Martínez Garbino: «El kirchenrismo prostituyó el sistema Electoral»

El candidato a diputado de la nación por el Frente Renovador de Entre Ríos, Emilio Martínez Garbino, afirmó hoy que lo que pasó en la provincia de Tucumán, pone en duda el futuro del proceso electoral en Argentina de cara a las próximas elecciones presidenciales del 25 de Octubre.

Martínez Garbino hizo responsable al Gobierno de la Nación ya que «impulsó las Primarias, Abiertas, Simultáneas y Obligatorias, más conocidas como las PASOS con la filosofía que con este sistema se abre la participación de la gente sobre todo de las personas no afiliadas, de que haya distintas opciones, pero el primero que incumple la ley es el oficialismo que consagra en todo el país lista única, hechas a dedo y dejando en algunas localidades y para algunos cargos, la competencia de cargos y llevando toda la responsabilidad de la disputa a la oposición».

«Es realmente inaceptable lo que pasó en Tucumán, no lo podemos naturalizar ni creer que esto es parte de nuestra democracia. Es muy agresiva la campaña del oficialismo para no repudiar los hechos de violencia registrados. Nos quieren decir que van a ganar las elecciones a cualquier precio», dijo Martínez Garbino.

«Si esto es lo que se viene para las elecciones generales el 25 de octubre, honestamente estamos muy complicados como Nación”, agregó con tono de preocupación candidato del Frente Renovador.

El dirigente de Gualaguaychú señaló que «todo el sistema electoral está prostituído. Todo esto se agrava con las boletas kilométricas diseñadas por el oficialismo. La impresión de boletas es un problema que sólo sufre la oposición. Las boletas no llegan o llegan casi sobre la fecha electoral lo que imposibilita el sistema de reparto. Las excusas son las mismas, la falta de papel para la impresión, trabas que solamente vive la oposición».

«Todos estos vicios del sistema electoral complica la posterior fiscalización de los comicios. El oficialismo ha militado pero la oposición apenas si puede llegar a conseguir los fiscales que se necesitan para controlar una elección. Si a todo lo dicho, le agregamos lo dificultoso que se hace controlar un acto eleccionario con la cantidad de candidaturas que hay en una boleta. Esto lleva a que muchos fiscales abandonen las fiscalización, haya errores en las planillas y telegramas y los datos que se terminan cargando no se corresponde con lo que verdaderamente sucedió en una mesa de votación. El sistema electoral está prostituído con una militancia presupuestada y corrompida por el oficialismo».

Finalmente Martínez Garbino dijo que «el actual Sistema es anacrónico e inmoral «que termina no respetando la voluntad del voto de la gente. Debemos ir a otras herramientas como el voto electrónico o la Boleta Única»