Freud

Lucian Freud en mi museo favorito en mi museo favorito

Lucian Freud en mi museo favorito
Por Flavia Tomaello, https://flaviatomaello.blog/, Instagram @flavia.tomaello

Lucian Freud, uno de los artistas británicos más destacados del siglo XX, es mejor conocido por sus pinturas figurativas, pero también realizó muchos grabados, a menudo de los temas y modelos que aparecen en sus obras pintadas. Una selección de 38 de estas intrincadas e íntimas impresiones se exhibirá en el V&A South Kensington a partir del 22 de enero de 2024. La exhibición explorará este aspecto menos conocido de la obra de Freud y presentará lo más destacado de una colección única de pruebas de prueba acumuladas por el maestro impresor. Marc Balakjian, que trabajó con Freud durante más de 20 años. Dado que la mayoría de estas pruebas nunca antes se habían exhibido en ningún lugar, la exhibición ofrecerá nuevas ideas sobre la práctica laboral de Freud. La colección es un registro notable del compromiso sostenido de Freud con el grabado y ofrece un relato vívido y esclarecedor de una extraordinaria colaboración creativa entre artista e impresor.

Adquirida en 2019 a través del Acceptance in Lieu Scheme, esta excepcional colección de grabados (143 en total) presenta piezas raras que revelan el enfoque distintivo de Freud hacia el grabado y las sutilezas del proceso de grabado. Algunas de las pruebas se relacionan con impresiones publicadas; otras son impresiones de grabados que Freud abandonó o rechazó. Muchos son inusualmente grandes para ser grabados, lo que crea un poderoso impacto visual y ofrece una prueba más del enfoque poco convencional del artista hacia esta forma de arte.

Entre las obras expuestas se destacan Large Head (1993), un retrato de la artista de performance Leigh Bowery, Pluto Aged Twelve (2000), un estudio del lebrel mascota de Freud, y The Painter’s Garden (2002-2003). Este último es particularmente notable por la delicadeza y densidad de las marcas, y por la hábil aplicación de tinta de Balakjian a la plancha de impresión para realzar los efectos de luces y sombras. Una de las obras más llamativas de la exposición es el único autorretrato grabado de Freud, Autorretrato: Reflexión (1996), un estudio honesto e inquebrantable de su propio rostro demacrado. Además de pruebas individuales seleccionadas, la exhibición también presenta múltiples impresiones variantes de las impresiones, como Reclining Figure (1993) y After Constable’s Elm (2003). Estas pruebas de prueba, algunas marcadas con tiza con las enmiendas propuestas por el artista, muestran cómo Freud y Balakjian desarrollaron una asociación creativa en la que las habilidades excepcionales del impresor respaldaron los logros impresos del artista.

Freud se inspiró en grabados de artistas que admiraba, como Rembrandt y Whistler, algunos de los cuales están incluidos en la exhibición, pero sus propias impresiones son mucho más grandes. Se caracterizan por realizar marcas audaces y, a menudo, conservan la evidencia de sus revisiones. Trabajó en sus grabados como en sus pinturas, con la placa de cobre colocada en posición vertical sobre un caballete. Aunque las impresiones suelen representar los mismos temas que sus pinturas, fueron concebidas y realizadas como obras de arte independientes y tienen una estética distinta. Para Freud, esta alternancia entre pintura y grabado fue un medio valioso para encontrar una nueva perspectiva sobre temas familiares y refrescar sus ideas sobre composición, forma y superficie.