Las PyMEs reciben un 13% menos por el uso de tarjetas de crédito en sus ventas

La Federación de Comercio de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (FECOBA) informó que los aranceles puestos en práctica por el sistema de tarjetas de crédito afectan de manera concreta a la rentabilidad de los comercios pyme. Esto se da porque de este modo se marca aún más el cuadro de recesión del sector en medio de la complicada coyuntura económica que atraviesa la Argentina.

Desde FECOBA han dicho que las medianas empresas que usan tarjetas de crédito se ven impedidas de recibir hasta un 13% de sus ingresos, entre comisiones y costo financiero, algo que claramente quita “competitividad” justamente en una etapa complicada en la que es necesario vender más afrontar la crisis.

Fabián Castillo, presidente de FECOBA, dijo que lo que se da es consecuencia directa de los emisores de tarjetas de crédito y débito que cobran un arancel a los comercios por las transacciones que se realizan, con un tope de 2,35% para las afectadas con tarjetas de crédito y 1,1% para las de tarjetas de débito.

Al mismo tiempo, los comercios le deben hacer frente a un costo financiero que es producto de impuestos y retenciones. Inicialmente se abona 21% del IVA sobre el arancel cobrado por el emisor de la tarjeta, algo que representaría un 0,5% extra sobre la venta que se ha concretado, en el caso del responsable inscripto y un costo directo de 0,5%, para monotributistas.

A lo anterior se le agrega el alquiler mensual de las POS que es -en promedio- de entre 300 y 400 pesos; mientras que el monto se agrega también a los emisores de tarjeta que abonan la compra al comercio y se convierten en agentes de retención de Ganancias, IVA e Ingresos Brutos. Así, los emisores no le pagaran a los comercio un monto adicional que esté cerca del 7% del total.

“En una venta de $100.000, en concepto de arancel el comerciante va a recibir el monto de la venta menos el 2,35% de arancel, es decir unos $97.650, a lo cual debe sumarse el pago del IVA sobre la comisión, por lo que deben descontarse casi $500 adicionales. Para finalizar el proceso, de esos $97.150, los emisores de tarjetas retienen aproximadamente 7% en concepto de retención de ganancias, ingresos brutos e IVA. Por lo tanto, de los $100.000 iniciales, el emisor de la tarjeta le pagará algo más de $90.000”, destacaron voceros de FECOBA.

error: Te queremos :-)