Huevo

Las tres recetas más sencillas y universales del mundo

Las tres recetas más sencillas y universales del mundo ofrecen platos deliciosos con ingredientes fácilmente disponibles:

Huevos fritos
Los huevos fritos son un clásico culinario que se disfruta en todo el mundo. Con ingredientes simples como huevos, aceite o mantequilla y sal, prepararlos es pan comido. Calienta un poco de aceite o mantequilla en una sartén a fuego medio, rompe los huevos en ella y cocínalos por unos minutos hasta obtener el punto deseado. Sazona al gusto con sal.

Arroz blanco
Este básico está presente en numerosas cocinas globales. Solo necesitas arroz, agua y sal. Lava el arroz con agua fría hasta que esta salga clara. Luego, en una olla, lleva a ebullición el arroz y el agua. Reduce el fuego, tapa la olla y cocina durante unos 20 minutos hasta que el arroz esté listo.

Sándwich de mantequilla de maní y mermelada
Un tentempié clásico y versátil para cualquier ocasión. Para prepararlo, utiliza pan, mantequilla de maní, mermelada y, si lo prefieres, añade un toque de miel. Coloca una capa de mantequilla de maní en una rebanada de pan, añade mermelada y otra rebanada de pan encima. Corta el sándwich por la mitad y ¡listo para saborear!

Estas recetas son ideales para principiantes en la cocina o para quienes buscan platos rápidos y sin complicaciones. Utilizan ingredientes comunes y son pasos simples para iniciarse en el arte culinario.