La rosa. El Rosedal de Palermo. Toda la Historia

Compartí :-) .

La rosa,
la inmarcesible rosa que no canto,
la que es peso y fragancia,
la del negro jardín en la alta noche,
la de cualquier jardín y cualquier tarde,
la rosa que resurge de la tenue
ceniza por el arte de la alquimia,
la rosa de los persas y de Ariosto,
la que siempre está sola,
la que siempre es la rosa de las rosas,
la joven flor platónica,
la ardiente y ciega rosa que no canto,
la rosa inalcanzable.
Jorge Luis Borges

Fervor de Buenos Aires

Puede decirse, sin temor a equivocarse, que sobre la gran mayoría de los aspectos de la Ciudad de Buenos Aires, (sus espacios verdes, sus parques, sus plazas, sus obras de arte, sus calles, su vida nocturna, su quehacer cultural, político, social y económico) se ha escrito mucho y bien.
Sin embargo es poco frecuente encontrar investigaciones, en algunos de estos temas, efectuadas y escritas, en función del estudio de las disposiciones legales que fueron configurando, a lo largo del tiempo, una visión diferente de los mismos.

En el caso que nos ocupa, El Rosedal de Palermo, nos ha parecido un enfoque nuevo e interesante, que permite leer “entre líneas” en dichas normas, no sólo la historia de este espacio verde, sino los porqué de cada una de las cosas que fueron ocurriendo, para que este paseo sea hoy lo que es.

Hemos aprovechado gran parte del material existente en nuestro Centro. También contamos con la inestimable colaboración brindada por el Presidente de PROCONAR S.A. Ingeniero Roberto García Baltar y la Arquitecta María Malaret, empresa mandataria de YPF, para el control de las obras que actualmente se llevan a cabo en el Rosedal.

Asimismo agradecemos al personal del Departamento Monumentos y Obras de Arte (MOA) dependiente de la Dirección General de Parques y Paseos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, por el excelente asesoramiento y material brindado.

Queremos destacar además, la excelente disposición de la Sra. Rosana Pautasso, -que presta servicios en la Dirección Servicio de Información y Antecedentes Legislativos del CEDOM- que, bajo la supervisión de la Dra. Diana Bichachi, se prestó entusiastamente para realizar esta investigación.

Las fotos en color que ilustran esta publicación, han sido sacadas por ella, fuera del horario de trabajo, y a su exclusivo costo.

Cabe aclarar que en este trabajo se mantuvo la transcripción exacta de los textos reproducidos, según las fuentes que se mencionan.

De allí, que puedan aparecer como errores de ortografía y sintaxis, algunas palabras y formas de expresión, si no se toma en cuenta la época en que dichos documentos fueron escritos. En otros casos, cuando se trata de simples errores tipógraficos, se ha optado por una nota al pie de página y no se los ha corregido por conservar las publicaciones carácter oficial.

Esperamos que la presente publicación colabore para un mejor conocimiento y difusión del Rosedal que es, como dice al principio quien escribe “…viva esencia de un pasado colmado de sucesos trascendentes, donde no faltó la pujanza del inmigrante arraigado a nuestra tradición”.

1923

El Rosedal… musa inspiradora de aquellos ilustrados que pudieron recrear con versos sus valores más auténticos…

El Rosedal es hoy el corazón del Parque Tres de Febrero, viva esencia de un pasado colmado de sucesos trascendentes, donde no faltó la pujanza del inmigrante arraigado a nuestra tradición.

Poco se ha publicado sobre su historia, a pesar que muchos historiadores se han ocupado del tema. Hoy queremos reconstruirla de una forma diferente, quizás menos lírica pero no menos importante.

Nuestra historia estará enmarcada en la transcripción de aquellos antecedentes normativos que nos permitirán revivir el crecimiento del paseo, que el tiempo ha embellecido con románticas narraciones que lo convirtieron en leyenda.

He aquí la documentación aludida expuesta cronológicamente y que nos ayudará a conocer parte de esa historia.

I.I) El comienzo de una historia… sin Rosas.
Los terrenos conocidos como Bañado de Palermo, que abarcaban el hoy Parque Tres de Febrero y pertenecían a Don Juan Manuel de Rosas, fueron confiscados después que éste fuera derrocado por el Ejército Grande al mando de Urquiza, en la batalla de Caseros el 3 de Febrero de 1852.

Para formar parte de este ejército, Sarmiento es convocado desde su exilio, otorgándosele la misión de redactar los “Boletines del Ejército” con el grado de Teniente Coronel.

Registro Oficial de la Provincia de Buenos Aires -Años 1831-1859 (Pág. 416).

Decreto Nº 1.474/852

Declarando que todas las propiedades pertenecientes á D. Juan M. Rosas existentes en Buenos Aires son de pertenencia pública.

Buenos Aires, Febrero 16 de 1852.

Por todo, el Gobierno ha acordado y decreta:

Art. 1.º Todas las propiedades de todo género pertenecientes a D. J. M. Rosas, existentes en el territorio de la Provincia, son de pertenencia pública.

Lopez

Valentin Alsina

Registro Oficial de la Provincia de Buenos Aires – años 1831-1859 (Pág. 287-288)

Ley Nº 1.706

Declarando que todas las propiedades pertenecientes a D. Juan M.

Rosas existentes en Buenos Aires son de pertenencia pública.

Buenos Aires, Julio 29 de 1857.

El Senado y Cámara de Representantes del Estado de Buenos Aires, reunidos en Asamblea General, han sancionado con valor y fuerza de ley lo siguiente:

3.º Con arreglo al decreto de Febrero 16 de 1852 que declaró de propiedad pública todos los bienes que pertenecieron al tirano Juan Manuel Rosas existentes en el territorio del Estado, queda autorizado el P.E. para proceder á su enagenacion en el modo y forma que por la presente ley se determina.

4.º Se autoriza al P.E. para la venta en pública subasta de los terrenos correspondientes á los bienes de que se hace mencion en el anterior artículo, los que se enagenarán, prévia mensura, en lotes que no pasarán de una legua, al precio de doscientos mil pesos legua, los que se hallen situados á la parte interior del Río Salado; y de cien mil pesos las que se hallen al esterior del mismo rio.

Las poblaciones que se hallen situadas en dichos terrenos serán vendidas por su justa tasacion. En igualdad de circunstancias serán preferidos en la venta los actuales arrendatarios ó poseedores de los dichos terrenos.

5.º Las fincas urbanas del mismo oríjen, incluso Palermo y sus adyacencias que se hallen dentro de los límites del municipio de la ciudad de Buenos Aires, serán desde hoy consideradas como bienes municipales, haciéndosele formal entrega de ellos.

6.º El producto de la venta de los terrenos á que se refiere el artículo 4º se depositará en el Banco á disposicion de la Legislatura.

7.º Comuníquese al P.E.

Dios guarde á V.E. muchos años.

Felipe Llavallol

Mariano Varela,

Secretario

Julio 29 de 1857

Cúmplase, acúsese recibo, comuníquese á quienes corresponde y publíquese.

(Rúbrica de S.E.)

Barros

Pazos

I.II) Su Leyenda.
Parte de la historia de estas tierras, se recontruyó a partir de leyendas populares. Tal es el caso de lo que se decía sobre la influencia que tenía Doña Manuelita Rosas en las decisiones políticas de su padre, relación sobre la cual mucho se ha escrito. En el libro Estampas del Pasado II, de José Luis Busaniche por ejemplo podemos leer en una carta que se transcribe, escrita por William Mac Cann, lo siguiente:
cuadrado “Rosas en 1847
…Cuando me presenté de visita en su residencia, encontré reunidas, bajos las galerías y en los jardines, a muchas personas de ambos sexos que esperaban despachar sus asuntos. Para todo aquel que deseaba llegar hasta el general Rosas en carácter extraoficial, la hija del Dictador, doña Manuelita, era el intermediario obligado. Los asunEl Rosedaltos personales de importancia, como confiscaciones de bienes, destierros y hasta condenas de muerte, se ponían en sus manos como postrer esperanza de los caídos en desgracia. Por su excelente disposición y su influencia benigna, doña Manuelita era para con su padre lo que la emperatriz Josefina fué para Napoleón.
La hija de Rosas, que posee grandes atractivos, dispone de muchos recursos para cautivar a sus visitantes y ganar su confianza.

En una de mis visitas a la casa, como su padre se encontrara ocupado, montó enseguida a caballo, y juntos nos echamos a galopar a través del bosque.”

Como recuerdo del paso de Don Juan Manuel de Rosas por el lugar, y no existiendo ya lo que fuera su residencia en el área central de la quinta, donde hoy se cruzan las avenidas Sarmiento y del Libertador, sólo había quedado un árbol, que según recrea la leyenda era llamado en esos tiempos “el Aromo de Manuelita” o “el Aromo del Perdón”, a cuya sombra Manuelita Rosas solía requerir de su padre mayor indulgencia para algunos de sus adversarios en desgracia. El sitio donde se hallaba el retoño nacido de ese árbol fue preservado como lugar histórico, y en el año 1974 se dispuso, por medio de una resolución, que se efectuaran mejoras en su entorno, a los efectos de que el mismo quedara debidamente señalizado. En la actualidad sólo ha quedado en el lugar la alberca que lo enmarcaba, ya que ese aromo, lamentablemente, desapareció con el paso del tiempo.

A continuación de los textos se pueden ver las fotografías respectivas que muestran, en primer lugar, el retoño protegido por la alberca y luego la misma, como se ve en la actualidad, completamente vacía.

Sala de Representantes -Versión Taquigráfica – 1974 – (Págs. 3724/3725)

Resolución Nº 29.670 19/9/1974 El Rosedal

Artículo 1º – El Departamento Ejecutivo adoptará en forma inmediata las medidas necesarias tendientes a preservar el Aromo conocido por la tradición como Aromo de Manuelita, ubicado en los Jardines de Palermo.

Art. 2º – Asimismo se procederá por intermedio de los organismos técnicos respectivos (Dirección de Paseos y Dirección General de Mantenimiento) a la remodelación del entorno al retoño nacido del árbol que fuera conocido popularmente con el nombre “Aromo de Manuelita”.

Art. 3º – En el orden señalado precedentemente se procederá a la construcción de una base de material, en la forma de estilo, para colocar una placa que rememore el hecho histórico.

Art. 4º – Separadamente de la gestión que le corresponderá al Departamento Ejecutivo, esta Honorable Sala de Representantes instrumentará mediante la respectiva Ordenanza la materialización con cargo al presupuesto de esta Corporación la construcción y colocación mediante acto público de una placa alusiva.

Art. 5º – El texto de la placa será el siguiente:

“AROMO DE MANUELITA ”
“LUGAR HISTORICO TESTIMONIO DE UNA DE LAS EPOCAS MÁS IMPORTANTES DE LA VIDA NACIONAL ”

Art. 6º Comuníquese, etc.

I.III) Su Nombre.
Volviendo a los orígenes, es Roberto Boracchia quien en su libro “Palermo” o “San Benito de Palermo” reconstruye, a través de un exhaustivo estudio de documentos, las versiones sobre la procedencia del nombre dado a estas tierras.
“Con el fin de dilucidar la procedencia del nombre de Palermo, haremos una síntesis de documentos y de libros que al tema se refieren. Es posible, casi seguro, que se encuentren en otros lugares citas sobre este tema, pero la raíz primera del nombre aplicado al lugar geográfico que nos ocupa puede hallarse en las que mencionaremos.

En “El Buenos Aires de antaño”, dice Luis Cánepa (página 2O4 y siguientes) que este paseo fue antiguamente “un lugar inculto y abandonado. Don Juan Manuel de Rosas adquirió esos terrenos en 1836 para levantar su residencia veraniega, comenzando inmediatamente la construcción, la que fue terminada a mediados de 1838, poco antes de fallecer su esposa. El nombre de Palermo se lo dio el tirano. Por haber existido cerca de allí, en dirección a Belgrano, una capilla bajo la advocación de San Benito de Palermo, santo negro, se le ocurrió bautizar su propiedad con el nombre de Palermo de San Benito y así encabezaba los documentos y correspondencia que en ella firmaba”.

Y continúa diciendo el autor, con el fin de afirmar la paternidad del nombre a esa versión: “Aparte de otras versiones que consideramos sin fundamento, existe una que merece ser tenida en cuenta, pues ella atribuye el origen del nombre a un pescador que por allí vivió, apellidado Palermo, nombre que en una escritura de 1694 se adjudicaba; bien pudiera ser que el tirano, por uno de sus tantos caprichos, haya asociado la denominación existente a la de la mencionada capilla.”

Por nuestra parte, frente a la interpretación que atribuye el nombre exclusivamente a la Capilla de San Benito de Palermo, aportamos la siguiente documentación:

a) Con dos siglos de anterioridad a 1829, año que en un escrito aclaración menciona el señor Horacio Porro Cueli con relación al oratorio en que se veneraban las imágenes de San Benito de Palermo, la nomenclatura colonial ya asignaba a la zona el nombre de Palermo. En la relación de Pedro Esteban Dávila, remitida a España en 1635, en su carácter de Gobernador (Archivo General de Indias, de Sevilla; Escribanía de Cámara, Leg. 903 Pza. 29-13-0), al describir la zona ribereña urbana se refiere al lugar “lo que llaman de Palermo ”

b) Asimismo, la hipótesis sostenida por el historiador Ricardo M. Llanes, basada en tradición oral, refiérese a la pequeña capilla sin posible determinación que pueda ubicar en el tiempo, con antelación al documento antecedente del punto a).

c) Rómulo Zabala y Enrique de Gandía, en la “Historia de la Ciudad de Buenos Aires” se refieren a Juan Domínguez Palermo, para afirmar “cuya chacra dio origen al nombre del actual parque de Palermo”.

d) Juan Domínguez Palermo, como es sabido, figura en la lista de armas del 8 de octubre de 1602, cuando dice “hecha la lista pareció Juan Domínguez Palermo, a caballo, con todas armas”. Es el mismo Palermo a quien se nombra Regidor el lº de enero de 16O5.

(Acuerdos del Extinguido Cabildo de Buenos Aires). Y el mismo que figura en la nómina de “Quartos Pobladores”, 1º de junio de 1615. (Acuerdos, Tomo III, libro III, Ed. 19O8 ) .

Si bien, como se ve, el nombre de Palermo proviene de tres siglos y medio atrás en el tiempo, con especial mención en dichas antiguas crónicas y acuerdos referidas a un personaje así apellidado, el nombre de nuestro barrio se afirma desde cuando Rosas lo aplica a su residencia que se sentó en el centro mismo de la zona poco poblada a la sazón pero que desde entonces comenzó a crecer.”

Este paseo, por su belleza, extensión y diseño, fue motivo de admiración y de comentarios tanto de nativos como de extranjeros. Forestier dijo cuando nos visitara, en el informe que más adelante se tratará con detalle:

cuadrado PALERMO
El gran Parque de Palermo es incuestionablemente una de las maravillas de Buenos Aires.
Se llega hasta él por la Avenida Alvear, que es ya bastante amplia y hermosa como está, pero que sin duda lo sería más aún, si se la ensanchara con dos veredones o contra-calles que dieran cabida cada uno a tres hileras de árboles, sino más.

Esa avenida va a desembocar en la plazoleta en que se levanta el Monumento a los Españoles.

Valdría la pena de que también la referida plazoleta fuera agrandada en las mismas proporciones, lo que se conseguiría simplificando una parte de los jardines colindantes, sobre todo aquella en que se formó en el césped una hondonada que difícilmente se justifica en ese sitio.

II-I) Sus orígenes.
En la década de 1870, según escribe Jorge Ramos, las residencias comenzaban a emplazarse hacia el norte. El Presidente Sarmiento presentó un proyecto de conservación y rehabilitación de la reserva que es hoy el Parque Tres de Febrero, proyecto éste que fuera resistido por el antifederalismo, y que se hace efectivo por ley del 25 de junio de 1874.
Registro Nacional de la República Argentina -Año 1874- (Págs. 398 – 399)

Ley mandando ejecutar una de las secciones indicadas en el Plano del Parque “Tres de Febrero

El Senado y Cámara de Diputados de la Nación Argentina, reunidos en Congreso etc., sancionan con fuerza de

Ley:

Art. 1º El Poder Ejecutivo Nacional, recabando el asentimiento y cooperación de las autoridades provinciales, procederá á ejecutar una de las secciones indicadas en el Plano del Parque Tres de Febrero, bajo la Dirección del Departamento Agronómico y una comisión de profesores y alumnos de la Escuela Militar.

Art. 5º El Parque Tres de Febrero, contendrá á mas de las plantas y árboles exóticos, de ornato ó utilidad, ejemplares de la parte de nuestra flora, que sea por su rareza, aplicación á la industria ó belleza, digna de estudios propagacion y cultivo.

La fauna argentina será igualmente representada por las especies útiles ó peculiares al país, á mas de los animales de otros paises que se procurará adquirir para propender á su aclimatacion.

Art. 6º Como ornato escultural, los profesores de Geologia, y Paleontologia suministrará los modelos de las grandes especies extintas, peculiares á la República Argentina, á fin de que reproducidos del tamaño natural, sirvan de leccion y ornato.

Art. 7º Comuníquese al Poder Ejecutivo.

Dada en la Sala de Sesiones del congreso de la Nación Argentina, en Buenos Aires, á veinte y cinco de Junio de mil ochocientos setenta y cuatro.

Adolfo Alsina Luis Saenz Peña

Cárlos M. Saravia Bernardo Solveyra

Secretario del Senado Secretario de la C. de DD.

Departamento del Interior

Buenos Aires, Junio 27 de 1874

Cúmplase, comuníquese, publíquese y dése al Registro Nacional.

Sarmiento

Uladislao Frias

Registro Oficial de la Provincia de Buenos Aires – Años 1871-1876 (Pág. 465).

Decreto Nº 2.617/974.

El terreno denominado de Palermo con todas sus existencias, se destina al establecimiento del “Parque Tres de Febrero”.

Buenos Aires, Julio 13 de 1874.

Al Poder Ejecutivo.

La Cámara que tengo el honor de presidir, en sesion de 11 del corriente, a tenido á bien sancionar definitivamente la Ley que á continuacion trascribo á V.E.

“El Senado y Cámara de Diputados etc.

Art. 1.º Destínase el terreno denominado de Palermo, con todas las existencias que le pertenecen, al establecimiento del “Parque Tres de Febrero” de que habla la Ley Nacional de 27 de Junio último.

2.º Dicho terreno será puesto a disposición del Gobierno Nacional, a los efectos de la Ley citada, y a medida que él fuere necesario para la ejecución de las obras a que ésta se refiere.

3.º Oportunamente se someterá a la aprobación de la Legislatura el plan definitivo de la organización, atribuciones y jurisdicción de una Comisión que se encargará de dicho Parque, cuando sea entregado a las autoridades de la Provincia, conforme la Ley Nacional.

ALVARO BARROS

Ramón de Udaeta,

Secretario

II-II) Un Parque en Palermo.
Sobre los inicios del Parque nos ilustra una recopilación de fotografías y textos hecha por Editorial Eudeba en donde una imagen del Puente y del Lago del Paseo del Rosedal es acompañada por el siguiente texto:
cuadrado BOSQUES DE PALERMO
La creación del Parque e instituto zoológico y botánico de Palermo, que ambas cosas comprendía el plan de Sarmiento, iba a dotar asimismo a la ciudad con los primeros jardines paisajistas igualmente ideados aquí por él. No dejó de aprovechar la cosa para lección de civismo, abriendo aquél paseo en la antigua posesión de Rosas, el representante del atraso colonial, y denominándolo con la data de Caseros. Quería que el famoso Palermo de San Benito, residencia del tirano, y por ello temible u odiosa para tantos argentinos, redimiera su mala fama, ofreciendo a todos el recreo gratuito de las bellas arboledas…
Cuando se aprecia ahora el cariño popular hacia este paseo, que según la previsión de Sarmiento es “el favorito de Buenos Aires”, cuesta concebir el disfavor unánime con que la ciudad acogió su idea, las injurias y sarcasmos que por ello le suscitó. La distancia y los malos caminos eran los dos grandes argumentos. Nadie sino él concebía entonces la grandeza futura de Buenos Aires; nadie apreciaba su profundo argumento de que el Paseo transformaría los malos caminos en vías magníficas: las actuales calles Las Heras y Santa Fe. Dirigió personalmente los trabajos. Allá, por entre los matorrales y los pantanos, iba a caballo con su sombrero de paja, a trabajar por la belleza y la salud, mientras la ciudad, con significativa rebelión de niño, lloraba su cara sucia.

LEOPOLDO LUGONES

II.III) Inauguración del Parque
El 11 de Noviembre de 1875, se inaugura oficialmente el Parque Tres de Febrero. Esta denominación coincide con la fecha en la cual se conmemora la caída de Rosas en la Batalla de Caseros. La Primer Sección de este Parque estaba delimitada al Este por la actual calle Ugarteche, y a el Oeste por el Arroyo Maldonado. Este acto contó la presencia oficial del Presidente de la República, Nicolás Avellaneda, que plantó una “magnolia americana del bosque primitivo” que aún se conserva.Sarmiento, para quien el árbol es un personaje importante en su vida, pide uno cuyo nombre se desconocía y que resultó ser el jacarandá, cuyas flores embellecen hoy las calles de nuestra ciudad.
Esta fecha también fue para Sarmiento de suma importancia, ya que pudo ver su obra concluída. Las obras proyectadas consistían entre otras, en la reparquización y forestación de las calles de las Palmas,( hoy Avenida Sarmiento), o como las llamaran sus enemigos …”las escobas de Sarmiento”.

Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires – Memoria -1875- (Pag. 149)

cuadrado Parque 3 de Febrero
Al inaugurarse este paseo, que con el tiempo será el desahogo de la ciudad, proporcionando solaz á sus habitantes, la Comisión encargada de sus trabajos indicó la necesidad de dictar una disposición que reglamentase el tránsito de los concurrentes á él, imponiendo penas á los mal intencionados que dañasen las arboledas y plantas existentes.
De conformidad con varias disposiciones y de acuerdo con la Comisión, se puso en vijencia el siguiente Reglamento, que es observado desde entónces:

Reglamento

Artículo 10- Ninguna persona podrá cortar, romper o en alguna manera dañar las plantas, árboles, arbustos ó césped, ó algunos de los edificios, cercos ú otras construcciones del “Parque 3 de Febrero”, ó cavar dentro de los límites de dicho Parque ó de los caminos trazados en el mismo.

Art. 20- Ninguna persona podrá correr á caballo ó en carruaje en las avenidas del dicho Parque á un paso mas rápido que el galope natural del caballo, ó á mas de ocho millas por hora los carruajes.

Art. 3º- A ningun carro, carreta ú otros vehículos de carga ó cargados, le será permitido pasar por las avenidas de dicho Parque, escepto por las vías laterales á los dos costados de las grandes avenidas ú otras vías reservadas para el tráfico.

Art. 4º- No será permitido en dicho Parque proferir amenazas ó injurias, ni usar lenguaje insultante ó indecente, ni acto alguno que tienda á turbar la tranquilidad.

Art. 5º- Nadie podrá fijar carteles, avisos ú otros papeles sobre construcciones ú objeto alguno comprendido en dicho Parque, ni sobre ninguno de sus cercos.

Art. 6º- Nadie marchará á pie ó de otro modo sobre el pasto ó césped de dicho Parque ó sobre terreno consagrado á las plantas, fuera de las veredas, vías ó caminos trazados.

Art. 7º- Toda persona que violare cualquiera de las precedentes disposiciones, pagará una multa que no esceda de 500 pesos moneda corriente ú ocho dias de detención.

Art. 8º- Toda persona ébria ó que cometa desórdenes ó actos impropios, ó que causare algun daño ó deterioro en dicho Parque, podrá ser espulsada de sus límites por la Policia ó sus guardianes.”

Art. 9º- Las personas que fuesen arrestadas á causa de violación de alguna de las precedentes prescripciones, serán conducidas á la policia por el empleado que las arrestara, á fin de que se proceda á la aplicacion de la pena á que hubiere lugar.

Art. 10º- Publíquese.

A partir del año 1888 el Gobierno Nacional, procede a transferir a la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires , el Parque Tres de Febrero.

Memoria de la Intendencia Municipal de la Capital Año 1887- (Págs. 123 a 126)

Parque 3 de Febrero

El Exmo. Gobierno Nacional por decreto de 6 de febrero del corriente año puso bajo la dependencia de la Municipalidad el Parque 3 de Febrero que hasta esa fecha estaba á cargo del Departamento de Agricultura.

Recibida de él la Intendencia, le ha dotado de una Administración provisoria y se preocupa en estos momentos de estudiar las reformas é innovaciones que requiere y deben introducirse en ese paseo, el mas concurrido y uno de los mas importantes que tiene hoy la Capital.

Oportunamente someteré a vuestra aprobación los proyectos respectivos, pudiendo desde ya anticipar que habría conveniencia en dividirlo en dos secciones, destinando una de ellas á la formación de un jardín botánico-zoológico.

Hé aquí entre tanto los documentos que se han producido con motivo de la entrega del Parque á la Municipalidad:

Decreto del Gobierno Nacional

Buenos Aires, Febrero 6 de 1888.

Correspondiendo á la Municipalidad la formación y conservación de los paseos públicos y habiendo manifestado el señor Intendente Municipal que se halla en condiciones de atender al sostenimiento del parque 3 de Febrero, que por su naturaleza es de carácter municipal, y a la terminación de sus secciones según el plano aprobado, empleando para ello los recursos municipales.

El Presidente de la República,

Decreta:

Art. 1º- Procédase por el Departamento de Agricultura a hacer entrega a la Municipalidad, bajo formal inventario, del Parque 3 de Febrero, reservando la parte de la Sección 3º que dicho departamento designe para destinarla a ensayos o cultivos experimentales, mientras no deban verificarse en ella los trabajos que requiera la ejecución del plano del Parque.

Art. 2º- Desde la fecha de la entrega, serán a cargo de la Municipalidad los gastos que demande el Parque. Los créditos pendientes hasta entonces serán pagados por el Departamento de Agricultura con los fondos que señala el presupuesto, debiendo devolverse a Tesorería el excedente que resulte.

Art. 3º- Comuníquese, publíquese e insértese en el R. N.

Juarez Celman

E. Wilde

Decreto de la Intendencia – 1888 –

Buenos Aires, Febrero 8 de 1888.

De acuerdo con el decreto espedido por el Gobierno Nacional en 6 del corriente, mandando hacer entrega á la Municipalidad del Parque 3 de Febrero.

El Intendente Municipal, decreta:

Art. 1º- Nómbrase en Comisión al Director de Rentas, Don Narciso de Estrada, Ingeniero Director D. Rómulo Otamendi y Director de Paseos D. Eugenio Courtois, para que procedan á recibirse del Parque 3 de Febrero en la forma que determina el decreto del Superior Gobierno de 6 del corriente.

Art. 2º: Comuníquese, etc.

Crespo

Antero Carrasco

Secretario

Acta de entrega del Parque Tres de Febrero

En Buenos Aires á primero de Marzo de mil ochocientos ochenta y ocho, constituidos los que suscriben Ingeniero Don Rómulo Otamendi, D. Narciso de Estrada y D. Eugenio Courtais, en representacion de la Intendencia por una parte y por la otra el Sr. D. Cárlos Gallardo, en representacion del Departamento Nacional de Agricultura, al local del Parque 3 de Febrero, á efecto de tomar posesion de él en virtud del decreto por el cual pasa á ser propiedad Municipal, procedieron en desempeño de su comision, á labrar en prolijo inventario por separado de todas las existencias útiles y pertenencias del Establecimiento, el cual se ha labrado y firmado por duplicado.

De acuerdo así mismo con lo resuelto por órden superior y usando el Departamento Nacional de Agricultura, del derecho que le acuerda, dispuso reservarse la Seccion 3º del Parque.

Terminado este acto, con el inventario referido se resolvió labrar esta acta para que conste lo que se deja espresado, que la Intendencia Municipal de la Capital de la República, ha tomado posesion del Parque 3 de Febrero por intermedio de su comision especial, para cuya constancia firmamos la presente.

Rómulo Otamendi – Cárlos R. Gallardo
Eugenio Courtais – N. de Estrada

En el año 1995, se conmemoró el 120º Aniversario de la fundación del Parque. En esa oportunidad la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires dispuso que dichos festejos se consideraran de Interés Municipal.

Boletín Municipal de la Ciudad de Buenos Aires Nº 20.134 (Pág.103.193)

Ordenanza Nº 49.461

Buenos Aires, 20 de Julio de 1995.

Artículo 1º – Declárase de interés municipal el programa de festejos organizado por la Asociación Amigos del Lago de Palermo que se realizarán el 11 de Noviembre de 1995 en adhesión al 12º aniversario de la fundación del Parque “Tres de Febrero”.

Art. 2º – Comuníquese, etc.

Pico
Roberto O. Clienti

III.I) Sus límites
A partir de aquí, si bien vamos a continuar refiriéndonos en alguna medida a la historia del Parque Tres de Febrero, empezaremos a narrar específicamente lo referido al sector que hoy ocupa el Rosedal.
En cuanto a sus límites debemos decir que resulta difícil precisarlos, ya que no hemos ubicado normativa ni bibliografía que nos permita determinar con exactitud la demarcación del espacio que en la actualidadad ocupa este Paseo. (Ver capítulo III.II)
En realidad éstos, al igual que su nombre, fueron dados por el tiempo y la historia, ya que en su origen sólo podemos observar que la intención de quienes se hicieron cargo de la tarea residió en el embellecimiento de un sector del Parque Tres de Febrero con canteros de flores.

El éxito de dicha tarea sumada a la asidua concurrencia de visitantes en el lugar, hizo que el mismo adquiriera el privilegio que le valió conocerlo con un nombre propio: El Rosedal o Rosaleda.

Con el afán de mejorar la calidad del lugar, luego de su inauguración, y con el correr de los años, se emplazaron monumentos y obras de arte.

Según el plano original, se puede apreciar gráficamente que, de acuerdo a la idea de sus creadores, el paseo del Rosedal se concentraría en dos sectores: los canteros donde se plantaron las rosas y el jardín de los poetas.

Reiteramos que estos límites no están explícitos pero los mismos surgen de la observación detenida del plano original

En este estudio , para un adecuado análisis, hemos tomado en cuenta el espacio comprendido dentro de la reja perimetral colocada para su reinauguración, abarcándolo tal como figura en una separata periodística publicada con motivo de su reapertura en el año 1996. Al tema de la reja nos referiremos más adelante, a fin de mantener el orden cronológico de la historia.

Tal como podemos apreciar en este plano, la reja y los lagos sirven de marco para el Paseo y las obras de arte en él contenidas, a las que se les ha dado un tratamiento especial en las tareas de restauración, tales como alumbrado, señalización, servicio de vigilancia, etc.

III.II) El Rosedal…parte de Plaza Holanda
Durante más de una década, El Rosedal fue parte de Plaza Holanda ya que los límites dados por la Ordenanza que le dio nombre a la plaza, incluía el Paseo que nos ocupa. Es así que en el año 1973, se denominó Plaza Holanda a un amplio sector del Parque Tres de Febrero en el que están contenidos, entre otras obras, los canteros del Paseo del Rosedal.
Boletín Municipal de la Ciudad de Buenos Aires 14.713 (Pág.23.797)

Buenos Aires, 29 de diciembre de 1973

Expte. 2.270/74

ORDENANZA Nº 28.840

La H. Sala de Representantes de la Ciudad de Buenos Aires Sanciona con Fuerza de Ordenanza:

Artículo 1º.- Denomínase Plaza Holanda al espacio verde delimitado por la calle Infanta Isabel y las Avenidas Iraola y Presidente Montt, graficado en el plano adjunto que a todos sus efectos pasa a ser parte integrante de la presente ordenanza.

Art. 2º.- Determínase colocar en el lugar de referencia una placa con la siguiente leyenda: “Plaza Holanda”, Homenaje de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires”

Art. 3º.- Los gastos que demande el cumplimiento de lo dispuesto por los artículos precedentes serán imputados a la Partida Presupuestaria correspondiente.

Art. 4º.- Comuníquese, etc.

MARIANO MARTIN

Emerio Tenreyro Anaya

Buenos Aires, 23 de enero de 1974

Promúlgase la Ordenanza 28.840, sancionada el 29 de diciembre de 1973, dése al Registro Municipal y a la prensa, acúsese recibo, publíquese en el Boletín Municipal y, para su conocimiento y demás fines, pase a las direcciones de Ceremonial y generales de Fiscalización Obras de Terceros, de Arquitectura y Urbanismo y de Tránsito y Obras Viales, disponiendo estas dos últimas la confección de las correspondientes placas de homenaje y de nomenclatura.

EMBRIONI

Osvaldo Emilio Daneri

Decreto Nº 425

En el año 1988 otra Ordenanza modificó el texto de la citada anteriormente, rectificando los límites que originalmente se le dieron a Plaza Holanda. De esta forma la misma quedó ubicada en un predio adyacente al primitivo, y por lo tanto excluyendo el espacio conocido como El Rosedal.

BOLETÍN MUNICIPAL DE LA CIUDAD DE BUENOS AIRES Nº 18.288 (Pág.78.972)

Ordenanza Nº 42.683

Buenos Aires, 28 de abril de 1988.

El Honorable Concejo Deliberante de la Ciudad de Buenos Aires sanciona con fuerza de

ORDENANZA:

Artículo 1º.- Modifícase el artículo 1º de la Ordenanza Nº 28.840 (BM 14.713) el cual quedará redactado de la siguiente forma:

“Artículo 1º – Denomínase Plaza Holanda al espacio verde delimitado por la calle Infanta Isabel y las Avenidas Presidente Montt, Iraola y del Libertador graficado en el plano adjunto, que a todos sus efectos pasa a ser parte integrante de la presente ordenanza”.

Art.- 2º.- Comuníquese, etcétera.

Juan Carlos Farizano
Gerardo Nowik.

Buenos Aires, 5 de mayo de 1988

Promúlgase la Ordenanza Nº 42.683 sancionada por el Honorable Concejo Deliberante en sesión del 28 de abril de 1988 (Expediente Nº 28.212-87), dése al Registro Municipal, gírese copia a la Dirección General Legislativa del Honorable Concejo Deliberante y a sus efectos tome intervención la Dirección General de Paseos.

El presente decreto será refrendado por el señor Secretario de Servicios Públicos.

SUAREZ LASTRA
Rodolfo Felipe O’Reilly

Posteriormente, en el año 1993 se suscribió un convenio (Este Convenio está publicado en el Boletín Municipal Nº 19.761), “ad referendum” del Concejo Deliberante, entre la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires – bajo la Intendencia del Dr. Saúl Bouer- y el Reino de los Paises Bajos y la Corporación Puerto Madero S.A., por el cual se dispuso que la Corporación mencionada donaría obras de arte y se comprometería a aportar el dinero para construir una plaza que llevaría el nombre de Plaza Holanda en sustitución de la que figuraba en los registros pertinentes. Este convenio se fundamentó en la intención de rendir un real homenaje a Holanda ya que, a pesar de la modificación del año 1988, la ciudadanía en general seguía reconociendo a ese sector del Parque Tres de Febrero como “El Rosedal”.

Para la construcción de esta nueva plaza se destinaría un predio ubicado en la zona de Puerto Madero.

En el año 1994 el Departamento Ejecutivo envío al Concejo Deliberante un Proyecto de Ordenanza por el cual se aprobaba el convenio que ya mencionamos, y establecía los límites del espacio que se destinaría a la construcción de la Plaza Holanda. La misma norma establece, en otra parte de su articulado, la denominación oficial del Rosedal de Palermo, siendo en consecuencia la única norma legal que tuvo el espíritu de darle debida nomenclatura al Rosedal y precisar sus límites.

Proyecto de Ordenanza

Art. 1º- Apruébase el convenio de fecha 17 de noviembre de 1993, celebrado entre el Reino de los Países Bajo, la Corporación Antiguo Puerto Madero S.A. y la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires y su Anexo I, registrado mediante Decreto Nº 2040/1993, de fecha 13 de Diciembre de 1993.

Art. 2º- Acéptase la donación en especie estipulada en las cláusulas primera y segunda del Convenio que por la presente Ordenanza se aprueba, a efectos de que las empresas holandesas indicadas en el Anexo I del Convenio referido, ejecuten la obra de parquización de una plaza pública a emplazarse en la fracción de terreno de hasta 8.000 metros cuadrados, integrante de la Parcela 1a. Manzana 5a., Sección 78, sita en Puerto Madero. El monto por los trabajos a realizar, asciende hasta la suma de U$D 120.000 (dólares estadounidenses ciento veinte mil).

Art. 3º- La plaza indicada en el artículo 2º de la presente, llevará la denominación de “Plaza Holanda”, modificandose en la parte pertinente a la Ordenanza Nº 28.840 (BM Nº 14.713/74), por la cual se asignó con dicho nombre al espacio delimitado por la calle Infanta Isabel y las Avenidas Iraola y Presidente Montt, del Parque Tres de Febrero, a la que el uso y costumbre sustituyó por la denominación de “Rosedal”.

Art. 4º- Denomínase “Rosedal” a la extensión de 131.003 metros cuadrados delimitado por la Avenida Infanta Isabel, Iraola y Presidente Montt, del Parque Tres de Febrero.

Art. 5º- Acuérdase en darle el nombre de “Avenida Rotterdam” a la avenida que se encuentra ubicada en el Plan Maestro de Desarrollo Urbano, aledaña en la parte posterior al sitio existente en el predio de la Plaza Holanda, de acuerdo a lo previsto en el artículo octavo del convenio.

Art. 6º- El Departamento Ejecutivo tomará los recaudos pertinentes a efectos de dar cumplimiento a la presente Ordenanza.

Art. 7º- Comuníquese, etc.

Dr. Saúl Bouer

Intendente Municipal de la Ciudad de Buenos Aires

A continuación de este Proyecto de Ordenanza se publicó en B.M. Nº 19.761 la descripción de las obras y donaciones que, mediante Expediente Nº 81.632/1993, la Embajada del Real Gobierno de los Paises Bajos decidió efectuar a la República Argentina.

Tanto el convenio, como el proyecto de ordenanza transcripto precedentemente, no fueron aprobados por el Concejo Deliberante, motivo por el cual sigue denominándose Plaza Holanda, tal como lo establece la ordenanza Nº 42.683, al espacio verde delimitado por la calle Infanta Isabel y las Avenidas Presidente Montt, Iraola y del Libertador.

II.III) Sus propulsores
En este punto, haremos referencia a quienes fueron los principales responsables del lugar.
En el Buenos Aires del 1900 se vislumbraba un cambio radical de ideas en cuanto a la jerarquización de la ciudad, basado en la modernización y la urbanización de las ciudades europeas. Fue en esa época, cercana al centenario, en la que más auge cobró el trazado de avenidas, calles y valorización de los espacios verdes.

Tal como nos demuestra la historia, tres hombres lograron reunirse en el mismo momento político y, con igualdad de criterios, lograron plasmar sus ideas en la urbanización de nuestra ciudad.

Fue el Intendente Joaquín Samuel Anchorena quien permitió que los entonces Directores de Parques y Paseos, Carlos Thays y su sucesor Benito Carrasco, concretaran el deseo de todos ellos de darle el esplendor que merecía la zona del Parque Tres de Febrero, con la conclusión de las tareas de los Jardines del Rosedal.

Joaquín Samuel Anchorena (Intendente 1900- 1914 )

Nació en Buenos Aires, el 20 de agosto de 1876 y falleció , en la misma ciudad, el 19 de Julio de 1961.

En 1894 inició sus estudios en la Universidad de Buenos Aires y a los 22 años obtuvo el diploma de abogado en la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Una vez graduado se dedicó a las tareas agrícolas, administrando la estancia La Merced, propiedad de su madre. Sobre su actividad en las tareas agrícolas “dice José María Bustillo….Recorría a caballo, desde el amanecer, los potreros alfalfados, poblados con haciendas cada vez más seleccionadas.Se regalaba la vista con un parque planeado, con amor de aficionado a las plantas y a las flores, ordenadas con artística simetría”. Es este un ejemplo que nos hace suponer que desde su juventud, Anchorena era un ferviente admirador del ornato y la armonía en los espacios verdes.

Se suma a la función pública convencido que desde allí podría accionar para promover la actividad agrícola en las tierras de la Patagonia.

Anchorena se incorpora a la Cámara de Diputados el 11 de Mayo de 1908 y entre sus proyectos propone la modernización de la ciudad. El 12 de octubre de 1910 asume Roque Sáenz Peña la Presidencia de la Nación quien tendrá por Ministro de Obras Públicas a Ezequiel Ramos Mexía quien propone al Presidente, el nombre de Joaquín Samuel Anchorena para desempeñarse en la Intendencia Municipal de Buenos Aires. Asume ese cargo el 21 de octubre de 1910 después de presentar la renuncia a su banca de diputado el 20 de octubre de 1910.

En el año 1904 se crea el Instituto Superior de Agronomía y Veterinaria y por Decreto del PEN el 10 de mayo de 1909 se incorpora este Instituto a la Universidad de Buenos Aires, siendo en ésa epoca Anchorena docente de la misma. Podemos suponer, teniendo en cuenta las fechas, que fue en el área de la docencia en el Instituto Superior de Agronomía y Veterinaria, donde conoció a Benito J. Carrasco , quien en 1908 regresó a nuestro país después de haber realizado estudios en el extranjero, y ya era reconocido por su sabiduría sobre el tema de urbanización, espacios verdes y jardines. También encontramos referencias a los proyectos que pretendía llevar a cabo el Intendente Anchorena durante su gestión recreados en un texto de Enrique Gomez Carrillo.

cuadrado EL ROSEDAL
El Rosedal

De pie sobre un banco de piedra, el intendente Anchorena me explica sus proyectos. Mientras este hombre habla, yo le contemplo y no puedo menos de considerarlo cual un símbolo.

-Por desgracia – exclama el intendente bajándose de su banco-, no es posible ir tan de prisa como uno quisiera. Ahora, en el centro, las avenidas diagonales, que deben servir para descongestionar la city y para romper la monotonía del damero colonial, es lo que más nos preocupa. Pero al mismo tiempo hacemos algunas otras cosas… Uno de los trabajos importantes llevado a cabo el año pasado ha sido el jardín a la francesa en el Parque Tres de Febrero. Hemos tenido en aquel sitio necesidad de levantar el nivel del suelo hasta dos metros en ciertos lugares con motivo del ensanche de la avenida de Alvear, que es nuestra Avenue des Champs Elysées…

Allá -exclama el intendente, extendiendo el brazo hacia el Norte-, allá, frente a la Avenida de los Lagos, nos hemos reservado unas cuatro hectáreas para hacer una Roseraie…! Ah, no es la Malmaison, no!… Apenas unos diez mil o doce mil rosales plantados clásicamente, y entre los cuales repartiré algunas obras de arte que deben llegar pronto de Europa… Conoce usted a Bourdell?

-Es el más grande escultor después de Rodin- le contesté.

-Bueno!- exclama con un aire ingenuo-. Me alegro!… De Bourdell son justamente algunas de las obras que esperamos… Los jardines, las flores, a mi me interesa eso mucho…

ENRIQUE GÓMEZ CARRILLO

Carlos Thays (Director Parques y Paseos 1891-1914 )

Arquitecto paisajista nacido en París el 28 de Julio de 1849, quien fuera designado Director de Parques y Paseos el 5 de mayo de 1891, fue el responsable del proyecto y obra de 80 parques de nuestra ciudad. Ocupó este cargo durante 22 años y fue sucedido en el mismo, por su discípulo Benito Carrasco, autor entre otras obras del Rosedal de Palermo.

Todos los autores que escribieron sobre Carlos Thays coincidieron en que la remodelación de los parques y paseos a su cargo llevaban como sello personal el marco de lagos y fuentes.

Diario La Nación.

“Carlos Thays: el francés que urbanizó Buenos Aires”, Buenos Aires 2/3/1975.

“Tan tremendos eran los barriales y las inundaciones de Palermo, que el tren no podía atravesarlos para llegar a Retiro, y los promotores de las vías férreas habían pedido a Thays una solución. Este la concibió a partir de un enorme lago de cuya excavación saldría tierra para los terraplenes. Los lagos fueron la obsesión del artista, a tal punto que llegaron a ser como su firma en el proyecto”.

“Una vez conseguido el espejo de agua, venía inevitablemente la estatua: la ninfa, la Diana, la niña en el bosque, además del embarcadero, las glorietas, el remate de jarrones, los faroles con rosas.”

Benito Javier Carrasco (Director de Parques y Paseos 1914- 1918.)

Nació y falleció en Buenos Aires (1877-1958)

Cursó sus estudios de ingeniero agrónomo en la Facultad de Agronomía de la Universidad Nacional de la Plata (1895-1898) y fue profesor de la Facultad de Agronomía y Veterinaria de la Ciudad de Buenos Aires.

Ingresó como empleado de bajo rango en la Municipalidad y llegó con el tiempo a concretar la obra de Thays, como su sucesor en la Dirección de Parques y Paseos en el período 1914-1918.

Desarrolló su profesión en todos los aspectos, poniendo especial énfasis en el cuidado y la armonización de los espacios verdes y el urbanismo. Se destacó como docente, publicista, director de obras, proyectista, conferencista y funcionario.

Sus obras de jardinería, basadas fundamentalmente en la armonía y el buen gusto, pueden ser apreciadas en todo su esplendor por los documentos fotográficos que acompañan sus publicaciones.

A pesar del tiempo transcurrido, y los diversos criterios de quienes lo sucedieron, sobreviven los restos de su obra original, manteniendo aún sus patrones, tal es el caso de El Rosedal de Palermo y la Costanera Sur.

La intención de este paisajista, al igual que la de su maestro, era trabajar “…en defensa y revalorización de lo autóctono…”. En sus publicaciones se destacan algunos principios que caracterizan su obra y la hacen única:

“…Para conocer el grado de adelanto de una ciudad basta estudiar sus paseos públicos…”

Ordenanzas y Decretos – Originales – Año 1914 – Tomo I, (Pág. 71)

Desígnase al Ingeniero Don Benito Carrasco, para ocupar el cargo de Director General de Paseos.

Enero 16 de 1914.-

Habiéndose acordado por decreto de ayer dictado en el expediente Nº 71886-T-910, la jubilacion solicitada por el Señor Director General de Paseos Don Cárlos Thays, teniendo en cuenta la actuación descollante de este funcionario en el largo tiempo que ha ejercido la Dirección de aquella importante dependencia municipal y considerando que es de urgencia proveer á la designación de la persona que haya de sustituir al Señor Thays,

El Intendente Municipal,

Decreta:

Art. 1º. Désen las gracias al Señor Don Cárlos Thays por los importantes servicios prestados á la Comuna durante el tiempo que ha desempeñado el cargo de Director General de Paseos.

Art. 2º Designase para ocupar el mencionado cargo al actual Vice-Director Ingeniero Don Benito J. Carrasco.

Art. 3º. Comuníquese, etc.

Joaquín Samuel Anchorena

Años más tarde, otro hombre sumó sus ideas a fin de darle continuidad a la obra de Benito Carrasco.

El arquitecto francés J.C. Forestier quien fuera contratado por el Intendente Noel para estudiar los espacios verdes de nuestra ciudad. Al respecto dijo:

LOS PARQUES Y JARDINES EXISTENTES, SU CUIDADO Y DECORACION
cuadrado IMPRESIONES GENERALES SOBRE LOS JARDINES PUBLICOS
La primera impresión que recibí al ver los jardines públicos y los parques de la ciudad, que se hallan en la zona Noroeste, me convenció de que se los cuidaba y arreglaba admirablemente; me sorprendió en ellos la minuciosidad de la disposición y decoración floral, que por regla general, reclaman un cuidado meticuloso y un gasto elevado de mano de obra. Pude darme cuenta más tarde de que ese atildamiento redundaba en perjuicio de otros trabajos más útiles y de que particularmente traía como consecuencia el descuido de los parques de los barrios céntricos.
Si se piensa en la multiplicación de los paseos que natural y lógicamente derivará del progreso de los distintos barrios, fácil será apreciar la conveniencia de evitar desde ahora un aumento excesivo del personal obrero y de obtener al mismo tiempo una disminución en los gastos de mano de obra, lo que se conseguirá suprimiendo la mayor parte de los dibujos formados con plantas pequeñas, o sea, los que se llama la decoración en “mosaico-cultura”, tal como existe en los taludes de la Terraza Francesa. Exigen demasiado cuidado y no poseen ni la vista, ni el encanto de los grandes conjuntos resplandecientes de flores.

Por lo demás, esos jardines ganarían en belleza, si se diera mayor simplicidad a sus contornos trazados. Bien es cierto que a mucha gente le agrada ir a pasearse por los jardines, no sólo para deleitarse con las flores, sino también para admirar el ingenio y hermosura con que están arreglados. Ese deseo podría satisfacerse, tal vez, intercalando algunos canteros cuidados con más esmero y adornados profusamente en medio de los cuadros más extensos tratados con suma sencillez, que serían por ese motivo más apropiado para los juegos y esparcimiento de los niños, más fáciles de cuidar y a menudo de aspecto no menos agradable, cuando los árboles que los circundan o sombrean alcanzaran un desarrollo suficiente. (Véase el Proyecto de los Parques Avellaneda, de los Irlandeses, etc.).

Añádase a lo dicho que el notable contraste que formarían las grandes alfombras de césped con esos puntos pequeños, pero decorados primorosamente, daría a unos y otras mayor realce y mérito.

cuadrado PALERMO
El gran Parque de Palermo es incuestionablemente una de las maravillas de Buenos Aires.
Se llega hasta él por la Avenida Alvear, que es ya bastante amplia y hermosa como está, pero que sin duda lo sería más aún, si se la ensanchara con dos veredones o contra-calles que dieran cabida cada uno a tres hileras de árboles, sino más.

Esa avenida va a desembocar en la plazoleta en que se levanta el Monumento a los Españoles.

Valdría la pena de que también la referida plazoleta fuera agrandada en las mismas proporciones, lo que se conseguiría simplificando una parte de los jardines colindantes, sobre todo aquella en que se formó en el césped una hondonada que difícilmente se justifica en ese sitio.

cuadrado EL ROSEDAL
El encanto del Rosedal reside en el vivo colorido de la enorme cantidad de sus flores.

Pero mayores serían aún sus atractivos si se diera más sencillez a algunos contornos de los canteros y se modificara el gran puente cubierto por un enrejado, que se destaca demasiado sin la suficiente hermosura y elegancia.

Convendría, además, hacer de modo que los visitantes pudieran buscar con facilidad las variedades de rosas que desean ver, clasificándolas de una manera clara, o bien por razas, o bien por colores, o con otro criterio.

Quizás sería también de interés para el público poder hallar y examinar reunidas en un cuadro especial todas las rosas nuevas de los dos o tres últimos años, para lo cual bastaría un cantero que pudiera contener de 150 a 200 rosales. Como regla general, cada variedad debería estar representada por 4, 5 ó 6 ejemplares juntos.

Intercalaré aquí algunas indicaciones esencialmente prácticas sobre la manera de plantar y cultivar rosales.

Después de algún tiempo se hace indispensable remover el sitio y la tierra ocupados en forma permanente por plantas de rosa, sobre todo si se comprobó alguna enfermedad o casos de clorosis. En tal caso el remedio consiste en utilizar tierra nueva en que no hayan crecido rosales, a la cual hay que mezclar un mes antes resaca y abono, un poco de caliza, si fuera pobre en cal, asta tostada molida, escorias de la defosforación Thomas (molidas finas), sulfato de potasio y sulfato de magnesio.

Se entrevera todo y se remueve varias veces, teniendo cuidado de no conservarlo en un sitio muy húmedo, y luego se agrega, mezclándola bien, una pequeña cantidad de nitrato de potasio natural (no hay que emplear nitratos obtenidos por la reacción del cloruro de potasio sobre el nitrato de sodio).

Puede suceder que en algunos canteros no sea posible cambiar la tierra. Se recurre entonces a inyecciones subterráneas de sulfuro de carbono (aproximadamente 200 gramos por metro cuadrado).

Tres semanas después de inyectar el sulfuro se ventila el terreno, moviéndolo una o dos veces, y luego se fertiliza con fermentos nitrificantes nuevos, usando tierra que no haya tenido rosales, o mejor, mediante un compuesto en plena nitrificación, que se mezcla íntimamente con el terreno sulfurado en el momento del segundo removido. Sino, empléese en su lugar Nitragine, que en cada centímetro cúbico contiene millones de bacterias puras.

cuadrado LOS ROSALES
Consultando los catálogos del Jardín Botánico y los de los horticultores de Buenos Aires, se nota con placer que contienen ya la mayor parte de las variedades más recientes de rosas interesantes; empero, faltan en ellos algunas de las obtenidas últimamente y que merecen ser conocidas….
El texto anterior no se transcribe totalmente porque a continuación se detallan informes técnicos sobre las variedades de rosales, que no consideramos necesario transcribir.Los interesados en este aspecto pueden recurrir a la fuente que se cita.

Terminando con esta breve referencia a quienes fueron los impulsores del paseo, podemos decir que a pesar de las diferentes épocas y momentos en que cumplieron sus funciones y las diferencias políticas e ideológicas que mantenían entre sí, una sola intención los gobernaba y en ella coincidían. Al hablar de Palermo y el Rosedal los unía un profundo respeto por el lugar, que cada cual en su momento y con sus obras, intentó recrear de alguna forma, ya sea con lagos, ya sea con flores.

III.IV)Su Historia
Una breve reseña histórica nos permitirá tener una idea general de los antecedentes de las tierras que hoy son conocidas por El Paseo del Rosedal de Palermo.

El sector que iba desde la actual avenida Sarmiento a la calle Pampa, fue en sus principios, un bosque natural de árboles de diversas especies entre las que se reconocían espinillos, sauces y talas. El lago natural existente en el lugar, se formó con las aguas del río, que separaron a ese sector de la zona que comenzaba a urbanizarse y extenderse hacia el norte. Hasta fines del año 1925, este bosque era el lugar de preferencia de los porteños que lo eligieron para realizar la fiesta conocida como “Romería Española”.

cuadrado El Jardín de las Rosas
“… El progreso de la ciudad requería, en materia de paseos, un exponente de su cultura y de su buen gusto y se pensó en la creación de una roseraie o jardín de rosas donde pudiesen reunirse las más hermosas y variadas flores de ese género.

El inconveniente estribaba en hallar un paraje adecuado, de fácil acceso y que por su característica especial permitiese dar una idea amplia de la importancia e interés de una obra de esa naturaleza.

Felizmente, ambos obstáculos fueron salvados con tanto acierto, que bien puede afirmarse que la roseraie porteña tiene una ubicación que puede reputarse de inmejorable.

El Rosedal se inauguró el 24 de noviembre de 1914, cambiando el sitio donde había funcionado anteriormente la Exposición Industrial del Centenario.

El mejoramiento de la zona que sirviera de marco para formación de este Paseo estuvo a cargo del arquitecto paisajista Carlos Thays .

Podemos leer en las Memorias de la Ciudad del año 1912, la reseña de los trabajos que se ejecutaron una vez finalizada la Exposición Industrial del Centenario, y que fueron las obras que antecedieron la formación del Paseo del Rosedal.

Memoria del Departamento Ejecutivo presentada al Honorable Concejo Deliberante por el Intendente Municipal Dr. Joaquín S. Anchorena.

Ejercicio de 1912 ( Pág. 401 )

En la labor realizada por esta repartición durante el año 1912, el capítulo de mayor importancia se refiere a la incorporación de grandes fracciones de tierra destinadas a plazas y paseos públicos

Parque 3 de Febrero – El terraplenamiento y nivelación de las Avenidas Casares y del Velódromo, trabajo comenzado en el año 1911, se llevó a término empleándose al efecto, además de la cantidad utilizada en ese año 6183 metros cúbicos de tierra de desmonte.

Se ha terminado igualmente la nueva Avenida que parte desde Casares en dirección al río, con la formación de veredones etc. y al final de la cual se construirá una gran plaza circular, desde donde se tendrá una hermosa vista al Río de la Plata.

Se efectuó la demolición del antiguo restaurant conocido por “de Hansen” en la Avenida Sarmiento y vías del Ferrocarril Central Argentino, formándose en su lugar una avenida para jinetes y carruajes, con veredones, plantaciones, desagües, etc. Dicha arteria pone en comunicación las Avenidas Sarmiento y el Velódromo, lo que dió lugar a la construcción de un puente de material sobre el zanjón de desagüe de “Hansen”. Para la formación de esta nueva Avenida y la nivelación del terreno ubicado entre el F.C.C.A, Avenida Sarmiento y el zanjón, se emplearon 3.500 metros cúbicos de tierra.

Toda la extensión que fue ocupada por los pabellones de la Exposición Industrial del Centenario , en la sección del parque, ha sido transformada por completo, presentándose en la actualidad con sus “pelouses” cruzadas por caminos de seis metros de ancho, para cuya obra se ha requerido una constante actividad.

En esta misma sección, alrededor del pabellón “Mendoza”, próximo a los “Lagos” se formaron jardines adecuados, con motivo de la fiesta del árbol que se celebró allí, habiéndose plantado variedades interesantes.

El triángulo formado por las Avenidas Vértiz, Guttemberg y calle Pino, fué transformado en una hermosa plazoleta, con sus veredones, macizos de árboles, etc., utilizándose 275 metros cúbicos de tierra.

La nivelación del terreno que ocupó la Exposición de Agricultura y ubicado entre las Avenidas Vértiz, 2[[ordfeminine]] Sarmiento, Cerviño y Darragueira, ha sido objeto de preferente atención, habiéndose empleado 23.345 metros cúbicos de tierra y comenzado el trazado de la avenida circular y jardines complementarios.

Se formó un nuevo camino de jinetes y otro de bicicletas, trazándose también, la avenida de trece metros de ancho con veredones de seis metros que pone en comunicación las avenidas Vértiz y Pedro Montt. En este trabajo, se emplearon 2042 metros cúbicos de tierra y se dispuso convenientemente un macizo de casuarinas que ocultaba la vista en dirección a la última de las avenidas mencionadas.

En la primera sección se terminó un camino para peatones y otro para jinetes en las condiciones requeridas en casos análogos.

Se hicieron plantaciones entre el viaducto del F.C. Pacífico y el Arroyo Maldonado, con el objeto de mejorar la vista de ese pasaje.

En “Palermo Chico” se realizaron trabajos de trazado y nivelación, con motivo de la formación del Barrio Parque y fueron demolidos diversos pabellones, instalaciones, etc., que pertenecieron a las exposiciones del Centenario.

Con intervención del Departamento de Obras Públicas fueron macadamnizadas las Avenidas Sarmiento desde las vías del F.C.C.A. hasta el Río Vieytes y Casares desde Sarmiento a Avenida Alvear, lo que han embellecido el Parque y facilitado la circulación de carruajes.

Entre los varios trabajos secundarios llevados a cabo figuran: desagües, limpieza, cortes de plantas, reparaciones en los bancos, blanqueo del depósito, pintura de casas habitaciones, bancos, etc. y conservación de avenidas, calles y caminos.

Los viveros de Maldonado han provisto de 5.229 plantas para las avenidas y calles de la ciudad.

Con destino a las decoraciones florales en el mismo Parque (Avenida Alvear, Club de Gimnasia y Esgrima, Golf Club, Tiro Federal, etc.) se utilizaron 70.823 plantas de flores, cuya multiplicación y cultivo se llevó a cabo en la antigua quinta de Fernández.

Se trasladaron palmeras de la Avenida Sarmiento a Montt; se plantaron hermosos ejemplares de Jacarandá en la avenida Sarmiento, de Iraola a las vías del F.C.C.A.

Las tierras que ocupan hoy el Parque Tres de Febrero, fueron el marco histórico y geográfico en el que se desarrollaron las actividades para la Celebración del Centenario de la Revolución de Mayo, en nuestra ciudad. Más precisamente, en el espacio ocupado hoy por el Paseo del Rosedal se instalaron Pabellones de distintas provincias de la Exposición Industrial del Centenario. Esta exposición fue inaugurada el 25 de Septiembre de 1910 y fue una de las actividades más importantes de estas celebraciones, que entre otras, incluía la realización de obras tales como la erección de monumentos en distintos lugares del país, apertura y ornato de plazas, construcción de edificios para escuelas, publicaciones, etc..

La ley que dispuso esas celebraciones la transcribiremos a continuación sólo en cuanto la misma hace referencia a la Exposición Industrial.

Ley Nacional Nº 628617

Centenario de la Revolución de Mayo

El Senado y Cámara de Diputados.

Artículo 1º- El Poder Ejecutivo nombrará una comisión que proceda a preparar la celebración del centenario de la revolución de Mayo, disponiendo al efecto:

Art. 2º- La Comisión propenderá a la celebración en la Capital de la República, de una exposición agrícola, ganadera e industrial, contribuyendo el Poder Ejecutivo con los fondos necesarios para su realización.

Art. 14º- Comuníquese, etc.

Dada en la sala de sesiones del Congreso Argentino, en Buenos Aires, a 30 de setiembre de 1908.

JOSE EVARISTO URIBURU,

Adolfo J. Labougle, Secretario del Senado

E. CANTON,

Alejandro Sorondo, Secretario de la C.DD

Si bien El Rosedal se inauguró el 24 noviembre de 1914 las obras que demandaron su construcción se ejecutaron durante la administración del Intendente Joaquín S. de Anchorena (1910-1914) quien debió renunciar a su cargo el 25 de octubre de 1914.

Asumió en su lugar el Presidente del H. Concejo Deliberante D. Enrique Palacio, y según surge de los textos de los diarios de la época, fue él quien asistió a la ceremonia inaugural como Intendente.

El Presidente del Concejo Deliberante D. Enrique Palacio asume como Intendente mediante el mismo acto por el cual se acepta la renuncia.

Actas del H. Concejo Deliberante de la Ciudad de Buenos Aires – Año 1914 -(Pág. 667)
Acta de la sesión ordinaria celebrada el día 30 de Octubre de 1914
Presidencia del Señor Bernardo Duhalde

En la Ciudad de Buenos Aires a los treinta días del mes de Octubre del año mil novecientos catorce, reunidos en su sala de sesiones los señores concejales al márgen indicados, bajo la presidencia del señor Bernardo Duhalde, se declaró abierta la sesión siendo las 6 y 40 p.m.

Se lee y se aprueba el acta de la sesión anterior.

Se lee una nota del Ministerio del Interior, en la que comunica al H. Concejo, la aceptación de la renuncia del intendente municipal doctor Joaquín S. de Anchorena y encargando, de acuerdo con la ley orgánica, al presidente del H. Concejo para desempeñar interinamente la Intendencia.

Se lee una nota del presidente del H. Concejo, dando cuenta que, de acuerdo con el decreto del Poder Ejecutivo Nacional, a que se ha hecho mención, ha tomado posesión del cargo de intendente municipal.

Con respecto a las ceremonias que se realizaron con motivo de su inauguración, mucho nos ha ayudado consultar los diarios de la época, a fin de verificar la fecha de dicho acontecimiento.

Diario La Prensa – Martes 24 de noviembre de 1914.-

EL JARDIN DE ROSALES

Su inauguración

Esta tarde será inaugurado el jardín de rosales, formado en el paseo de los Lagos de Palermo, bajo la dirección del ingeniero Carrasco.

La sociedad Damas de Caridad realizará a las 5.30 pm, en el paraje citado una “kermesse” de caridad con un programa interesante, en el cual figuran números de cinematógrafo y guigñol para los niños.

Concurrirá a la fiesta la banda municipal, la cual ejecutará un variado repertorio de concierto.

Hoy, por ser el día de la inauguración, el precio de la entrada será de un peso y lo que se obtenga por ese concepto, se dedicará a beneficio de los asilos maternales que sostiene la sociedad de Damas de Caridad.

El día después de su inauguración, que resultó ser un acontecimiento importante para nuestra sociedad, se publicó lo siguiente:

Diario La Prensa – Miércoles 25 de noviembre de 1914

Jardín de Rosales

Inaugurado ayer

El Jardín de Rosales, incorporado desde ayer al Parque de Palermo, añade un cuadro de floricultura realmente valioso a los que adornan el extenso paseo del Norte, a la vez que decora el vistoso paisaje con la nota policroma de su profusa variedad de rosas, dispuestas en artística combinación de colores, entre los que figuran todas las gradaciones del matiz, desde la encendida púrpura de la llamada rosa de fuego hasta el blanco impoluto de las camelias.

No es, por cierto, cosa corriente, una colección de 8.000 rosales, de especies seleccionadas.

La dirección de Paseos ha necesitado mucho tiempo y prolijos cuidados para reunir y conservar los centenares de gajos adquiridos en diversos países de Europa y América, aunque muchas de las especies son oriundas de otros continentes.

El mero plantío ostenta algunas construcciones ornamentales, delineadas en un tipo arquitectónico de puro estilo griego. Un templete corre a lo largo de una de los planos de jardín y al pie de la plataforma donde se asienta el plinto de las columnatas, crecen rosales trepadores, que alcanzan con sus gajos florecidos las molduras de los arquitrabes y pronto tejerán las últimas guías para formar el techo vegetal del edificio.

En el frente opuesto una glorieta, igualmente tapizada de rosales, domina el jardín y armoniza las líneas de su estilo con el de los jarrones esparcidos en aquél, y el de una

bonita fuente provista de surtidor, construída en uno de los arreates principales.

Junto al Templete se ve un grupo escultórico que representa La Primavera, y es obra del artista Dridié.

Al borde del Lago se ha construido un bonito embacadero,para el atraque de góndolas y canoas que se alquilan a los paseantes y sobre una pequeña ensenada que formas las aguas está terminándose un puente para servir a la comunicación de la avenida exterior con la “rosairie”.

Por los senderos bordeados de flores pasean faisanes y pavoreales.

Ayer, con motivo de la inauguración del plantío de rosales, la Sociedad Damas de Caridad organizó una reunión que resultó tan animada como selecta.

La banda municipal concurrió al jardín y durante la tarde desarrolló un variado programa de concierto.”

EL DIA SOCIAL

DAMAS DE CARIDAD

La Fiesta de Ayer

Conjuntamente con la inauguración oficial del “Jardín de los rosales”, se realizó ayer por la tarde en Palermo la “kermesse” organizada por la Sociedad Damas de Caridad, a beneficio de los asilos maternales que sostiene dicha institución.

El programa fue muy entretenido para los niños pues hubo “guignol” y pozo milagroso.

Se sirvió el té a la concurrencia en pequeñas mesas adornadas con flores.

Amenizó la reunión la banda municipal. Se vendieron 800 entradas.

Asistieron a la fiesta, además del intendente interino Dr. Palacio y del director de paseos ingeniero Carrasco, las señoras….

Palermonline

Palermonline Noticias info@palermonline.com.ar

error: Te queremos :-) pero no nos copies. estamos trabajando en Palermo desde 1999