Mauricio Macri está encaprichado con Jorge Triaca mientras Sandra los lima y los desgasta a los dos

Publicado por

Un capricho es una idea o propósito que uno forma arbitrariamente, fuera de las reglas ordinarias y comunes, sin razón. Como acto psíquico es un acto de la voluntad imperfecto. Toda su importancia y estudio se reduce al análisis de una perturbación cualquiera de la potencia estimativa que, por flojedad de carácter, voluntad débil o antojos no contrariados, merma a su vez la potencia volitiva y conduce al ser humano, inteligencia libre, a obrar contra razón y contra toda norma moral o equitativa. Del capricho a la aberración del gusto, a la transgresión legal y a la delincuencia, no media gran distancia.

Los caprichos suelen asaltar a los presidentes en Argentina cuando sus funcionarios se embarazan de problemas autoimpuestos, en éste caso Triaca fue embarazado mediáticamente por Sandra Heredia. La realidad es que Jorge Triaca no está capacitado moralmente para ejercer su cargo de Ministro, digan lo que digan, no lo está, por que insultar a un trabajador en relación de dependencia, es literalmente tirarse tierra a si mismo. Sin contar que Jorge es Ministro de Trabajo. La campaña del 2019 la oposición la puede hacer Sandra sola y gana caminando. Los políticos tienen en su contra el voto peluquería, donde todas estas boludeces, se discuten al detalle. Jorge Triaca y Sandra Heredia son la pareja ideal para ir al bailando, al bailando judicial.

Dardos a lo Graciela

Graciela Camaño salió al cruce contra el titular de la cartera laboral. Con la verborragia que la caracteriza, la presidente del bloque de diputados del Frente Renovar volvió a pedir la salida del ministro: «No entiendo cómo no tiene el pudor de renunciar, se tiene que ir». «Entiendo que Mauricio Macri defienda a Jorge Triaca porque ha estado con él desde el primer día», lanzó Camaño al considerar que «no tiene que esperar que le acepten la renuncia». Por lo pronto, una de las espadas del massismo en el Congreso señaló también que «al principio del Gobierno de Mauricio Macri» se votó «la ley antidespidos», por lo que señaló que «la pérdida de puestos de trabajo es responsabilidad del ministro» de la cartera laboral.

A pesar de que el Gobierno, empezando por el presidente Mauricio Macri y el propio Jorge Triaca, pretende considerarlo un tema cerrado, la sociedad no lo cerró, lo abrió mucho más, la relación laboral que mantuvo Sandra Heredia con la familia del ministro de Trabajo parece que va a seguir dándoles dolores de cabeza: tras el acuerdo judicial por el despido “injustificado”, la mujer ahora inició una millonaria demanda contra el hermano del funcionario.

Heredia pretende que Carlos Triaca, quien reconoció haber sido su empleador en el acuerdo por el despido (que incluyó una indemnización de 340.000 pesos), le pague $ 3,7 millones en concepto de “daños y perjuicios” por las argumentaciones supuestamente falaces y maliciosas con las que justificó el fin de la relación laboral.

La información fue dada a conocer por el sitio Opi Santa Cruz, el mismo que reveló originalmente el escándalo entre Heredi y los Triaca.

La nueva avanzada comenzó ayer con una carta documento en la cual la exempleada intima a Carlos Triaca a que “ratifique o rectifique” las manifestaciones vertidas por él en América TV el 16 de enero “de manera calumniante e injuriosa (…) falaz y maliciosa” y “sin sustento legal alguno” en las que aseguró que mientras Heredia trabajaba en la quinta de la familia “hubo faltantes” que llevaron a “una mala relación en los últimos meses” que supuestamente concluyó en el despido.

La carta documento también señala que Triaca calificó a Heredia como “una persona que tiene una enfermedad bastante grande, no física, sino psíquica”, y sostiene que, así, el exempleador se manifestó “de manera inapropiada extralimitándose manifiesta y públicamente” al referirse a la exempleada en términos que afectan su imagen personal, honor y decoro.

Además de intimarlo a que se retracte “de todas las calumnias e injurias que ha difundido”, Heredia pide a Triaca que le abone $ 3,7 millones “y se abstenga de formular todo tipo de opiniones, sean o no descalificadoras o peyorativas”, sobre su vida personal. La carta le da al exempleador un plazo de 48 horas “bajo apercibiendo de iniciar querella por calumnias e injurias” y “reclamar judicialmente en el fuero Civil y Comercial, los daños y perjuicios causados”.

En declaraciones a Opi Santa Cruz, Heredia explicó cómo llegó a la cifra de $ 3,7 millones: dijo que con su abogado analizaron que el caso le cierra las puertas “para encontrar otro trabajo” y que entonces el letrado “hizo un cálculo estimativo” a partir del último sueldo cobrado ($ 19.500) de lo que ella debería ganar hasta su jubilación. “Es ahí de donde sale esta cifra que le estamos pidiendo al señor Triaca”, concluyó.