Local de Palermo exhibió a un pony en la vidriera y se armó un escandalo

Publicado por

Todo arrancó cuando la medíatica Lelé @candetinelli o hija del zar de la TV, incrustó dentro del arco el tema en los medios he hizo mover del letargo de la siesta interminable a la Fiscalía del Barrio.

Que es este disparate? Si, un pony de decoración en la vidriera de un local en Palermo. La policia se hace la dolobu. Alguien hará algo?!

Estaba ubicado en la vidriera. Los dueños fueron denunciados por maltrato animal. Justifican que lo mostraron por el día del niño.

El barrio porteño de Palermo Soho se caracteriza por sus bares, restaurantes y comercios. Sin embargo, la semana empezó convulsionada luego de que organismos protectores de animales denunciaron por crueldad animal a una mueblería por exhibir en la vidriera a un caballo miniatura, de la raza Falabella.

Un local de decoración y muebles fue centro de todas las miradas. Y no por la calidad de su madera o los diseños: un Falabella, perteneciente a la raza de caballos más pequeña del mundo, estaba ubicado en un la vidriera del local. El animal se movía de un lado para el otro, siempre dentro de los márgenes del pequeño «corral». Fotos y videos del «caballito» comenzaron a inundar las redes sociales.

«La gente denunció sin saber. El caballo vive en un campo. La idea era que todos los días de la semana estuviera allí solo entre las 14 y las 19 para entretener a los chicos del barrio», afirmó el dueño del animal, Evaristo Falabella. «Los dueños del local son amigos míos. Ellos no necesitan poner un pony en el comercio para aumentar sus ventas. La idea era que los niños pudieran venir a acariciar y tocar a Tuco durante un rato todas las tardes. Este animal es muy sociable y no sufre ese tipo de contacto diario», afirmó su dueño.

Leynomastas @leynomastas
#MaltratoAnimal->Pony exhibido en vidriera de local de muebles #Palermo p/»atraer clientes» @Bmmichienzi cumpla la ley 14346 y proteja a

Rápidamente, un organismo de protección animal denunció en la fiscalía de la comuna 14 al dueño del local por crueldad y maltrato animal. El caso podría significarle al comerciante una pena de entre 15 y 1 año de prisión. La policía junto a médicos veterinarios se acercaron al local para realizar el procedimiento. Los especialistas resolvieron que el caballo miniatura no podía permanecer en el lugar y, finalmente, fue llevado a un establo en Pilar.

Sería bueno también que la Fiscalía de la Comuna 14 defienda a los vecinos, por los robos, hurtos y ruidos molestos, ya que su labor como fiscales es de mate, joda, putas y siesta. Según pudo saber Palermonline Noticias la atención de las denuncias no mediáticas no son atendidas en tiempo y forma. Dicah fiscalía cuando está la TV salen a hacer pinta, pero cuando los problemas son más pesados o temas de vecindario, se esconden detrás de los escritorios como cucarachas y de las vestiduras. Fiscales de la Comuna den la CARA. Nadie sabe quienes son y si cumplen horarios, todo es oscuro y poco transparente. Nadie sabe estadísticas de denuncias realizadasni de los casos que tienen. La oscuridad de la Fiscalia de la Comuna 14 es absoluta.

El dueño del local, ubicado en Serrano y Niceto Vega, defendió la presencia de «Tuco», el caballo que mide entre 70 y 85 centímetros de alto, dentro de la mueblería: «La idea era regalarle una semana a los niños para que interactúen con los caballos sin ningún tipo de fin económico. Dejamos que se mueva libremente por todo el local», justificó. Otro de los dueños del local afirmó que el animal «no tiene estrés» y sostuvo que «no lo tenían permanentemente».

«El caballo estuvo todo el día expuesto al sol, no tenía agua ni comida. Un pony no tiene que estar en un lugar de muebles, pertenece a otro ámbito», expresó indignada una de las denunciantes.

El comerciante reconoció estar «muy dolido por la crueldad que existe en la sociedad» y reiteró que su única intención era «acercarle a Tuco a los chicos».

No obstante, Victoria González Silvano, titular de Derecho Animal en la carrera de Abogacía de la Universidad de Buenos Aires (UBA), aseguró en declaraciones televisivas que «los animales no son objetos» ni hay por qué «cosificarlos».

«Si hubiese sido una mujer en bikini no hay ninguna duda de que todos gritaríamos ‘ni una menos’ y acá también tenemos que gritar ni una menos», señaló González, para quién poner un caballo en la vidriera de una mueblería «representa un peligro no sólo por las enfermedades que pueda transmitir sino por potenciales ataques a los niños».

La denuncia se formalizó en la Unidad Fiscal Especializada en Materia Ambiental (UFEMA), cuyo titular, Matías Michienzi, secuestró a Tuco e imputó al dueño del comercio y al propietario del pony, Evaristo Falabella, por maltrato animal .

«El animal era exhibido en la vidriera del local y era víctima de actos de maltrato y/o de crueldad debido a que no se observaba que se lo alimentara o suministrase agua, y estaba bajo los rayos del sol en un lugar inapropiado para la permanencia de un animal de esa especie», informaron hoy desde la fiscalía.