policia de la ciudad 2

La Policía de la Ciudad clausuró metaleras en los barrios de Nueva Pompeya, La Boca y Barracas

La Policía de la Ciudad inspeccionó hoy siete centros de reciclado de metales, ubicados en los barrios porteños de Nueva Pompeya, La Boca y Barracas, en los que realizó clausuras e impuso multas por diversas infracciones, se informó oficialmente.

Los operativos se concretaron en los locales ubicados en la avenidas Cobo al 1000, Del Barco Centenera al 2500 e Intendente Rabanal al 1500, en el barrio de Nueva Pompeya, precisaron voceros de la fuerza.

También intervinieron en los establecimientos de las calles Irala al 900, Melo al 300 y Ministro Brin al 1400, del barrio de La Boca, y por último en la avenida Iriarte al 2400 en Barracas.

De las inspecciones participaron personal de la División Contravenciones y Faltas Contra el Orden Público, la Agencia Gubernamental de Control (AGC), la Dirección General de Fiscalización y Control (Dgfyc), la Agencia de Protección Ambiental (APRA) y Dirección General de Ministerio de Ambiente y Espacio Público (Dglim).

El primero de los establecimientos, ubicado en la calle Cobo, fue clausurado por infracción en las normas de higiene y seguridad, faltas administrativas y de seguridad ambiental.

El segundo, en Del Barco Centenera, infringía las normas de seguridad e higiene y, además, al igual que en el caso anterior, incurría en varias faltas administrativas, por lo que se colocaron fajas de clausura.

En el establecimiento de la avenida Rabanal, las tres entidades intervinientes labraron actas e intimaciones.

También había un cuarto domicilio, pero al momento del procedimiento se encontraba cerrado.

En cuanto a los centros de reciclado de La Boca, los dos primeros, el de la calle Irala y el de Melo, presentaban varias infracciones corroboradas por las autoridades, motivo por el cual ambos fueron clausurados.

En el caso del de la calle Ministro Brin, el personal de APRA indicó que el lugar ya contaba con una clausura y al estar funcionando incurría en su violación, por ende se realizó la consulta pertinente con la Fiscalía General, quien ordenó el cese de la actividad y el acta contravencional.

Por su parte, el local de la avenida Iriarte de Barracas ya contaba con clausura y se encontraba cerrado y sin funcionar, pero faltaba la faja, que fue vuelta a colocar por los organismos interventores.

«En todos los casos, sus responsables se encontraban en el lugar y fueron notificados por las faltas cometidas», precisaron fuentes de la Policía de la Ciudad.