Miguel de Cervantes en el Jardín de los Poetas en el Rosedal de Palermo. Autor de Don Quijote de la Mancha.

Hay numerosos galardones, esculturas, edificios e instituciones dedicados a la memoria de Miguel de Cervantes pero sin dudas el busto en el Jardín de los Poetasdel Rosedal de Palermo en el Parque Tres de febrero diseñado por Carlos Thays por órdenes de Sarmiento en tierras que pertenecieron a Juan Manuel de Rosas es sin duda un honor poder contemplar la escultura de Miguel de Cervantes Saavedra, teniendo en cuenta la soberana soberbia y contundente obra que dejó como legado para toda la humanidad. Cervantes no solamente conoció a los ilustres escritores Francisco Quevedo y Lope de Vega, sino que fueron vecinos en las mismas calles del Barrio de las Letras de Madrid.









Miguel de Cervantes Saavedra nació en Alcalá de Henares, 29 de septiembre de 1547 y falleció en Madrid, 22 de abril4 de 1616, fue un novelista, poeta, dramaturgo y soldado español.

Reconstruir en sus etapas sucesivas la vida de Miguel de Cervantes, más allá de las estampas consagradas por la posteridad, no deja de plantear múltiples interrogantes. Ciertamente, la exploración sistemática de los archivos, públicos y privados, iniciada en el siglo XVIII y proseguida ininterrumpidamente hasta nuestros días, ha permitido reunir poco a poco una documentación significativa.

Está considerado la máxima figura de la literatura española y es universalmente conocido por haber escrito El ingenioso Hidalgo don Quijote de la Mancha (novela conocida habitualmente como el Quijote), que muchos críticos han descrito como la primera novela moderna y una de las mejores obras de la literatura universal, además de ser el segundo libro más editado y traducido de la historia, solo superado por la Biblia.  Se le ha dado el sobrenombre de «Príncipe de los Ingenios».

Probablemente residió en diversas poblaciones de España al tener que acompañar a su padre que buscaba mejorar su profesión de cirujano.

Cuarto hijo de un modesto médico, Rodrigo de Cervantes, y de Leonor de Cortinas, vivió una infancia marcada por los acuciantes problemas económicos de su familia, que en 1551 se trasladó a Valladolid, a la sazón sede de la corte, en busca de mejor fortuna. Allí inició el joven Miguel sus estudios, probablemente en un colegio de jesuitas.

Hacia 1551, Rodrigo de Cervantes se trasladó con su familia a Valladolid. Por deudas, estuvo preso varios meses y sus bienes fueron embargados. En 1556 se dirigió a Córdoba para recoger la herencia de Juan de Cervantes, abuelo del escritor, y huir de los acreedores.

No existen datos precisos sobre los primeros estudios de Miguel de Cervantes, que, sin duda, no llegaron a ser universitarios. Parece ser que pudo haber estudiado en Valladolid, Córdoba o Sevilla. También es posible que estudiara en la Compañía de Jesús, ya que en la novela El coloquio de los perros elabora la descripción de un colegio de jesuitas que parece una alusión a su vida estudiantil. Aunque poco se sabe de sus estudios, sin embargo, hay que resaltar que, en Madrid, fue discípulo del profesor de Gramática Juan López de Hoyos, quien en 1569 publicó un libro sobre la enfermedad y muerte de la reina doña Isabel de Valois, la tercera esposa de Felipe II. López de Hoyos incluye en ese libro dos poesías de Cervantes, siendo estas sus primeras manifestaciones literarias.

Cuando en 1561 la corte regresó a Madrid, la familia Cervantes hizo lo propio, siempre a la espera de un cargo lucrativo. La inestabilidad familiar y los vaivenes azarosos de su padre (que en Valladolid fue encarcelado por deudas) determinaron que la formación intelectual de Miguel de Cervantes, aunque extensa, fuera más bien improvisada. Aun así, parece probable que frecuentan las universidades de Alcalá de Henares y Salamanca, puesto que en sus textos aparecen copiosas descripciones de la picaresca estudiantil de la época.

En 1569 salió de España, probablemente a causa de algún problema con la justicia, y se instaló en Roma, donde ingresó en la milicia, en la compañía de don Diego de Urbina, con la que participó en la batalla de Lepanto (1571). En este combate naval contra los turcos fue herido de un arcabuzazo en la mano izquierda, que le quedó anquilosada.

En 1569 huyó a Italia, al verse involucrado en un delito, y se instaló en Roma, donde más tarde ingresó en la milicia. Se incorporó a la compañía de don Diego de Urbina, con la que participó en la batalla de Lepanto contra los turcos en 1571. Es en ese combate naval, a bordo de la galera Marquesa, donde el joven castellano perdió para siempre la habilidad de su mano izquierda como consecuencia de las heridas sufridas. Sin embargo, volvió a luchar en Navarino y La Goleta. Tras varios años de vida de guarnición en Cerdeña, Lombardía, Nápoles y Sicilia (donde adquirió un gran conocimiento de la literatura italiana), cuando viajaba de regreso a España, la nave en que la que se encontraba fue asaltada por piratas turcos, quienes lo apresaron y vendieron como esclavo, junto a su hermano Rodrigo, en Argel. Tras cinco años de cautiverio, en 1580, fue liberado después de que dos monjes trinitarios llegaran a pagar el rescate exigido por sus captores.

Cuando regresaba de vuelta a España tras varios años de vida de guarnición en Cerdeña, Lombardía, Nápoles y Sicilia (donde había adquirido un gran conocimiento de la literatura italiana), la nave en que viajaba fue abordada por piratas turcos (1575), que lo apresaron y vendieron como esclavo, junto a su hermano Rodrigo, en Argel. Allí permaneció hasta que, en 1580, un emisario de su familia logró pagar el rescate exigido por sus captores.

Al regresar a España, allí escribió y buscó trabajo, ya que su familia se encontraba en una situación económica deplorable, por lo que realizó comisiones para la Corte durante unos años.

En 1583, nace Isabel, hija de sus amores con Ana de Villafranca. En 1584 contrae matrimonio con Catalina Salazar de Palacios, y después de recomponerse económicamente viajó a Madrid y comenzó escribir su novela pastoril La Galatea, obra que publicaría en 1585.

En 1587 consiguió un nuevo trabajo como Comisario de Provisiones en la Armada Invencible y con las relaciones que consigue acaba instalándose en Sevilla trabajando como proveedor real. Puesto que, si bien le trajo más de un problema con los campesinos y una acusación por defraudación, le permitió entrar en contacto con la estridente y pintoresca orbe del campo que tan bien manifestaría en su obra maestra, El Quijote, que comenzaría a gestarse, según el prólogo de esta obra, cuando Cervantes es nuevamente encarcelado por un año por no poder rendir cuentas. No se sabe si quiso decir que comenzó a escribirlo mientras estaba preso o, simplemente, que se le ocurrió la idea allí.

Ya en España, tras once años de ausencia, encontró a su familia en una situación aún más penosa, por lo que se dedicó a realizar encargos para la corte durante unos años. En 1584 se casó con Catalina Salazar de Palacios, y al año siguiente se publicó su novela pastoril La Galatea. En 1587 aceptó un puesto de comisario real de abastos que, si bien le acarreó más de un problema con los campesinos, le permitió entrar en contacto con el abigarrado y pintoresco mundo del campo que tan bien reflejaría en su obra maestra, el Quijote.

En 1605, se publicó con gran éxito la primera parte del Quijote. Cervantes adquirió gran fama en toda Europa y el éxito del Quijote le permitió publicar otras obras que ya tenía escritas: los cuentos morales de las Novelas ejemplares y el Viaje del Parnaso. Pese al éxito, Cervantes no alcanzó nunca fortuna.

En 1614, El Quijote falso, atribuido a Avellaneda, motiva a Cervantes y en 1615 meses antes de su muerte, envió a la imprenta el segundo tomo del Quijote y Comedias y entremeses.

Miguel de Cervantes, autor del libro entre los libros de la lengua castellana, muere en Madrid por hidropesía, el 22 de abril de 1616, y al día siguiente es enterrado en el convento de las Trinitarias Descalzas.

La fecha de su entierro, 23 de abril, es la escogida por la Conferencia General de la Unesco para rendir un homenaje mundial al libro y sus autores.

La soberbia obra de Don Quijote de la Mancha

La primera parte de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha apareció en 1605; el éxito de este libro fue inmediato y considerable, pero no le sirvió para salir de la miseria. Al año siguiente la corte se trasladó de nuevo a Valladolid, y Cervantes con ella, para poder seguir mendigando favores. Mientras los grandes poetas del Siglo de Oro, empezando por Francisco de Quevedo o Luis de Góngora, gozaban de una sólida posición o de la protección de aristócratas, y el mejor dramaturgo de la época, Lope de Vega, podía incluso vivir de su obra, la justa fama que le había dado la difusión del Quijote sólo sirvió a Cervantes para publicar otras obras que ya tenía escritas: los cuentos morales de las Novelas ejemplares, el Viaje del Parnaso y las Comedias y entremeses.

En 1615, meses antes de su muerte, envió a la imprenta el segundo tomo del Quijote, con lo que quedaba completa la obra que lo sitúa como uno de los más grandes escritores de la historia y como el fundador de la novela en el sentido moderno de la palabra. A partir de una sátira corrosiva de las novelas de caballerías, el libro construye un cuadro tragicómico de la vida y explora las profundidades del alma a través de las andanzas de dos personajes arquetípicos y contrapuestos, el iluminado don Quijote y su prosaico escudero Sancho Panza.

Las dos partes de Don Quijote de la Mancha ofrecen, en cuanto a técnica novelística, notables diferencias. De ambas, la segunda (de la que se publicó en Tarragona una versión apócrifa, conocida como el Quijote de Avellaneda, que Cervantes tuvo tiempo de rechazar y criticar por escrito) es, por muchos motivos, más perfecta que la primera, publicada diez años antes. Su estilo revela mayor cuidado, y el efecto cómico deja de buscarse en lo grotesco y se consigue con recursos más depurados.

Los dos personajes principales adquieren también mayor complejidad, al emprender cada uno de ellos caminos contradictorios, que conducen a don Quijote hacia la cordura y el desengaño, mientras Sancho Panza siente nacer en sí nobles anhelos de generosidad y justicia. Pero la grandeza del Quijote no debe ocultar el valor del resto de la producción literaria de Cervantes, entre la que destaca la novela itinerante Los trabajos de Persiles y Sigismunda, su auténtico testamento literario.

UN MUNDO CERVANTES

Instituciones culturales

Instituto Cervantes para la promoción y enseñanza de la lengua española.
Universidad Europea Miguel de Cervantes en Valladolid.
Teatro Cervantes. Hay al menos 14 en cinco países diferentes: en España (Almería; Málaga; Alcalá de Henares; Santa Eulalia, en Alicante; Béjar, en Salamanca; Jaén; Murcia; Petrel, en Alicante; Segovia; y Valladolid); en Marruecos (Tánger); en México (Teatro Cervantes (Guanajuato); en Chile (Teatro Cervantes (Putaendo); y en Argentina (Buenos Aires).
Liceo de Cervantes; colegio privado católico masculino colombiano.
Instituto de Bachillerato Cervantes en Madrid.
Universidad Miguel de Cervantes en Santiago de Chile.
Acción Cultural Miguel de Cervantes en Barcelona.
Organismo Autónomo de Cultura Miguel de Cervantes de Villarrobledo.
Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes para la difusión de la cultura iberoamericana.
Biblioteca universitaria Miguel de Cervantes de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.
Cine Cervantes de Sevilla.

Guía de obras completas de Miguel de Cervantes Saavedra

NOVELA

La Galatea

Don Quijote de la Mancha

El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha

Segunda parte del ingenioso caballero don Quijote de la Mancha

Novelas ejemplares

La Gitanilla

El amante liberal
Rinconete y Cortadillo

Versión Porras de la Cámara

La española inglesa
El licenciado Vidriera
La fuerza de la sangre
El celoso extremeño

Versión Porras de la Cámara

La ilustre fregona
Las dos doncellas
La señora Cornelia
El casamiento engañoso
El coloquio de los perros

Los trabajos de Persiles y Sigismunda

TEATRO

Piezas sueltas

El trato de Argel
La Numancia

Ocho comedias y ocho entremeses nuevos

Comedias

El gallardo español
La casa de los celos
Los baños de Argel
El rufián dichoso
La gran sultana
El laberinto de amor
La entretenida
Pedro de Urdemalas

Entremeses

El juez de los divorcios
El rufián viudo
La elección de los alcaldes de Daganzo
La guarda cuidadosa
El vizcaíno fingido
El retablo de las maravillas
La cueva de Salamanca
El viejo celoso

POESÍA

Poesías sueltas
Viaje del Parnaso

Esculturas que son vecinos a Miguel de Cervantes en el Jardín de los Poetas.

Gabriel Garcia Marquez
Miguel de Cervantes
Alejandro Casona
Dante Alighieri
Giaccomo Leopardi
Gibran Khalil Girban
Ramón Pérez de Ayala
Miguel Ángel Asturias
José Martí
Jorge Luis Borges
Rubén Darío
Miguel Hernández
Julián Aguirre
Rosalía de Castro
Paul-François Groussac
Fernán Félix de Amador
Rabindranath Tagore
Amado Nervo
Antonio Machado
Federico García Lorca
William Shakespeare
Taras Shevchenko (está fuera del Jardín por las locuras de los Legisladores Enfermos Porteños, (literalmente lo dejaron a fuera del Rosedal)
Alfonsina Storni
Schólem Aléijem