news rojo1 1

La embajada de México en Ecuador fue objeto de un violento allanamiento ilegal

Ecuador ya no es un país confiable.

La embajada de México en Ecuador fue objeto de un violento allanamiento por parte de la Policía Nacional de Ecuador, durante el cual el embajador interino y jefe de Cancillería y Asuntos Políticos, Roberto Canseco, fue empujado al suelo. Este incidente se produjo durante la detención del ex vicepresidente ecuatoriano Jorge Glas. Las acciones de la Policía ecuatoriana fueron calificadas como «una locura» por el jefe de la misión diplomática mexicana, quien denunció haber sido golpeado contra el suelo al tratar de impedir la entrada de los agentes, describiendo el allanamiento como «una violación flagrante» de la embajada.

La Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas establece en su artículo 29 la inviolabilidad de la persona del agente diplomático, prohibiendo cualquier forma de detención o arresto. Esta medida tiene como objetivo garantizar el respeto a la dignidad y libertad del diplomático, así como prevenir cualquier atentado contra su persona. Sin embargo, esta inviolabilidad fue infringida durante el allanamiento de la embajada mexicana en Quito.

El Gobierno de México anunció la suspensión de relaciones diplomáticas con Ecuador como respuesta a esta violación de la Convención de Viena y las lesiones sufridas por el personal diplomático mexicano. Esta decisión fue tomada después de que el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, otorgara asilo diplomático a Glas. México denunció la violación del derecho internacional y la soberanía mexicana, anunciando su intención de recurrir a la Corte Internacional de Justicia para denunciar las violaciones al derecho internacional cometidas por Ecuador.

Como resultado, el personal diplomático de México en Ecuador abandonará el país de inmediato, y se espera que Ecuador ofrezca las garantías necesarias para su salida segura. Este incidente ha generado tensiones diplomáticas entre ambos países y plantea interrogantes sobre el respeto a la inviolabilidad de las embajadas como territorio extraterritorial y el cumplimiento de las normas internacionales en materia diplomática.

La Embajada de México en Quito fue asaltada por la Policía Nacional de Ecuador la noche del viernes, resultando en la detención del exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glas y la lesión de varios diplomáticos. En respuesta, el rompimiento de relaciones diplomáticas con Ecuador fue anunciado por el Gobierno de México, denunciando «la flagrante violación de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas y las lesiones sufridas por el personal diplomático mexicano en Ecuador».

Específicamente, el artículo 22 del documento, que data del 18 de abril de 1961, establece que los locales de la misión son inviolables y que el Estado receptor tiene la obligación especial de protegerlos contra cualquier intrusión o daño. Además, el artículo 29 establece que la persona del agente diplomático es inviolable y no puede ser objeto de detención o arresto.

Durante el asalto, el embajador interino y jefe de Cancillería y Asuntos Políticos de la Embajada mexicana en Quito, Roberto Canseco, fue empujado al suelo por agentes de la Policía. Canseco calificó las acciones de la Policía ecuatoriana como «una locura» y afirmó que defendió el honor y soberanía de su país «a riesgo de mi vida».

Previamente, el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, había otorgado asilo diplomático a Glas, quien enfrenta investigaciones por corrupción y soborno en Ecuador. México anunció que recurrirá a la Corte Internacional de Justicia para «denunciar la responsabilidad de Ecuador por violaciones al Derecho Internacional».

Cuando un país viola la integridad de una embajada extranjera, está infringiendo normas y principios fundamentales del derecho internacional. Esta acción puede tener varias repercusiones tanto a nivel diplomático como legal, y puede generar tensiones significativas entre los países involucrados.

Reacciones diplomáticas: El país afectado puede tomar medidas diplomáticas en respuesta a la violación de su embajada, como la expulsión de diplomáticos del país infractor, el retiro de su personal diplomático, o incluso la ruptura de relaciones diplomáticas. Estas acciones pueden tener un impacto significativo en las relaciones bilaterales entre los países.

Denuncia ante organismos internacionales: El país afectado puede denunciar la violación de su embajada ante organismos internacionales como las Naciones Unidas o la Corte Internacional de Justicia, buscando que se reconozca la ilegalidad de la acción y se tomen medidas para reparar el daño causado.

Responsabilidad legal: La violación de una embajada extranjera puede constituir una violación del derecho internacional, lo que puede dar lugar a acciones legales contra el país infractor. Esto podría incluir demandas ante tribunales internacionales y la imposición de sanciones económicas u otras medidas punitivas.

Impacto en la reputación internacional: La violación de la integridad de una embajada extranjera puede dañar la reputación internacional del país infractor, socavando su credibilidad y confianza en la comunidad internacional. Esto puede tener repercusiones a largo plazo en su capacidad para participar en la diplomacia internacional y la cooperación internacional.

En resumen, la violación de la integridad de una embajada extranjera es una seria violación del derecho internacional que puede tener graves consecuencias para el país infractor. Es importante que las violaciones de este tipo sean abordadas de manera adecuada y que se tomen medidas para garantizar el respeto de las normas y principios fundamentales del derecho internacional.

El expresidente de Ecuador Rafael Correa también se manifestó en sus redes sociales sobre la irrupción en la Embajada mexicana. «Compatriotas: Lo que ha hecho el Gobierno de Noboa no tiene precedentes en la historia latinoamericana. Ni en las peores dictaduras se ha violado la Embajada de un país», indicó Correa, quien recalcó que Ecuador no vive «un Estado de derecho, sino un Estado de barbarie, con un improvisado que confunde la Patria con una de sus haciendas bananeras».

«Imágenes que darán la vuelta al mundo. Pasarán a la historia como la barbarie más grande de un gobierno improvisado, de un millonario caprichoso y de una canciller que cree que sigue manejando Aerogal o Equair», opinó por su parte la excandidata presidencial Luisa González. «Primero fue el entrar en conflicto con Rusia al violar los acuerdos contractuales. Ahora, conflicto con México al violar la sede diplomática y la Convención de Viena en sus artículos 22 y 29. Finalmente, todos los ecuatorianos en riesgo. Esto, ni en dictadura», agregó González.