Las líneas 39, 34, 12 y 59 estrenarán unidades de colectivos eléctricos

Publicado por

Cuatro líneas estrenarán unidades antes de fin de año; no contaminan el medio ambiente. Los colectivos podrían empezar a circular en noviembre y, mientras tanto, la Ciudad prepara otro llamado para sumar más líneas en donde se contemple unidades eléctricas, con GNC y biodiesel.

Con el objetivo de potenciar la innovación y las nuevas tecnologías de motorización en el transporte público, el Gobierno autorizó, mediante un decreto presidencial, la importación de hasta 350 buses eléctricos por parte de fabricantes o importadores de vehículos, con un cupo máximo de 60 colectivos por empresa y por un plazo de 3 años de vigencia del decreto. La medida, publicada en el Boletín Oficial, busca asimismo incentivar la producción local. Aquellas compañías que presenten un plan de fabricación nacional de ómnibus eléctricos podrán importar con un arancel del 0%.

Las líneas 39, 34, 12 y 59 estrenarán unidades de colectivos eléctricos, que no contaminan el medio ambiente, antes de fin de año. Llegarán en total ocho unidades -dos por cada línea de colectivo- que los usuarios podrán usar a partir de junio.

«Argentina es uno de los países más atrasados de términos de movilidad eléctrica, pero estamos trabajando para revertirlo. Después de la licitación a la que llamamos el año pasado se obtuvo el interés de las empresas que traerán los buses», dijo Guillermo Dietrich, ministro de Transporte de la Nación.

«Son ecológicos, no necesitan combustibles y no emiten gases de efecto invernadero que produce el cambio climático», aportó Juan José Méndez, subsecretario de Transporte porteño. Los colectivos tienen un valor de entre 350 mil y 500 mil dólares.

Las unidades serán de origen chino, llegan al país en junio y estarán a prueba un año. Cada una tiene un valor entre US$ 350.000 y US$ 500.000. Su autonomía, es decir la distancia que pueden recorrer con una carga de baterías, varía entre 80 y 200 kilómetros, según el modelo y que sea de carga rápida o lenta.

Serán dos buses para cada línea seleccionada. La convocatoria para las interesadas en probar esta tecnología fue lanzada en noviembre del año pasado por los gobiernos nacional y porteño.

Desde el Ministerio de Transporte destacaron que «el objetivo de la prueba piloto es evaluar la viabilidad técnica de esta nueva forma de movilidad, así como su viabilidad operativa, económica y ambiental».

A través de la subsidiaria local CTS Auto, la firma china recibió en mayo la autorización nacional para instalar una planta industrial en el país; las obras deberían comenzar antes de fin de año, según los plazos establecidos desde el Ministerio de la Producción.

BYD, fundada en 2003 en China, fabrica ómnibus y autos eléctricos para ser usados como taxis; el año pasado vendieron 100.000 unidades en el mundo. En la Argentina, por ahora, el proyecto es sólo para colectivos. Entienden que podrían comercializar unos 300 en el primer año para, en cinco, duplicar la cifra.

Incentivos para la producción local de buses eléctricos

El decreto establece que las empresas que presenten un plan de fabricación nacional deberán, para poder importar con un arancel del 0%, iniciar la producción en un plazo menor a dos años respecto de la primera importación realizada y por un volumen al menos equivalente al promedio de unidades importadas por año. La integración de partes locales deberá partir de un mínimo del 10% durante los primeros 2 años y subir al menos hasta un 25% a partir del tercer año de producción.