Lubertino analiza la apertura de sesiones de la Ciudad

Buenos Aires, febrero de 2015. La precandidata a Jefa de Gobierno María José Lubertino, expresó que “el discurso de Macri, en la apertura de sesiones de la Ciudad fue un discurso de campaña, un discurso electoral, más dirigido a convencer a los electores de todo el país que no viven en esta Ciudad que a plantear los desafíos pendientes, los logros de una gestión”.

Además, dijo que “hubo un relato de logros que no se ven en la Ciudad para quienes vivimos en ella, nos habla de una educación de calidad cuando en realidad estamos a punto de empezar las clases y hay más de 6000 vacantes faltantes en las escuelas. No solo eso, sino que nos habla de 54 centros para niños de primera infancia cuando en realidad nunca se han tratado los proyectos de ley de educación inicial y sabemos que el mandato de la Constitución de la Ciudad era universalizar la educación.”

Además, agregó que “habló excelencia e inversión realizada en salud y no se han designado a 2000 enfermeras que faltan en el sistema, no se terminó el hospital de Lugano que lo prometió hace 8 años en campaña y fundamentalmente temas agraviantes como decirnos que se están cumpliendo con las metas de basura cero y sabemos que se perdieron años durante esta gestión para abordar seriamente el tema y la Ciudad está más sucia y desordenada que nunca”.

Luego dijo que “nos deja una Ciudad triplemente endeudada, donde se duplicó el ABL y eso no se sabe a dónde fue a parar, donde no se hicieron las obras de infraestructura importantes que se habían prometido como en materia de subte o como algunas obras importantes en materia de inundaciones”.

Para finalizar, expresó que “como sabemos, pero no se dice, esta Ciudad fue, durante la gestión del macrismo, un festín para los grupos económicos de poder concentrado donde ha avanzado la especulación inmobiliaria, donde hay exención impositiva para grupos económicos y esto fue lo que determinó que para apalear esas injusticias se aumentaran los impuestos de la mayoría de los/as porteños/as que vivimos en esta Ciudad. Por eso realmente fue más un discurso propio de un pastor de una iglesia electrónica que de un Jefe de Gobierno con gestión a cargo”.