Los 7 pecados capitales que arruinan tu crecimiento económico

“Los pecados no se redimen en la Iglesia. Se redimen en las calles, se redimen en casa. Lo demás son chorradas y tú lo sabes.”
Martin Scorsese

Desde la mirada bíblica, un pecado capital constituye una manera de pensar, sentir y actuar que conlleva a un daño hacia si mismo y los demás. Según esta mirada un pecado es visto por los demás y sobretodo por Dios, como algo negativo y que merece un castigo divino. Desde una mirada psicológica mas humana y profunda, un pecado puede constituir una manera de actuar que trae daño personal y a otros, aunque también nos brinda una oportunidad de darnos cuenta, corregir y crecer como personas, volviéndonos seres más conscientes, equilibrados y sabios.

En mi nuevo libro INTELIGENCIA EMOCIONAL EN LA EMPRESA he desarrollado un capitulo entero dedicado a los 7 pecados capitales y sus efectos en nuestra capacidad de trabajar, crecer y lograr prosperidad material y emocional. He aquí una lista sintética de cada uno de estos 7 pecados capitales y cómo puede perjudicar nuestra capacidad de ganar dinero, crear, lograr vínculos equilibrados y generarnos un trabajo en condiciones saludables. Te invito a revisar cual de estos pecados podés estar manifestando en tu vida:

Autoritarismo-reactividad: Actuamos de manera autoritaria e intimidante, creyéndonos que poseemos la verdad. Y si alguien nos trae un punto de vista diferente o nos confronta, tendemos a reaccionar a la defensiva sin enriquecernos con opiniones ajenas. Alguien así genera rechazo y miedo en los demás.

Inmadurez: Actuamos como criaturas sin hacernos responsables de nuestros actos y lo que queremos lograr. Un perfil así suele ser echado de los trabajos y no despierta confianza en nadie.

Pasividad: Actuamos como vagos- perezosos. Podemos evitar el esfuerzo y postergar continuamente las acciones para crear cambios esperados. En Argentina existe una generación entera de millones de personas con este pecado, fruto de políticas inadecuadas. Un empleado o profesional así, es tildado como un vago y a corto plazo nadie quiere darle trabajo ya que no cumplirá con lo que nos dice.

Frialdad emocional: Nos manejamos como “robocop” con nuestros compañeros, colegas, colaboradores o clientes. Es decir, actuamos de manera fría, solemne, distante y sin conectarnos emocionalmente. Este pecado genera rechazo y el querer buscarnos otro profesional o empresa que tenga más calor.

Salvador: Actuamos como Superman, o la Mujer Maravilla, queriéndonos cargar los problemas y dificultades de los demás en nuestros hombros. En vez de delegar y empoderar a otros, acaparamos todo con “intenciones nobles” que terminan perjudicando nuestra salud. Un perfil así genera relaciones de dependencia que debilitan a los demás y la eficacia de su trabajo.

Gestión ineficaz de las caricias: No felicitamos ni reconocemos los logros de los demás. De hecho está comprobado que felicitar y apreciar logros ajenos es una de las habilidades más importantes en el mundo laboral. Alguien que no practica esto, se vuelve insulso y desperdicia oportunidades de generar vínculos humanos cálidos y profundos.

Soberbia: Considerado el peor de los pecados capitales. Implica creernos especiales y portadores de una verdad única que no puede ser puesta a prueba ni modificada. Alguien que actúa así genera adhesiones y también mucho rechazo. De hecho está comprobado que a mediano plazo, clientes y colegas pueden preferir cambiarnos por otro profesional que tenga una actitud más humilde y humana.

La consulta es, ¿Cuál de estos 7 pecados capitales podés estar manifestando en tu vida profesional? ¿Qué efectos podés observar que te traen en tu capacidad de ganar dinero, disfrutar del trabajo y experimentar equilibrio?

Como comentaba antes y profundizo en mi nuevo libro que te invito a leer, los pecados no son malos. Son oportunidades de crecer con conciencia, lo cual es un ingrediente esencial para lograr prosperidad material junto a salud y vínculos equilibrados. Después de todo, de eso se trata…de ganar dinero junto a disfrutar de una vida con placer, amor y crecimiento.

¡Que tengas una muy buena semana revisándote!

Pablo Nachtigall- Psicologo y consultor empresas
Tel.: 154 946 9491

error: Te queremos :-)