Los consumidores argentinos deben reforzar la seguridad de sus cuentas bancarias

Por Luis Corrons, experto en seguridad de Avast

Una autoridad financiera en Chile informó hace pocos días la filtración de datos de tarjetas de crédito de miles de clientes, y ordenó a los bancos afectados adoptar urgentes medidas. Argentina no está exenta de este tipo de ataques. Los cibercriminales atacan a los consumidores porque saben que la mayoría guarda información personal y confidencial en sus dispositivos, y también, que usan sus computadoras y teléfonos inteligentes para hacer compras y operaciones bancarias por Internet. A su vez tienen en cuenta que los usuarios son el eslabón más débil y suelen ignorar cuáles son las mejores prácticas de seguridad.

En el último tiempo aumentaron las amenazas de troyanos a la banca móvil. Habitualmente, imitan la pantalla de inicio o se presentan con una pantalla genérica con el logo del banco. Los consumidores pueden confiar en tiendas reconocidas como Google Play y la App Store para descargar aplicaciones bancarias. Aun así, deben tener cuidado. Si la interfaz tiene un aspecto diferente o extraño, necesitan volver a verificar con el equipo de atención al cliente del banco. También es importante que utilicen la autenticación de dos factores (si está disponible) y que se aseguren de tener un antivirus para Android que pueda detectar malware codicioso.

En una encuesta reciente de Avast, se compararon interfaces de apps bancarias legítimas y falsas. En Argentina, 64 % identificó interfaces bancarias auténticas como falsas, y 31 % confundió interfaces falsas con las genuinas. Estos resultados son alarmantes y demuestran que los consumidores pueden ser víctimas fáciles de los troyanos.

Los usuarios también deben cuidarse del phishing, que es una técnica que los ciberdelincuentes usan para engañarlos y lograr que revelen información confidencial, como los datos de las tarjetas de crédito. Las estafas mediante phishing suelen venir en forma de correos electrónicos que parecen provenir de un sitio legítimo, y contienen un enlace o un adjunto. Los enlaces incluidos en los correos electrónicos llevan a sitios maliciosos, que son casi idénticos al original y le piden al usuario que introduzca información personal.

Es fundamental que los consumidores tengan contraseñas fuertes y exclusivas para cada cuenta que abren en Internet, y las cambien periódicamente para mantener la seguridad en línea. Recomendamos para esto usar un administrador de contraseñas, ya que la mayoría de los usuarios tienen más de 20 cuentas en Internet, lo que hace difícil crear y recordar contraseñas fuertes y exclusivas para cada una de ellas.

Por último, pero no menos importante, un cliente nunca debería realizar operaciones bancarias desde una computadora o dispositivo móvil que no le pertenezca, ya que los piratas informáticos podrían espiar sus actividades; lo mismo sucede con las redes de WiFi.

Si fuera imprescindible conectarse a una red de este tipo, es sumamente importante usar una red VPN y así poder estar protegidos.

error: Te queremos :-)