La Legislatura porteña aprobó un «pagadios», a través de bonos «Larreta».

«Pagadios» Acto de retirarse de un lugar sin pagar lo que se ha consumido o comprado.

La Legislatura porteña aprobó este martes, con 53 votos positivos sobre 57 presentes (tres ausentes), dos iniciativas para facultar al Ejecutivo a tomar deuda por hasta 150 millones de dólares para afrontar la crisis sanitaria derivada del coronavirus, algo que será impagable, pero como los legisladores no pagan, son unos soretes, les importa un carajo y van a realizar el pago parcial de compromiso con proveedores del Estado a través de bonos.



Es decir, a los acreedores externos y amigos la deuda es en dolares a los proveedores de la Ciudad con cuasi monedas. Son unos genios.

La sesión, que se desarrolló durante tres horas en el Salón Dorado del Palacio Legislativo para permitir el distanciamiento entre los diputados, sirvió además para que el cuerpo refrende -con similar adhesión- una serie de decretos suscriptos por Horacio Rodríguez Larreta para acompañar las medidas de aislamiento social obligatorio impulsadas por el gobierno nacional.

En un encuentro que algunos legisladores definieron como «catártico», en el que se repitieron elogios al trabajo mancomunado de los gobiernos y también se pudieron escuchar críticas al manejo de la crisis, el oficialismo local, sus aliados y bloques opositores -entre ellos el Frente de Todos- votaron juntos en todos los expedientes tratados.

Leandro Santoro de progresista a fabricante de bonos, sin escalas.

En ese sentido, y tal como destacó en su discurso el diputado Leandro Santoro (FdT), se trató de la primera ocasión en la que el espacio que él integra apoya la toma de préstamos por parte de la Ciudad.

“En momentos de crisis como esta, en términos fiscales un Estado puede ser cualquier cosa menos austero, debe ser sobrio e inteligente a la hora de gastar, pero tiene que gastar”, dijo Santoro y añadió que “si por primera vez el FdT vota el acompañamiento al endeudamiento público es porque el Estado necesita herramientas para hacer frente a un momento de excepción”.

Los oligarcas porteños en su máxima expresión, felices y en dolares

Su compañera de bloque, María Rosa Muiños, reconoció que la cuarentena “obliga a aumentar el gasto público, genera recesión y reducción de recursos” y que “el Ejecutivo propone financiarlo con emisiones de deuda” aunque hubiera sido preferible “la reasignación presupuestaria, ya que determinados gastos no van a ser ejecutados en tiempo y forma, justamente por las condiciones de aislamiento obligatorio”.

La alegría de endeudarse en dolares con amigos
Por su parte, el presidente de la comisión de Presupuesto, Claudio Romero (Vamos Juntos), aseguró que el endeudamiento permitirá «tener cubierto todos los gastos previstos por la crisis» y señaló que los fondos serán destinados al gasto sanitario.

Según informaron diversas fuentes oficiales, los préstamos serán solicitados ante organismos como el Banco Interamericano o la Corporación Andina de Fomento, «los únicos que están abiertos en este contexto». (BUITRES BUENOS).

Las críticas se sintieron durante las intervenciones de los diputados de los bloques de la Izquierda.

Gabriel más solo que Kun Fu el día del amigo
Gabriel Solano (PO-FIT) calificó a la sesión como “una oportunidad perdida” y que, en cambio de votar un endeudamiento, habría que haber debatido, por ejemplo “las jornadas laborales de las enfermeras que son de 10, 12 o 14 horas y tienen que trabajar en el sistema público y privado porque no les alcanza”.

Myriam Bregman (PTS-FIT) dijo que si bien se está “ante un nuevo virus” hay “respuestas viejas del estado en salud, educación y endeudamiento”.

“Tuvimos que hacer un amparo para que se le diga al gobierno de la Ciudad que un chico no puede tener los saquitos de té contados por los días hábiles. La sentencia que conseguimos, y esperamos que no se les ocurra apelar, dice que no les pueden dar lo mismo a un chico de 3 que a uno de 16”, comentó en referencia a las viandas de asistencia alimentaria que se brindan en los comedores escolares.

En la sesión además también se aprobó el pago parcial de deudas a proveedores por un monto de 9.000 millones de pesos con bonos.

Esta medida tiene un antecedente cercano: el Gobierno porteño ya la aplicó -por ese mismo monto- para con sus deudas hasta el 31 de diciembre de 2019.

Romero dijo que los proveedores cobrarán una parte en efectivo y la otra con bonos que podrán canjear en el Banco Ciudad con tasas «muy atractivas». Es decir 100 pesos en bonos serán 42 pesos aproximadamente.

CRONICA DE ENDEUDARSE EN DOLARES Y PAGAR CON CUASIMONEDAS

Los instrumentos de financiación solicitados por el Ejecutivo y autorizados por el Legislativo fueron explicados a los diputados de la Ciudad la semana última por funcionarios de las áreas de Hacienda y de Finanzas ante la comisión de Presupuesto, Hacienda, Política Tributaria y Administración Financiera.

Sergio Romero (VJ), presidente de dicha comisión de asesoramiento legislativo, hizo suyo los informes de las autoridades económicas de la Jefatura de Gobierno y, como miembro informante, inició el debate conjunto de todos los temas en consideración (después, las votaciones fueron por separado).

Romero aseguró que los recursos obtenidos por empréstitos o emisión de títulos para toma de deudas se aplicarán de manera “exclusiva” a las inversiones en salud por la pandemia, en respuesta a planteos formulados por legisladores de la oposición y manifestados en la sesión por María Rosa Muiños (FdT), que pretendía que la propia ley determinara expresamente el “fin específico” del gasto.

También se indicó desde el oficialismo que, aunque la norma aprobada autoriza contraer empréstitos por hasta 150 millones de dólares o su equivalente en otras monedas ante organismos multilaterales de crédito o en la plaza local, el Gobierno buscará financiación en pesos, como táctica prioritaria, pese a tener ofertas de entre 50 y 70 millones de dólares por parte del Banco Mundial y otras entidades de la corporación financiera internacional.

Desde el 2016, el Estado de la Ciudad e Buenos Aires no contrae deudas en moneda extranjera y sus funcionarios afirmaron que procurarán mantener esa postura y recurrir prioritariamente al mercado local y en pesos. Pero ahora a contramano del mundo si.

Otra de las herramientas aprobadas (mediante la ampliación de la ley local 6282 sancionada el año pasado) permitirá a la administración capitalina pagar a sus proveedores un porcentaje determinado en bonos que, al ser presentados en el Banco Ciudad, servirán de garantía para obtener un préstamo inmediato de igual monto nominal y bajo costo. Esta medida busca mantener la cadena de pagos que afecta a empresas y trabajadores.

Respecto de los DNU validados legislativamente, el primero es el que declaró la emergencia sanitaria hasta el 15 de junio, dispuso atender y adoptar las medidas necesarias y disposiciones sobre transportes, licencias, servicios de entrega a domicilio, taxis, mensajerías, etc. Los otros DNU disponen multas a través del Código de Faltas para infractores a disposiciones restrictivas de circulación y por violar normas de precios y tarifas; también hay decretos ampliatorios y rectificatorios.

LEGISLADORES FELICES Y EN DOLARES
Del debate participaron, además de los ya mencionados, los diputados Patricia Vischi, Martín Ocampo y Leandro Halperín (UCR-Ev), Hernán Reyes (VJ), Leandro Santoro (FdT), Sergio Abrevaya (Gen), Roy Cortina (PS), Myriam Brgman y Gabriel Solano (FIT) y Marta Martínez (AyL).

Las votaciones de las normas financieras se aprobaron con 53 votos positivos y 4 negativos, sobre 57 presentes. Los DNU obtuvieron entre 54 y 56 votos afirmativos, según los casos. Siempre las abstenciones u oposiciones fueron de AyL y FIT y las aprobaciones, del conjunto de las demás bancadas.

Agustín Forchieri el primo.

La sesión especial fue presidida por Agustín Forchieri (vicepresidente 1°), quien al final del debate expresó su “agradecimiento a las trabajadoras y trabajadores de la casa” y un “llamado a todas las fuezas políticas para mantenerse juntas y unidas para enfrentar y superar la pandemia del coronavirus”.