news rojo1 1

Las semillas de cáñamo aportan proteínas, fibra y grasas saludables

Las semillas de cáñamo son una fuente nutritiva de proteínas, fibra, grasas saludables y otros nutrientes. Se pueden consumir enteras, molidas en harina o prensadas para obtener aceite.

Harina de cáñamo

La harina de cáñamo es un subproducto de la molienda de las semillas de cáñamo. Es una fuente de proteína completa, con todos los aminoácidos esenciales. También es una buena fuente de fibra, hierro, magnesio y zinc.

Aceite de cáñamo

El aceite de cáñamo es un subproducto de la prensa de las semillas de cáñamo. Es una fuente de grasas saludables, incluyendo omega-3 y omega-6. También es una buena fuente de vitamina E.

El aceite de cáñamo se puede utilizar para cocinar, aliñar ensaladas y añadir a batidos. Es un aceite versátil que se puede utilizar de muchas maneras.

La harina de cáñamo se puede utilizar para hornear, cocinar y hacer batidos. Se puede mezclar con otras harinas para aumentar el contenido de proteínas y nutrientes.

Código de alimentación saludable

En Argentina, la Comisión Nacional de Alimentos (CONAL) aprobó la incorporación de la harina, el aceite y las semillas de cáñamo al Código Alimentario Argentino (CAA). Esto significa que estos productos ahora se consideran seguros para el consumo humano.

La incorporación de los subproductos de las semillas de cáñamo al CAA es una buena noticia para los consumidores argentinos. Estos productos son una fuente nutritiva de proteínas, grasas saludables y otros nutrientes.

Suman al Código Alimentario las semillas de cáñamo para uso de subproductos como harinas y aceites

Las semillas de cáñamo fueron incorporadas al Código Alimentario Argentino (CAA) para el uso de subproductos como harinas y aceites y ahora integran la categoría de «semillas comestibles», informó hoy la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca al destacar la publicación en conjunto con el Ministerio de Salud de la Resolución 31/2023 en el Boletín Oficial.

«En este contexto histórico se nos presenta una oportunidad única de numerosas ramificaciones a través de un desarrollo inteligente y exitoso de la industria del cáñamo industrial-hortícola (Cannabis sativa L)», expresó el titular del área, Juan José Bahillo.

En esta línea, enfatizó que «el actual contexto global brinda importantes espacios para competir con calidad y excelencia mediante la producción de diversos productos derivados de este cultivo milenario».

La R 31/2023 establece una modificación en el Artículo 917 en la que autoriza para el uso alimentario y describe la especificidad de las semillas de cáñamo cómo semillas sanas, limpias y bien conservadas de las distintas variedades de la especie vegetal Cannabis sativa L y que no expresan más de 1% de delta-9 tetrahidrocannabinol (THC).

Esta normativa se desarrolla tras la investigación y trabajo de la Comisión Nacional de Alimentos (Conal) que avanza en el estudio y desarrollo del marco regulatorio de alimentos, para incorporar al Cannabis sativa L, y sus productos derivados en el CAA.

A través de la R 31/2023 se dictamina que las semillas de cáñamo no deberán contener restos de otras partes de la planta (hojas, tallo) ni más del 0,5% de semillas dañadas, al tiempo que deberán estar libres de insectos vivos.

Además, se fija en 0,25% la presencia de material mineral y en no más de 0,10% de insectos muertos, fragmentos o resto de insectos.

En la misma se incorpora al CAA la «harina de semilla de cáñamo», proveniente de la molienda de la torta de semillas de cáñamo autorizadas y que serán clasificadas cómo desgrasada o parcialmente desgrasada.

Finalmente se incorpora el aceite de semillas de cáñamo que se obtiene de las distintas variedades de semilla de Cannabis Sativa L, y que son previamente autorizadas por el CAA.

En el ámbito del uso industrial-hortícola, el cáñamo, una economía regional en crecimiento y con potencial, se cultiva en numerosos países por la diversidad de productos que se obtienen, bajo impacto ambiental, amplia adaptación a los suelos, bajo costo de siembra, resistencia a la sequía, posibilidad de intercalar con otros cultivos y que brinda doble cosecha por temporada, concluyó Agricultura.