Marcha: Celebran el día de San Cayetano. Patrono del pan y del trabajo.

Publicado por

«Unidos, caminamos por paz, pan, tierra, techo y trabajo» es la consigna de la movilización. La Marcha de San Cayetano. La Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP) de Juan Grabois; Barrios de Pie con Daniel Ménendez a la cabeza, la Corriente Clasista y Combativa (CCC) de Juan Carlos Alderete, y el Frente Sindical de Pablo y Hugo Moyano y el bancario Sergio Pallazzo, marchan al Congreso. Convoca cada año a miles de fieles en el centenario barrio de Liniers. Organizaciones sociales renovarán también allí sus críticas al Gobierno y demandarán una agenda de la «economía popular».

La consigna convocante se montará sobre las últimas cifras de carencia y retracción de la economía dadas a conocer de modo oficial; entre ellas, el aumento de la pobreza infantil, que ya afecta a casi la mitad de los menores de 14 años, de acuerdo al Indec; o bien la caída del 7% de la industria en junio y la racha de 14 meses en retroceso, a la par con la construcción, que se desplomó casi 12%.

San Cayetano fue un presbítero italiano, fundador de la Orden de Clérigos Regulares Teatinos. En 1671 fue proclamado santo por el papa Clemente X. Se le conoce como Santo de la Providencia, Patrono del pan y del trabajo. Nació en Vicenza en el siglo XV. Pertenecía a la familia de los condes de Thiene.

Al santuario de Cuzco 150, Liniers, se puede llegar por la Avenida Rivadavia, Avenida General Paz, Autopista Perito Moreno, Autopista del Oeste y en cerca de 40 líneas de colectivos además del ferrocarril Sarmiento, Estación Liniers.

San Cayetano nació en Vicenza, Italia, el 1 de octubre de 1480 y murió en Nápoles, el 7 de agosto de 1547 fue un presbítero fundador de la Orden de Clérigos Regulares Teatinos.

En 1671 fue canonizado por el papa Clemente X y se le conoce como Santo de la Providencia, Patrono del Pan y del Trabajo.

San Cayetano era de familia muy rica y se desprendió de todos sus bienes y los repartió entre los pobres mientras que en una carta escribió la razón que tuvo: «Veo a mi Cristo pobre, ¿y yo me atreveré a seguir viviendo como rico?».

Viendo que el estado de relajación de los católicos era sumamente grande y escandaloso, se propuso fundar una comunidad de sacerdotes, los Padres Teatinos, que se dedicaran a llevar una vida lo más santa posible y a enfervorizar a los fieles.

Implantó la bendición con el Santísimo Sacramento (la hostia en una custodia) y promovió la comunión frecuente, en los 3 años que vivió en Venecia.

Se le atribuyen una serie de milagros, el primero fue en Venecia mientras visitaba un hospital donde llegó a la cama de una joven a la que estaban por amputarle una pierna debido a la gangrena que padecía.

Cayetano, le sacó la venda, le besó la pierna y le hizo la señal de la cruz; al otro día, cuando los médicos preparaban la operación, notaron que la muchacha estaba curada.

También se narra que en épocas de sequía, un campesino le pidió a San Cayetano que interceda por la falta de agua y, a modo de agradecimiento, le dejó una espiga de trigo a los pies de su imagen: tres días después, llovió tanto que la ciudad se inundó.

Oración I

¡Oh glorioso San Cayetano! Aclamado por todas las Naciones; Padre de Providencia, porque con portentosos milagros socorres a cuantos te invocan con fe en sus necesidades. Te suplico me obtengas del Señor oportuno Socorro en las angustias presentes y sea ello prueba de la bienaventuranza eterna. Amén.

Santísima Trinidad ¡Oh Divina Providencia! Concédeme tu clemencia, por tu infinita bondad, arrodillado a tus plantas, a Ti portento de toda caridad, te pido por los míos casa, vestido y sustento.

Concédenos la salud, llévanos por buen camino, que sea siempre la virtud que guie nuestro destino. Tú eres toda mi esperanza, eres el consuelo mío, en Ti creo, en Ti confío. Tu Divina Providencia se extienda a cada momento para que nunca nos falte casa, vestido, sustento y los Santos Sacramentos en el último momento.

Oración II

Glorioso San Cayetano, aclamado por todos los pueblos padre de providencia porque socorres con grandes milagros a cuantos te invocan en sus necesidades: acudo a tu altar, suplicando que presentes al Señor los deseos que confiadamente deposito en tus manos.

(Aquí se expresan las gracias que se desea obtener)

Haz que estas gracias, que ahora te pido, me ayuden a buscar siempre el Reino de Dios y su Justicia, sabiendo que Dios (que viste de hermosura las flores del campo y alimenta con largueza las aves del cielo) me dará las demás cosas por añadidura. Amén.

Oración III

¡Oh glorioso San Cayetano Padre de la Providencia!, no permitas que en mi casa me falte la subsistencia y de tu liberal mano una limosna te pido en lo temporal y humano.

¡Oh glorioso San Cayetano!, Providencia, Providencia, Providencia.

(Aquí se pide la gracia que se desea conseguir)

Padrenuestro, Avemaría y Gloria

Jaculatoria. Glorioso San Cayetano, interceded por nosotros ante la Divina Providencia.