Lanzaron el alerta a roja: lo vinculan con un riesgo «alto extremo» de mortalidad

Publicado por

El Servicio Meteorológico Nacional informó que “continuarán registrándose valores elevados de temperaturas por lo menos hasta el día viernes 3 de marzo”. El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) elevó este sábado por tarde a roja la alerta por las altas temperaturas en la ciudad de Buenos Aires y el resto del área metropolitana, mientras que para la ciudad santafesina de Rosario y sus adyacencias emitió el alerta amarilla. El efecto sobre la mortalidad, señala el organismo, es «alto extremo».

Cómo cuidarse
Tomar mucha agua durante todo el día.
Consumir alimentos frescos, frutas y verduras.
Evitar las bebidas alcohólicas muy dulces. Y también las infusiones calientes. El mate, preferentemente frío.
Usar ropa suelta, de materiales como algodón y de colores claros.
Protegerse del sol con sombrero o sombrilla.

Para los más chicos
El ministerio de Salud sugiere:
Si toman teta, darles el pecho con más frecuencia.
Hidratarlos con agua fresca y segura.
Ubicarlos en lugares frescos y ventilados.

El SMN informó que “continuarán registrándose valores elevados de temperaturas por lo menos hasta el día viernes 3 de marzo” y “se prevén temperaturas mínimas entre 23º y 27º esperándose las más altas sobre la región de Cuyo, zona central y provincias del noroeste”.

El organismo advirtió: “En cuanto a las temperaturas máximas, oscilarán entre los 34º y 40º con elevada sensación térmica, pudiendo ser superadas en forma puntual”.

“Cabe señalar que podrían observarse disminuciones temporarias de temperatura debido a fenómenos de lluvias o tormentas”, completó.

La alerta roja se alcanza en situaciones extremas, dentro de una ola de calor extensa y con pronósticos de temperaturas que evidencian la continuidad de la misma.

Esta alerta implica que pueden ser afectadas «todas las personas saludables, y no sólo los grupos de riesgo».

Según indicó el SMN, «los estudios realizados demuestran que hay una relación entre las temperaturas y la mortalidad diaria en forma de “U” en ambas ciudades, es decir, la población es susceptible a temperaturas muy bajas en la época invernal y a temperaturas altas en verano».

Como ejemplo, puntualizó que «la ciudad de Buenos Aires posee un promedio estival de 90 muertos por día pero, por ejemplo, durante la ola de calor de principios de 2001 se elevó a 250 muertos en un día solamente».