LARRETA MACRI Y PATO1 1

La falta de unidad entre La Libertad Avanza y el PRO para el 2025

En el seno del PRO, se percibe una percepción generalizada de que existe un potencial beneficio considerable al asociarse con Javier Milei, especialmente en consideración del resultado decepcionante que el PRO obtuvo al quedar en tercer lugar por un margen considerable en las elecciones recientes. En la actualidad, el PRO se percibe como una entidad que ha perdido su poder de influencia y se ha convertido en un mero instrumento manipulable que Milei utiliza a su antojo y según su conveniencia. Esta situación ha generado una competencia interna entre los miembros del partido, cada uno de los cuales busca proteger sus propios intereses y consolidar su posición dentro de la estructura política. Para algunos, la máxima «La necesidad tiene cara de hereje» resume adecuadamente el estado actual de la situación, ya que refleja la idea de que cada individuo está priorizando su propia supervivencia política y está dispuesto a tomar medidas extremas para alcanzar sus objetivos.

La falta de unidad entre La Libertad Avanza y el PRO puede atribuirse a varias razones:

Diferencias ideológicas: Ambos partidos podrían tener discrepancias fundamentales en cuanto a sus visiones políticas, lo que dificulta la convergencia en una alianza.

Competencia interna: La lucha por el liderazgo y la representación dentro de cada partido puede generar tensiones y obstaculizar los esfuerzos para formar una alianza unificada.

Estrategias divergentes: Es posible que tengan enfoques distintos sobre cómo abordar los desafíos políticos y económicos del país, lo que dificulta la coordinación de acciones conjuntas.

Desconfianza mutua: Antecedentes de conflictos pasados o diferencias personales entre líderes clave de ambos partidos pueden generar desconfianza y obstaculizar la construcción de una alianza sólida.

Presiones externas: Influencias externas, como intereses de otros partidos políticos, grupos de interés o medios de comunicación, pueden estar ejerciendo presión sobre ambas partes y dificultar la unidad.

Según fuentes oficiales del partido liderado por el ex presidente, se ha indicado que la posible concreción de la alianza entre La Libertad Avanza y el PRO está lejos de ser realizada. Se ha señalado que la relación entre Mauricio Macri y el actual mandatario, Javier Milei, «se enfrió». Sin embargo, algunos miembros que aún consideran una unión al oficialismo como una opción válida, creen que la fusión de ambos espacios se definirá cerca de las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO).
Se ha sugerido que esta decisión estará directamente relacionada con el resultado del plan económico presentado por el oficialismo, que tiene como objetivo desacelerar la inflación y reordenar la macroeconomía. Por el momento, se destaca que la ex líder del PRO y actual ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, es quien mantiene el mejor vínculo con el presidente de la Nación y con todo el aparato de La Libertad Avanza.
Tras ser derrotada en las últimas elecciones presidenciales y mantener controversias con Milei, Bullrich ha logrado un estrecho acercamiento al actual jefe de Estado y ha obtenido, junto a su candidato a vicepresidente, Luis Petri, la titularidad de los Ministerios de Seguridad y Defensa, respectivamente. En paralelo, se ha mencionado que varios legisladores del PRO, incluyendo a María Eugenia Vidal, han resaltado públicamente en varias ocasiones que Milei pertenece a otro partido político y que, aunque puedan «llegar a acuerdos», siguen siendo dos fuerzas distintas.
Según integrantes del PRO, se ha señalado que la intervención de Santiago Caputo y Karina Milei a la hora de concretar una reunión con el presidente de la Nación, por pedido de Macri, es uno de los motivos que ponen en pausa esta posible alianza. En cuanto al debate sobre la Ley Bases y el paquete fiscal, se ha remarcado que el PRO acompañará la aprobación de las medidas económicas necesarias para el Gobierno, aunque también se ha evidenciado su apoyo al ministro Luis ‘Toto’ Caputo, quien es uno de los suyos.
Por su parte, se ha indicado que los legisladores libertarios coinciden con el actual distanciamiento de su fuerza y la posible fusión con el macrismo, especialmente después de la ruptura interna con el diputado Oscar Zago, quien mantiene una muy buena relación con su par Cristian Ritondo, miembro del PRO. Momentáneamente, se ha señalado que el partido liderado por Macri continúa con su proceso de «autocrítica», luego de haber salido «terceros en las presidenciales de 2023», como mencionó Vidal días atrás, mientras que La Libertad Avanza debate si le concede a Zago la posibilidad de tener un interbloque en Diputados con su partido Movimiento de Integración y Desarrollo (MID) para fortalecer el espacio.

En resumen, la falta de unidad entre La Libertad Avanza y el PRO puede deberse a una combinación de diferencias ideológicas, competencia interna, estrategias divergentes, desconfianza mutua y presiones externas. Estos factores pueden dificultar la formación de una alianza cohesiva entre ambos partidos políticos.