La Alacena

La Alacena, Gascón 1401, cocina italiana en Palermo Viejo

Publicado por Ian Marfort

La Alacena, Gascón 1401, cocina italiana en Palermo Viejo.

Trattoria moderna, Café bazar, Panadería y Restaurant de pastas caseras hechas a mano con sémola de grano duro y huevos de campo. Todo eso y más en un mismo lugar.

Ubicada en la esquina de Honduras y Gascón desde 2014, La Alacena es un lugar tranquilo; siempre y cuando no se llene de comensales ansiosos de recibir sus pastas recién hechas o uno de los exquisitos brunchs italianos que ofrece el restaurante. Se trata de un lugar pacífico, sin mucho tráfico, tanto automóvil como peatonal ya que está unas cuadras apartado de Palermo Soho.

El sitio cuenta con Delivery & Takeaway y sistema de reservas. Por otro lado, este es su menú y What’s App.

Cerca de la Plaza Unidad Latinoamericana, La Alacena es un lugar acogedor, con tan solo unos cuarenta metros cuadrados cubiertos; aunque debe destacarse que la esquina en que se encuentra es amplia y tiene varios lugares afuera. Las alacenas están contra las paredes, visibles. Algunas guardan la vajilla y los cubiertos, otras muestran productos tales como aceites o frascos.

La barra de despacho está dividida en dos, y detrás la cocina se halla a la vista. También decoran el ambiente los pizarrones con el menú del día y los clásicos del local.

Julieta Oriolo es socia y chef ejecutiva. Realizó sus estudios de cocina profesional en el Instituto Gato Dumas. Estuvo durante seis años a cargo de la cocina de Uriarte, luego asesoró en Le Blé, creó la primera carta de Malvón, y armó y comandó la cocina de Grand Café y BASA, el último emprendimiento de Patricia Scheuer y Luis Morandi. Hoy en día, además de manejar La Alacena, tiene dos programas en El Gourmet: «Las ensaladas de Julieta» y «Las recetas Italianas de Julieta».

Recomendaciones

No es de sorprender que el lugar destaque por y que la primera recomendación sean las pastas italianas. Cualquiera de ellas es una buena elección, pero los garganelli al ragú bianco de cerdo con Hongos de Pino y aceite de trufas son exquisitos.

Si se quiere una opción sin carne ni productos animales, los cavatelli vegano de espinacas con caponata de berenjenas, pomodoro italiano y pangrattato, también son un viaje de ida. En ambos casos y al igual que con todas sus pastas, son hechas a mano una por una.

Cavatelli vegano de espinacas con caponata de berenjenas y pomodoro italiano

Una segunda recomendación (y personal), es el Italian Brunch; para dos personas. No sólo se trata de que los brunchs en general permiten un plan más relajado en cuanto a horario que un almuerzo, cena, desayuno o merienda; sino de que entre éstos, es una opción distinta, acertada y rica.

Sin alejarse de cumplir el objetivo de ser desayuno y almuerzo, o merienda y almuerzo, es totalmente original. No comparte platos con otros lugares de la Ciudad de Buenos Aires.

El mismo cuenta con una stracciatella, dos porciones chicas de spaghetti con pomodoro y ´nduja, un plato de salumi, un avocado cornetto y dos zeppole con crema pastelera. Para beber, dos Aperol Spritz y dos cafés con leche u otra infusión. Mi plato preferido es la stracciatella, pero me encanta como un todo.

En lo que refiere a pastelería y postres, el tiramisú o la crostatta de peras con crema fresca son riquísimas elecciones. Una no es muy frecuente de encontrar en la ciudad, la otra es una de las mejores que vas a probar.

Tiramisú de La Alacena.

Por último, La Alacena cuenta con una muy buena variedad de vinos para disfrutar. Otro punto destacable es el café que utilizan, el cual tiene un aroma atractivo y buen sabor, un tanto ácido antes que amargo.

Consideraciones

La Alacena es un lugar exquisito, con buena atención y platos que no se encuentran fácilmente en la Ciudad; pero también es pequeño. Advierto esto porque se llena fácilmente, por eso recomiendo usar el sistema de reservas o ir temprano.

Los precios puede parecen algo elevados, pero hay que tener en cuenta que es comida muy elaborada con bastante valor agregado. No sólo por sus excelentes ingredientes sino antes bien por su proceso de producción.