Parque Gigena

Los caños maestros frenan la inauguración del Paseo Gigena en Palermo

Privados de juguete y de mentiras: Todo caño será a costa y costo de los Porteños.

El Paseo Gigena es un proyecto de desarrollo comercial y gastronómico ubicado en el barrio de Palermo, en Buenos Aires, Argentina.

La apertura del esperado espacio Gigena, ligado a los nombres prominentes de Caputo y Bausili, se ha visto frustrada por un inesperado obstáculo: los caños maestros que abastecen de agua a gran parte de Buenos Aires. Esta joya arquitectónica, situada en Dorrego y Bullrich en el barrio de Palermo, estaba programada para su inauguración en 2023. Sin embargo, un error de diseño en los planos ha impedido el avance de esta costosa obra.

Resulta desconcertante que, con una inversión tan considerable en una construcción de esta envergadura, se haya pasado por alto el hecho de que el edificio se erigiera sobre los caños maestros que suministran agua potable a medio millón de residentes de la ciudad. El terreno, altamente codiciado por su privilegiada ubicación frente al Hipódromo de Palermo, alberga un imponente edificio de cinco plantas y tres módulos que AySA, la empresa de servicios públicos, se ha negado a habilitar debido a los riesgos que implica.

Los caños de alta presión de agua atraviesan transversalmente una sección del predio donde se ha construido el Paseo Gigena. Según fuentes directas del caso, los peligros asociados a esta situación son significativos. La posibilidad de problemas con las cañerías podría ocasionar daños importantes al edificio e incluso poner en riesgo la seguridad de las personas que lo visiten. «No se puede construir un edificio con tráfico de personas sobre caños maestros», afirmó uno de los expertos consultados.

La relación entre la obra y figuras como el ministro de Economía, Luis Caputo, y el presidente del Banco Central, Santiago Bausili, se entrelaza a través de la empresa constructora Coinsa, dirigida por Martín Maccarone, cercano al círculo del presidente Milei. La empresa financiera Axis Inversiones, anteriormente liderada por Caputo antes de su incursión en la función pública, alquiló oficinas en un edificio de Coinsa en el barrio de Palermo.

Aunque la desarrolladora BSD es la responsable del proyecto, la consultora financiera Anker, vinculada a Caputo y Bausili, participó en la financiación del Paseo Gigena a través de un fideicomiso creado durante la gestión de Horacio Rodríguez Larreta como alcalde de la ciudad. Este fideicomiso recaudó aproximadamente 50 millones de dólares para la construcción del edificio.

La participación de Caputo y Bausili en esta empresa se intensificó tras el colapso de la multinacional We Work, debido a los efectos de la pandemia de Covid-19. Esto abrió una oportunidad para Anker Latinoamérica S.A., fundada por Caputo y su hermano, Flavio, con la participación de Bausili. La empresa organizó un fideicomiso para reunir inversores y suplantar a We Work como socio.

Aunque la licitación para el desarrollo del Paseo Gigena fue ganada por Masbor SRL y BSD Grupo Asesor, el proceso estuvo marcado por la exclusión de firmas inmobiliarias reconocidas como IRSA de Eduardo Elsztain. La idea original de los ganadores era financiarse a través de We Work, pero ante su declive, los hermanos Caputo tomaron la delantera con Anker Latinoamérica.

A pesar de las potenciales ganancias estimadas en más de medio millón de dólares en alquileres, el proyecto se encuentra en punto muerto debido a la negativa de AySA a habilitar el paseo comercial, demostrando que incluso las empresas más influyentes no están exentas de enfrentarse a desafíos inesperados en el mundo de la construcción y el desarrollo inmobiliario.