esta forma de protesta para expresar su descontento con la clase política.

Los escraches pueden ser una forma efectiva de llamar la atención sobre los problemas que afectan a la sociedad. Sin embargo, también pueden ser violentos y peligrosos, y pueden generar un clima de confrontación y odio.

En algunos casos, los escraches han tenido consecuencias legales. En 2018, por ejemplo, un grupo de manifestantes fue condenado a pagar una multa por escrachear al entonces presidente Mauricio Macri.

Los escraches son una forma de protesta que genera mucha controversia. Hay quienes los consideran una forma legítima de expresión, mientras que otros los consideran violentos e intimidatorios.