La Trochita, llegó a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires

La Trochita


El histórico tren La Trochita, llegó a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y ya se encuentra en el predio de La Rural para lo que será su presentación en la Feria Internacional de Turismo que tendrá lugar entre el 1 y el 4 de octubre.

La travesía inició el sábado pasado cuando la locomotora Nº 104, y su vagón comedor restaurado, se montaron en camiones para comenzar su viaje desde Ingeniero Jacobacci. Luego de pernoctar en San Antonio Oeste, continuaron su camino en el que cruzaron el legendario puente ferroviario que une a Viedma con Carmen de Patagones y así, ingresaron a la provincia de Buenos Aires.

Su recorrido por las pampas bonaerenses se dio sin mayores inconvenientes, con una parada técnica en Tres Arroyos para verificar que todo esté bien con la maquinaria y el camión transportante y que los conductores pasen la noche en Cañuelas para llegar descansados a la Ciudad de Buenos Aires.

Al llegar al predio, pasada la medianoche, el presidente del Tren Patagónico S.A., Daniel García, expresó que: “Estamos felices y agradecidos de estar acá, en uno de los mayores eventos turísticos del continente como es la Feria Internacional de Turismo y con La Trochita, que representa tanto para el corazón de los rionegrinos”, a lo que seguidamente agregó que “la Trochita es un ferrocarril que está muy arraigado al alma de los rionegrinos, que lo sentimos verdaderamente nuestro, y en este caso, al cumplir 100 años, esta exhibición se convierte en un festejo y un regalo perfecto para el histórico tren”.

Por su parte, la ministra de Turismo y Deporte, Martha Vélez, indicó que “sin dudas es un gran esfuerzo de todo el Gobierno provincial, con la colaboración de Emprotur Bariloche para visibilizar uno de sus productos insignia. Trabajamos mucho en conjunto para promocionar este y todos los servicios del tren, pero mostrarlo físicamente en la Feria, resulta de gran significancia para nuestra provincia. Será uno de los mayores atractivos de este evento“.

YouTube video player

Un viaje al pasado de La Trochita

Hasta 1941 los asentamientos en la región se vinculaban con las actividades de campo. La llegada del tren cambió los rasgos del pueblo naciente para darle un modelado urbano ferroviario. Ambos caracteres pueden verse en distintas construcciones del casco histórico.

La creación del ramal Jacobacci-Esquel de Ferrocarriles del Estado viene de la mano del intento de desarrollo de las áreas productivas de la Patagonia a través de la combinación del tren con los puertos marítimos. La trocha angosta resultaba la forma más económica.

Por su situación intermedia entre las dos cabeceras, El Maitén fue el lugar ideal para establecer los talleres generales. De allí en más, el asentamiento de chacras rurales dio paso a un pueblo de ferroviarios. Las locomotoras y los vagones transformaron el alma de El Maitén. Cerca de los talleres se ubicaban los almacenes generales y la usina.

Las locomotoras de tracción a vapor necesitan una reconstrucción completa cada ocho años. Estas exigencias técnicas justificaban la instalación de talleres apropiados para tan colosal tarea. Allí también se fabricaban las piezas de reemplazo necesarias. Por otro lado, el Estado pretendía alargar la vida útil de las locomotoras y los vagones. Estos conceptos fueron detonadores para el crecimiento de la comarca.

El esplendor del Viejo Expreso Patagónico como tren de carga y pasajeros llegó hasta los años 70. Luego la actividad dejó de ser rentable, las nuevas tecnologías reemplazaron algunos medios de transporte, y el cierre del ramal fue determinante. Por fortuna, el gobierno de la provincia escuchó las distintas voces y vio el trazo turístico que daría respiro nuevamente a la gente de El Maitén.

En la actualidad los talleres ferroviarios de El Maitén son los únicos que funcionan en la Patagonia y resguardan una concepción técnica e industrial que ha caducado en el mundo pero que los habitantes de El Maitén cuidan con cariño y sentido de pertenencia. Cada febrero se celebra la Fiesta Nacional del Tren a Vapor con eventos deportivos, destrezas criollas, carreras de caballo, visitas guiadas y viajes en tren. Los talleres generales son testigos de una época pasada y guardianes del patrimonio cultural con su labor ferroviaria.