Palermo Online Noticias IMAGEN

Los cheques rechazados por falta de fondos aumentó 71% en un año

Publicado por

La falta de fondos y la dura crisis económica se nota de diferentes maneras en la Argentina, pero durante el último año, se marcó sobre todo con la gran cantidad de cheques rechazados. Así, los cheques rechazados por falta de fondos aumentó 71% en un año, ejn comparación la cantidad de dinero compensado en el clearing bancario en relación con el total de documentos rebotados, y aumentó un 77%, cuando se mira en cifras absolutas. Los datos figuran en las estadísticas del Banco Central.

Una de las cosas más comunes que se ven en el día a día es el rechazo bancario de un cheque. Cuando un cheque es rechazado por el banco, la entidad explica y especifica el por qué del rechazo. De esta manera, el rechazo bancario se convierte en lo que en materia de Títulos de Crédito se conoce como “protesto”; es decir, el banco protesta, rechaza el cheque, colocando su sello de protesto en el reverso y explicando la razón.

Actualmente existen cuatro razones básicas causales de rechazo que son:

No existen fondos suficientes en cuenta (incluyendo el giro en descubierto)
Sin registrar (cheques de pago diferido)
Defectos formales o de forma
Otros motivos

De acuerdo a datos del BCRA, en junio pasado los cheques sin fondos representaron el 1,2% del total del dinero que pasó por la cámara compensadora, en tanto que en el mismo mes de 2017 fueron el 0,7%. El dato implica que la situación en esa parte de la cadena de pagos se deterioró 0,5 puntos porcentuales o el 71%.

El monto de dinero que circuló por el clearing durante el último año y los rechazos aumentaron, aunque de manera dispar. Por un lado, el mes pasado fueron procesados en la cámara $344.236 millones, un 20% más que en el mismo mes de 2017, cuando la cifra llegó a $286.788. Si se descuenta la inflación del año, que estuvo estimada en el 28%, los pagos con cheques habrían disminuido 8 puntos en términos reales.

En junio fueron rechazados $19.286 millones. Una porción de estos, $12.513 millones, se pagó en diferido. Son cheques que no fueron compensados en la fecha original dados los feriados o paros nacionales, con lo cual surgen como rebotados en el momento del depósito, y luego se pagan en los días posteriores. Otro grupo, que suma $6.772 millones, no se pagó y de ellos $4.130 millones correspondieron a los que efectivamente fueron librados contra cuentas que carecían de fondos.

Al mismo tiempo, el otro grupo con algo más de $2.600 millones, fueron cheques que tenían defectos técnicos imposibles de salvar. En junio de 2017 el rechazo llegó los $6.302 millones, pero de ellos $3.725 se pagaron de manera diferida. De lo que resta, $2.007 millones carecían de fondos las cuentas y $570 millones contenían errores insalvables. Medido en términos absolutos, la cantidad de dinero rechazado en el clearing bancario creció 105% de un año a otro, a lo cual, si se le descuenta la inflación, se ubicaría en torno al 77%, mientras que por otro lado, la compensación bajaría en términos reales.

En tanto que en términos reales el dinero cursado por cheques iba perdiendo fuerza. el Banco Central reportó un incremento en la irregularidad en el crédito al sector privado y caída de préstamos en UVA. En junio, los préstamos ajustados mediante ese mecanismo cayeron 42%. Por otro lado, en mayo se elevó el ratio de irregularidad en los créditos al sector privado al 2,1%, mientras que el coeficiente de morosidad del crédito al consumo y la vivienda alcanzó al 3,4%. En el quinto mes del año los bancos tenían previsionado el 126% de los créditos en situación irregular.

El Gobierno no niega que hay un «alto estrés» sobre la cadena de pagos de las pequeñas y medianas empresas, desde el momento en que la crisis cambiaria hizo explotar las tasas de interés. Para un descuento de cheques, la tasa mínima actual es del 70%, lo cual torna inconsistente la operatoria de una firma de escaso porte.

El Gobierno deberá afrontar este martes otra prueba de fuego en materia económica, ya que el INDEC difundirá la inflación de junio y el semestre, mientras el Banco Central realizará una nueva megalicitación de LEBAC.

Luego de que en las últimas dos semanas el dólar pareció encontrar un punto de equilibrio alejado del récord de $29,57 en medio de la corrida cambiaria, el mercado estará a la expectativa de los datos que publicará el INDEC y el resultado de la subasta mensual realizada por la autoridad monetaria.

Estimaciones privadas indicaron que la inflación de junio se se ubicó entre 3,5% y 4%, y advirtieron que se trató de «la más alta en dos años».

Según un estudio del Instituto Estadístico de los Trabajadores (IET) de la Universidad Metropolitana para la Educación y el Trabajo (UMET), el costo de vida trepó en doce meses al 29,5%.

«Hay servicios en los que la inflación mensual registra subas de hasta 7,5 puntos, como el área de esparcimiento; de 5% en Salud; Transporte y Comunicaciones (4,3%)», señaló el informe.

Por su parte, el economista Fausto Spotorno, integrante del Estudio Orlando Ferreres y Asociados, subrayó que la inflación de junio fue de 3,9%.

En tanto, Eco Go consultores estimó que la inflación medida por su Relevamiento de Precios Minoristas (RPM) exhibió un aumento del 3,7% en junio.

A su vez, ese día el Banco Central deberá hacer frente a un «test» en la city porteña al concretar la licitación de Lebac.

Se trata de un importante vencimiento de unos $536.000 millones, monto que los analistas del mercado creen que no será renovado en su totalidad.

Así sucederá luego de que días atrás el Gobierno llevara a cabo una licitación de Letras del tesoro en dólares, a las cuales se podían suscribir en pesos, en dólares o Lebac.

En junio, el Banco Central había renovado sólo el 60%, un total de $308.473 millones, del vencimiento de Lebac por $514.779 millones, pese a elevar la tasa de interés de 40% al récord de 47% anual para el plazo más corto, en un intento por volver más atractivo al peso y frenar la demanda de dólares.