Massa: «Destituir a Gils Carbó por decreto sería un mamarracho»

Publicado por

Sergio Massa participó del ciclo de entrevistas del Consejo Interamericano del Comercio y la Producción (Cicyp), en donde respondió sobre todos los temas de coyuntura y hasta se animó a hablar de su futuro político.

Ante la situación de Gils Carbó, fue tajante al distanciarse de la postura del Gobierno: «Destituir a Gils Carbó por decreto sería un mamarracho. Hay que cumplir con la ley si quieren que la sociedad la cumpla. Argentina tiene que aprender a cumplir la ley en su conjunto».

Luego, ante la consulta del al año electoral, el candidato a senador por 1País vinculó la postulación de la ex presidente a la gestión de Cambiemos: «Mirá lo malo que ha sido este Gobierno que Cristina Kirchne revivió políticamente. Han abandonado a la buena de Dios a mucha gente y este es el resultado».

Otras críticas que el diputado nacional hizo sobre el Gobierno fueron que «no tiene plan económico» e, irónicamente, que «premia al trabajador con impuestos». Todo esto lo resumió diciendo que «falta un proyecto de país». También se refirió a la emisión de deuda e hizo hincapié en que «el sector privado no tiene créditos» por lo que «no toma riesgos porque las reglas cambian cada cinco años».

«Es difícil decirle a un trabajador que lo llevas a ningún lado. Hay que contar el proyecto de país», sentenció ante numerosos empresarios.

Consultado sobre la dos puntos que le machaca el oficialismo -que «no es confiable» y que fue jefe de Gabinete del kirchnerismo-, Massa no evadió el tema y manifestó: «Confiable depende para quién. Si pelearse con las mineras o no defender el Impuesto a las Ganancias es no ser confiable, no seré confiable. El Gobierno no quiere que discutamos agenda, quiere empelados. Yo no soy empleado de nadie. Tienen que abandonar la soberbia y empezar a mirar el bolsillo de la gente. Están repitiendo un modelo que nos trajo atraso».

Sobre haber formado parte del gobierno de Cristina Kirchner, argumentó: «Me fui y, como pedían, armé un partido político y los enfrenté en elecciones. Yo puedo mirar a mis hijos a los ojos: no tengo hoteles, ni cuentas off shore ni cuentas en Panamá. Me investigaron de punta a punta y no encontraron nada».

El ex intendente de Tigre sí tuvo, aunque sutil, elogios para María Eugenia Vidal, que los ligó con un discurso muy duro para con Daniel Scioli: «La Provincia tuvo el peor gobernador de la historia. Hacía como que gobernaba pero le tiraba los problemas a otros, eludía las responsabilidades. Por eso ahora los desafíos son distintos a los de país».

En el final, cuando debió contestar qué garantías había de que una posible llegada a la Casa Rosada no lo transformaría, Massa ensayó una respuesta que provocó los aplausos del público: «El pecado de soberbia ya lo cometí en 2014. Aprendí del error y del fracaso que fue ganar en 2013 y perder en 2015. Fue la mejor enseñanza que tuve en 20 años en la función pública. Siempre sos el mismo, nunca sos el mejor ni el peor».