Lali Esposito

La campaña sin precedentes de ataques de Javier Milei contra Lali

La campaña sin precedentes de ataques de Milei contra Lali, una destacada estrella de la música en América Latina.

Cuando un presidente ataca a una artista es finalmente un bobito come moco histórico.

La intensa y sorprendente campaña de Javier Milei, presidente de Argentina, contra Lali, una famosa actriz, compositora, productora y cantante con renombre internacional, ha captado la atención pública.

La embestida del presidente contra Lali comenzó el año pasado, después de que esta expresara su preocupación por el triunfo de Milei con un simple «Qué peligroso. Qué triste.» Estas palabras bastaron para colocar a Mariana Espósito, su nombre real, en el radar de un mandatario intolerante a cualquier crítica u oposición.

La promoción del acoso presidencial a Lali, que comienza en las redes sociales y se replica en los medios oficialistas, estalló el año pasado, cuando la artista de 32 años lamentó el triunfo de Milei.

Desde entonces, con el apoyo de sus seguidores y ciertos periodistas, Milei ha elaborado una narrativa que sugiere que Lali, al no ser oficialista, está acostumbrada a «vivir del Estado» y que perderá sus «privilegios» bajo su gobierno, insinuando que su administración no contratará artistas para eventos populares financiados con recursos públicos.

Sin embargo, esta narrativa choca con la extensa y diversa carrera artística de Lali, que comenzó a una edad temprana en telenovelas de gran éxito, convirtiéndola en una figura internacional debido al impacto de los programas televisivos en los que participó en América Latina, Europa y especialmente en Israel.

En los últimos años, Lali se ha consolidado como una estrella del pop latinoamericano, además de continuar su carrera como actriz en series internacionales y participar en eventos de gran relevancia, como su interpretación del himno nacional argentino en la final del Mundial de 2022 en Qatar.

Contrariamente a las acusaciones de Milei, la trayectoria de Lali ha estado mayormente en el sector privado, y su compromiso con las causas sociales la ha convertido en una importante figura progresista, siendo una voz disidente frente a un gobierno de ultraderecha.

Los ataques más recientes de Milei contra Lali ocurrieron durante su participación en el festival Cosquín Rock en la provincia de Córdoba. A pesar de ello, Lali no se amilanó y aprovechó su actuación para convocar a la resistencia social, defendiendo el valor del arte, la música y la cultura como elementos fundamentales de la identidad argentina.

En medio de la controversia, el rapero Dillom también se sumó al debate con una interpretación provocadora durante el mismo evento. Sin embargo, la indignación selectiva de ciertos sectores políticos y mediáticos ante estas expresiones artísticas contrasta con su histórica tolerancia hacia discursos violentos y agresivos provenientes de otros sectores.

En definitiva, los ataques de Milei contra Lali no son más que un ejemplo de la polarización política y cultural que caracteriza a la Argentina contemporánea, donde la libertad de expresión y el respeto por la diversidad de opiniones se ven constantemente amenazados.

Mientras Milei ataca a Lali. Martín Menem no compone política ni el arroz con leche

Martín Menem dijo que el PRO y LLA pueden «trabajar a nivel parlamentario de manera conjunta»

El presidente de la Cámara de Diputados, Martín Menem, sostuvo hoy que «hay confluencia de ideas» entre el bloque de La Libertad Avanza y el PRO, por lo que aseguró que «se puede trabajar a nivel parlamentario de manera conjunta».

«Hay confluencia de ideas con el PRO y a nivel parlamentario han apoyado y acompañado la ley ómnibus. Hay coincidencias, las formas las veremos con el correr del tiempo», afirmó Menem en declaraciones a radio Mitre.

En ese sentido, sostuvo que «se puede trabajar a nivel parlamentario de manera conjunta» sea a través de un interbloque o un unibloque o alguna otra alternativa.

«Más allá del nombre, los votos se cuentan de a uno. Veo posible un trabajo en conjunto. El título lo definirá el Presidente», añadió.

Por otro lado, consideró que «está bien» que los diputados reclamen la creación de la Comisión Bicameral para analizar el decreto de necesidad y urgencia (DNU) 70/2023 impulsado por el presidente Javier Milei, pero cuestionó a los legisladores radicales que «estuvieron tanto tiempo sin abrir la boca»..

Ayer, diputados y senadores de la Unión Cívica Radical (UCR) reclamaron a Menem que designe con «urgencia y sin más demoras» a los representantes para la Comisión Bicameral Permanente para tratar el DNU del Gobierno que promueve una profunda desregulación económica.

«La decisión de no designar a los representantes de la Cámara de Diputados constituye una omisión inconstitucional que atenta contra la división de poderes y el régimen republicano de gobierno», aseguró la UCR en un comunicado firmado, entre otros, por el presidente del Comité Nacional, el senador Martín Lousteau, y el titular del bloque de diputados radicales, Rodrigo De Loredo.

En respuesta, Menem dijo hoy que «seguramente la bicameral se va a constituir y empezará a trabajar» y añadió: «Hemos estado teniendo otras obligaciones en este tiempo y además no hubo acuerdo en el bloque de Unión por la Patria que tiene que mandar tres nombres. Ha mandado cuatro, ya se lo reitere en varias oportunidades al jefe del bloque (Germán Martínez)».

«No han pasado para ellos decretos del (expresidente) Alberto Fernández. Estuvo mucho tiempo esa comisión sin funcionar. Hay cierta memoria selectiva», remarcó y añadió que en el comunicado difundido ayer firmó «gente que no tiene nada que ver».

«Hasta el propio (senador, Martín) Lousteau que es senador y no tiene injerencia o relevancia en el pedido», apuntó.

Finalmente, Menem señaló que se trata de una forma de «obstaculizar lo que eligió la gente», lo que implica «un divorcio entre un sector de la política y lo que votaron» los argentinos.

«Los tibios de 2015 que le impidieron al (expresidente Mauricio) Macri hacer un gobierno exitoso son los mismos que están planteando esta misma manera de frenar la verdadera transformación que necesita Argentina. Hay que definirse acá. Cuando hay tibios en el medio, vuelve el kirchnerismo», completó.