La maleza avanza entre las baldosas calcáreas del patio de Carriego.

Publicado por

“…Como Maurilia, una de las ciudades invisibles de Calvino, la Casa de Carriego después de concluida la obra estaría más fielmente representada en una tarjeta postal de antaño que en una visita al sitio.
Del fallo que ordena la reconstrucción de la casa de Carriego.

La casa en la que Carriego no solo vivió, sino en la que le escribió a todas las casas, a sus patios y a sus veredas, a sus rejas y a sus habitantes, yace a la intemperie sin techo y con sus paredes semi demolidas…
Y es que en otra incomprensible medida del Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad, responsable de su cuidado, retrasa el cumplimiento del fallo que ordena su reconstrucción, e incumple su obligación de proteger lo que quedó en pie y realizar los trabajos que impidan filtraciones a los predios linderos.

La maleza avanza entre las baldosas calcáreas de sus patios…, y las ratas hacen nidos entre las paredes que aún albergan los ecos de su pluma y de su piano.

Mientras los abogados del gobierno de la Ciudad malgastan nuestros recursos utilizando cuanto vericueto legal encuentran para retrasar el cumplimiento del fallo que les ordena reconstruir «La Casa de Evaristo Carriego», los errores constructivos que anticipábamos en la demanda condenan a los vecinos a daños y humedades y al barrio a condiciones de suciedad e insalubridad extremos.

Parece que el tiempo logrará lo que no pudo ni la inoperancia ni la indiferencia de un gobierno pareciera no le importa la memoria.

De nada parece valer el contundente fallo que ordena la reconstrucción de la casa y describe los groseros errores del proyecto. Tampoco el amparo presentado por los vecinos que le dio origen, ni los pedidos de restauración respetando la estructura de la Casa presentado por el Consejo Consultivo de la Comuna 14. De nada la Ley que protege edificios anteriores a 1941, ni siquiera un pedido de protección del edificio realizado por el propio Jefe de Gobierno de la ciudad.

Las obras proyectadas, tal como ratifica la Justicia, ignoran los más elementales cuidados de la restauración, alteran la esencia de las típicas casas chorizo de la época y contienen todos los elementos del maquillaje de época que desde hace un tiempo acosa a Palermo.

COMISION DE CULTURA Y PATRIMONIO

CONSEJO CONSULTIVO COMUNA 14