elecciones

La discusión sobre la eliminación de las elecciones Primarias Abiertas

La discusión sobre la eliminación de las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) es un tema en debate en el Congreso Nacional, como parte de la propuesta del proyecto de Boleta Única de Papel (BUP), ya aprobado por Diputados y sujeto a modificaciones para considerar esta posible supresión.

Razones para eliminar las PASO:

Reducción en la participación electoral: Datos de las elecciones presidenciales de 2023 muestran que la participación en las PASO fue del 62.2%, mientras que en las elecciones generales fue del 71.2%, sugiriendo un menor interés del electorado en este proceso preliminar.
Ampliación de la fragmentación política: La existencia de las PASO puede generar un escenario donde surjan múltiples candidatos y partidos, lo que podría dificultar la formación de coaliciones electorales, contribuyendo a una mayor fragmentación del sistema político. En las elecciones presidenciales de 2023, se presentaron 16 listas en las PASO, de las cuales 10 pasaron a las elecciones generales.
Costos financieros: Se estima que las PASO representan un gasto adicional para el Estado cercano a los 1.000 millones de pesos.

Razones para mantener las PASO:

Transparencia electoral: Estas elecciones preliminares permiten a los votantes conocer las propuestas de los candidatos y partidos antes de las elecciones generales, facilitando una toma de decisiones informada.
Fomento de la competencia electoral: Proporcionan una plataforma equitativa para que candidatos y partidos emergentes compitan con los tradicionales en igualdad de condiciones.
Mecanismo de control: Para los partidos tradicionales, las PASO ofrecen la posibilidad de controlar la participación de nuevos actores en el escenario político.
En última instancia, la decisión de eliminar o mantener las PASO requiere un análisis balanceado de estos argumentos, dejando la responsabilidad de decisión en manos del Congreso Nacional. Esta elección debe considerar los intereses de todas las partes involucradas en el proceso electoral.

En cuanto a las críticas personales hacia las PASO, algunos argumentan a favor de su eliminación basándose en la reducción de la participación electoral, la potencial dificultad para formar coaliciones políticas y los costos financieros asociados. Sin embargo, otros defienden su importancia al garantizar la transparencia electoral y fomentar la competencia entre distintos actores políticos. La decisión final sobre las PASO sigue siendo un tema complejo y multifacético.

El proyecto de Boleta Única de Papel debería ser modificado para eliminar las PASO

El proyecto de Ley de Boleta Única de Papel (BUP) que fue sancionado por Diputados y que desde mediados de 2022 aguarda su tratamiento en el Senado, deberá ser modificado si avanza también la idea del Gobierno nacional de eliminar las elecciones Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO).

La posibilidad de reactivar el tratamiento de la iniciativa fue mencionada el jueves por el ministro del Interior, Guillermo Francos, en un evento organizado por la Cámara Nacional Electoral en el Museo Electoral para conmemorar los 40 años de democracia que se cumplieron el pasado 10 de diciembre consagrando el período democrático más extenso en la historia del país.

«Sabemos que hay un proyecto con media sanción de reformas y creemos que en las próximas elecciones tenemos que ir al sistema de Boleta Única para evitar no solo el gasto de dinero, sino la confusión que se genera», afirmó Francos.

Unos días antes de que se iniciara el mandato del presidente Javier Milei, el funcionario había confirmado que el Gobierno de La Libertad Avanza incorporará la eliminación de las PASO en el llamado a sesiones extraordinarias que ingresaría al Congreso de la Nación en los próximos días.

El proyecto de Boleta Única de Papel fue aprobado por Diputados en junio de 2022 por 132 votos a favor del radicalismo, el PRO, el peronismo disidente, la Coalición Cívica y La Libertad Avanza, además de bloques menores de identificación con partidos provinciales.

En contra votaron 104 diputados, en su mayoría del interbloque del Frente de Todos, entonces el oficialismo; en tanto que la izquierda prefirió abstenerse.

La iniciativa pasó al Senado donde fue girada a las Comisiones de Asuntos Constitucionales y de Justicia y Asuntos Penales donde nunca se puso a debate.

Como fue aprobada en 2022, todavía tiene un año más de vigencia, por lo que vencería recién a fines de 2024.

Sin embargo, para incorporar la anulación n de las PASO, la norma debe ser modificada en varios de sus artículos que hacen mención taxativa a ese instrumento de ordenamiento electoral partidario.

Si así ocurriera, el proyecto debería volver a la Cámara de Diputados en lo que se conoce como «segunda revisión»: los legisladores podrían aceptar los cambios o eliminarlos, pero ya no rechazar la iniciativa.

El proyecto que llegó de Diputados establece que el sistema de Boleta Única de Papel se aplicará para las PASO y las elecciones generales para elegir presidente, vicepresidente, senadores, diputados y legisladores del Mercosur, aunque en estas últimas dos categorías solo aparecerán nombres y fotos de los primeros cinco candidatos.

Además, se permitirá votar la lista completa y utilizar, si así lo autoriza el sistema electoral provincial, el esquema BUP, pero se deberá hacer en boletas y urna separadas, tal como se hizo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en las últimas elecciones con las Boleta Única para elegir jefe de Gobierno.

Por otro lado, el proyecto también vuelve a autorizar el voto por correo electrónico a los extranjeros que se aplicó hasta las elecciones de 2019.

En 2022, el oficialismo rechazó el proyecto argumentando, entre otros, aspectos que el sistema actual funciona y que, como dijo en su momento la diputada peronista Paula Penacca, «quieren arreglar lo que no está roto».

Por el contrario, si los mismos sectores que apoyaron el proyecto en Diputados repiten su comportamiento en el Senado, la iniciativa sería sancionada con más de los 37 votos (la mitad más uno) necesarios para su aprobación por tratarse de una ley electoral.