La Procuradora Dra. Alejandra Gils Carbó, «no quiero, no quiero y no quiero» que Nisman hable en el Congreso de EEUU

Detrás del no quiero de Gils Carbó hay una alianza con Iran que ni los Kirchneristas pueden sostener en el tiempo. Nisman sostiene que Irán se infiltró en distintos países de la región mediante la instalación de centros de inteligencia.
En escasos renglones, la Procuradora General de la Nación sostuvo que la temática de dicha audiencia no guarda relación con la misión del Ministerio Público fiscal, por lo que se deniega la solicitud de comparecencia.

Fuentes consultadas manifestaron su sorpresa por esta respuesta, ya que justamente el Fiscal iba a exponder sobre sus conclusiones a las que arribó en un expediente judicial y que llevan su firma, que involucran, además, un caso verificado en los EE.UU. donde un imputado por el atentado a la Amia -Mohsen Rabbani- aparece estrechamente relacionado con un condenado por intentar volar los tanques de combustible de un aeropuerto norteamericano.

El Fiscal había sido invitado a una audiencia especial a celebrarse en próximo martes 9 de julio, a las 14 hs., ante el Comité de Seguridad Interior de la Cámara de Representantes de los EE.UU., presidido por el Republicano Jeff Duncan e integrado por legisladores demócratas y republicanos, a exponer sobre su reciente dictamen en el cual acusa a Irán de infiltrar varios países de la región mediante la instalación de estaciones de inteligencia.

Según pudo confirmar la Agencia Judía de Noticias, la denegatoria fue tomada por la Procuradora General de la Nación, Dra. Alejandra Gils Carbó y Nisman había sido invitado bajo la figura de “testigo experto” para que ilustrara al Congreso sobre los resultados de su investigación y las probanzas que le permitieron sostener sus conclusiones, vinculadas a la responsabilidad de las máximas autoridades iraníes de aquel entonces en la planificación del atentado, llevado adelante materialmente por la organización terrorista Hezbollah, como así también sobre el contexto en que el atentado se llevó adelante, dominado por una significativa infiltración de agentes iraníes en la región, valiéndose de la utilización dual de sus instituciones, entre ellos las diplomáticas y las culturales.

AJN intentó infructuosamente comunicarse con el Fiscal Nisman, por lo que no han trascendido los argumentos por los cuales la autorización le fue denegada.