lluvia11 1

La sudestada provoca el aumento del nivel del río.

La sudestada es un fenómeno meteorológico común en la región del Río de la Plata, que consiste en un viento fuerte del sudeste que provoca el aumento del nivel del río. Se produce cuando un anticiclón se estaciona sobre el norte de la Patagonia o el mar Argentino durante más de 3 días, y a la vez cuando una ciclogénesis se desarrolla sobre la región del Litoral.

El viento del sudeste empuja las aguas del océano Atlántico hacia el Río de la Plata, lo que provoca un aumento del nivel del río. Este aumento puede ser de varios metros, y puede provocar inundaciones en las zonas bajas de la costa.

Las sudesteadas son más comunes durante el otoño y el invierno, cuando las temperaturas son más bajas y la presión atmosférica es más alta.

Las autoridades municipales y provinciales de la región del Río de la Plata recomiendan estar preparados ante la posibilidad de inundaciones. Se recomienda tener un plan de emergencia en caso de que se produzca una sudesteada, y tener a mano una mochila con suministros básicos, como agua, alimentos no perecederos, medicamentos y ropa de abrigo.

Algunos de los efectos de la sudestada son:

Aumento del nivel del río
Inundaciones en las zonas bajas de la costa
Daños a la infraestructura
Interrupción del transporte y las comunicaciones
Pérdidas económicas
Para mitigar los efectos de la sudestada, se han construido obras de defensa costera, como diques y defensas móviles. También se han desarrollado sistemas de alerta temprana para informar a la población sobre la posibilidad de una sudesteada.

La crecida del Río de la Plata del 18 de diciembre de 2023 fue la peor en los últimos 10 años. El nivel del río alcanzó los 3,96 metros, superando el récord anterior de 3,92 metros, establecido en 2013. La crecida provocó anegamientos en varias zonas de la Ciudad de Buenos Aires, especialmente en el barrio de Palermo.

Los lugares más afectados fueron:

La zona del Hipódromo de Palermo, donde el agua llegó a alcanzar los 50 centímetros de altura.

La zona de la Plaza Italia, donde el agua llegó a cubrir las veredas.

La zona de la Avenida del Libertador, donde el agua llegó a interrumpir el tránsito vehicular.

También se registraron anegamientos en otras zonas de la ciudad, como Recoleta, Villa Crespo y Belgrano. En total, se estima que unas 2.000 personas fueron evacuadas de sus hogares.

Las autoridades desplegaron un operativo especial para atender la emergencia. Se utilizaron bombas de agua para drenar las zonas inundadas y se brindó asistencia a los evacuados.

La crecida del Río de la Plata se debió a un fenómeno meteorológico conocido como «sudesteada», que consiste en un viento fuerte del sudeste que provoca el aumento del nivel del río. Este fenómeno es común en la región durante el otoño y el invierno.

Las autoridades municipales y provinciales advirtieron que es probable que se produzcan nuevas sudesteadas en los próximos meses. Por ello, se recomienda a los habitantes de la región estar preparados ante la posibilidad de inundaciones.