Lactancia

Semana Mundial de la Lactancia Materna 2022

Semana Mundial de la Lactancia Materna 2022

Por Iardena Stilman, Directora ejecutiva ACADP @acadp_lactanciaycrianza

La Semana Mundial de la Lactancia es una campaña internacional para crear conciencia y estimular la acción sobre temas relacionados con la lactancia humana. Cada año propone un lema para trabajar y difundir, este año es ¨impulsemos la lactancia materna apoyando y educando¨, algo que venimos haciendo hace más de 20 años en la ACADP.

Quienes trabajamos en lactancia, las madres y los padres que acompañamos, los agentes de salud con quienes compartimos el día a día, no tenemos ninguna duda sobre la mágica superioridad de la leche humana por sobre cualquier otro alimento. Pero han pasado los años, y aún hay mucho por hacer y una semana en el transcurso de cada año resulta tan poco para hacer sonar las voces y los motivos para seguir eligiendo esta forma de alimentación.

¿Por qué? Porque a pesar de toda la evidencia científica que circula sobre los beneficios de la lactancia humana para el bebé, la madre y la sociedad, porque a pesar de las leyes ganadas a fuerza de voces que han defendido derechos olvidados como la palabra respeto, porque a pesar de que nuestra especie llegó hasta hoy en día gracias a ser alimentados de leche humana cuando no había otras posibilidades alimenticias, porque a pesar de tantas cosas, estamos dispuestos a ver pechos en carteles y televisores, pero nos cuesta verlos alimentando a un niño/niña. Porque estamos atravesados de mitos. Porque tenemos licencias por maternidad y paternidad que no son acordes a las necesidades reales. Porque el personal de salud, en su gran mayoría, no recibe la capacitación necesaria en lactancia ni tiene las herramientas para la lactancia y porque está requiere del tiempo de atención que se ha perdido hoy en el sistema de salud.

Si a esto le sumamos lo que nos trajo el COVID 19 y la situación de pandemia, podremos entender el mensaje transmitido por la WABA (ente organizador de la Semana Mundial de la Lactancia) ¨…fortalecer la capacidad de los actores encargados de proteger, promover y apoyar la lactancia materna en los diferentes ámbitos de la sociedad…. Por medio de la educación y de la transformación de los sistemas actuales permitirá garantizar que los servicios de salud, comunidad y lugares de trabajo amigos de la lactancia estén apoyados por políticas nacionales basadas en la evidencia. ¨ ¨Los gobiernos, sistemas de salud, lugares de trabajo y comunidades deben estar informados, educados y empoderados para fortalecer las capacidades de proporcionar y sostener entornos amigables con la lactancia para familias en el mundo postpandemia¨. www.waba.org.my

Muchas veces nos preguntan por qué es necesario enseñar a dar la teta a una mamá. Las personas que amamantan y sus bebés no necesitan que les enseñemos, pero en este mundo actual donde estamos tan intervenidos culturalmente, es imposible hacerlo solas. Personalmente me gusta explicar que las puericultoras apoyamos a las familias en su decisión con información científica, necesaria y oportuna. Tenemos las herramientas para hacerlo.

No traemos una verdad, sino que observamos a la díada, el entorno y las posibilidades teniendo en cuenta el deseo. Damos la información y asistimos con nuestros saberes bajo esta mirada y acompañamos durante el primer trayecto de vida, en ese momento en donde todo es tan frágil, hermoso y difícil a la vez. Tengo el privilegio y la difícil misión de llevar un sueño adelante siendo parte del equipo de ACADP (Asociación Civil Argentina de Puericultura): ¨Promover y proteger la lactancia humana y el vínculo temprano garantizando el acceso a servicios de puericultura, la formación de profesionales y agentes de salud y la información a todas las familias¨ Van veinte semanas mundiales de la lactancia, todavía hay mucho camino por recorrer.

Aseguran que el 10% de las lactancias se pierden por la vuelta al trabajo de las madres

La prevalencia de lactancia al momento del nacimiento es del 96.9%, aunque a los 6 meses «se reduce bruscamente al 43.7%», señaló la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR) en el marco de la Semana Mundial de la Lactancia Materna que comienza este lunes.

«Si amamantar es una opción elegida por la mujer y acompañada por el entorno existen más posibilidades de una lactancia exitosa, con múltiples beneficios tanto para el bebé como para la madre», indicó la AAMR.

Según datos relevados en la 2ª Encuesta Nacional de Nutrición y Salud (ENNyS2, 2018-19), 1 de cada 10 lactancias se pierden por motivos relacionados con el retorno al trabajo.

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Lactancia Materna (Enalac) de 2017 que relevó más de 23.000 casos en todo el país, la lactancia materna exclusiva se mantiene a los 2 meses en 6 de cada 10 niños (58%); a los 4 meses en 5 de cada 10 (51%); y a los 6 meses en 4 de cada 10 niños (42%).

Los beneficios de amamantar hasta los 6 meses a los bebés son muchos.

En este sentido, subrayó que «promocionar y fortalecer los Espacios Amigos de la Lactancia en los ámbitos laborales es fundamental, para que el fin de la licencia por maternidad no determine también el fin de la lactancia» y precisó que «la evidencia señala que por cada mes de licencia que se extienda se podría reducir un 13% la mortalidad infantil».

Gisela Martinchuk, coordinadora de la sección Neumonología Pediátrica de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria y Secretaria del Comité Nacional de Neumología de la SAP, sostuvo que «la alimentación con leche humana es beneficiosa tanto para el bebé como para la persona que amamanta. El inicio de la lactancia materna antes de la primera hora de vida es una estrategia sanitaria de gran valor por su asociación con la disminución de la morbi mortalidad neonatal».

Los beneficios de amamantar

«En lactantes, baja la incidencia de infecciones respiratorias y de diarrea, reduciéndose el riesgo de hospitalización por ambas patologías en un 57% y 72%, respectivamente, mientras que, a largo plazo, también se observa que disminuye en 26% el impacto del sobrepeso y en 35% el de diabetes tipo 2», explicó.

«La Argentina cuenta con más de cien ‘Espacios Amigos de la Lactancia’ públicos y privados ya acreditados, pero deberían ser muchos más. Hay mucho por hacer», insistió Sergio Snieg, médico pediatra del Comité de Pediatría Ambulatoria de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

La SAP, bajo el título «Lactancia Materna, una responsabilidad compartida», destacó en un documento que es un derecho del bebé recibir este alimento, pero que no es responsabilidad solo de la persona gestante sostener el amamantamiento.

«La recomendación de lactar en forma exclusiva hasta los seis meses de edad y luego complementaria con otros alimentos hasta los dos años, o más, de vida del bebé, no debe asumirse como un acto que solo le incumbe a la mamá, sino que involucra un compromiso del que participan y son responsables los restantes miembros del grupo familiar, del trabajo y de la sociedad toda en su conjunto», sostuvo Roxana Conti, médica pediatra y neonatóloga, secretaria del Comité de Lactancia Materna de la SAP.

A su vez, la lactancia brinda una oportunidad de reforzar el apego, con beneficios para el desarrollo infantil, por lo que no sólo debemos asumirla como una forma de alimentar sino como una medida eficaz de salud pública que redundará en beneficios a largo plazo.

Las leyes argentinas

Argentina cuenta con leyes y políticas públicas que garantizan los derechos de las personas a amamantar y ser amamantadas, como la Ley 26.873 de Lactancia Materna o la recientemente sancionada «Ley de los 1.000 días», que «ofrece acompañamiento y asistencia en el embarazo y durante los primeros tres años de vida de los niños y las niñas, a todas las personas gestantes», recordaron.

Si amamantar es una opción elegida por la mujer tenemos más posibilidades de una lactancia exitosa y en aquellos casos en que no es deseada, «debemos evitar culpabilizar, ampliando la escucha sin juzgar brindando información adecuada», indicaron.

La AAMR recordó que «es importante que el/la pediatra observe el momento del amamantamiento para evaluar la prendida y si el agarre es correcto» porque «existen dificultades que pueden presentarse durante la lactancia, como grietas, mastitis, abscesos mamarios; los profesionales de la salud debemos detectarlos oportunamente para evaluar la conducta más adecuada a fin de evitar el abandono o la suspensión de ésta».

La lactancia materna implica equidad en términos de alimentación: la leche humana siempre es de la mejor calidad y, como hemos señalado, todos los bebés tienen derecho a comenzar a alimentarse de la mejor forma.

Lactancias en territorios

Por su parte, la Asociación Civil Argentina de Puericultura (Acadp) lanzó la semana pasada, en la localidad bonaerense de Malvinas Argentinas, la iniciativa «Lactancias en Territorio», que busca formar y acompañar a las familias de barrios vulnerables «para que la lactancia sea cada vez más accesible», articulando con organizaciones sociales, las cuales ofrecen sus espacios para brindar las capacitaciones.

Realizará diversas actividades «con el objetivo de promover la lactancia humana y el vínculo temprano; garantizar el acceso a servicios de puericultura; la formación de profesionales y agentes de salud, y la información a familias «para que la lactancia sea cada vez más accesible», enfatizó Virginia Laino, vocera de la asociación.

En tanto, el próximo 24 de agosto se realizará la Mesa Argentina de Lactancia, un encuentro entre el sector académico, los efectores de salud y las organizaciones sociales para «poner sobre la mesa los desafíos de la lactancia en la era moderna», concluyó Laino.