Javier Milei 2

Milei recibe a los gobernadores sin plan y sobre improvisaciones

Cuando un presidente asume la presidencia de un país latinoamericano sin ningún plan de gobierno y improvisando sobre improvisaciones de ortodoxia económica, lo más probable es que se enfrente a una serie de dificultades, que pueden llevar a una crisis política y económica.

En primer lugar, la falta de un plan de gobierno claro puede generar incertidumbre y confusión en la sociedad, lo que puede traducirse en una disminución de la confianza en el gobierno. Esto puede dificultar la implementación de políticas públicas y puede llevar a una pérdida de apoyo popular.

En segundo lugar, la improvisación en materia económica puede generar inestabilidad financiera y económica. Si el presidente no tiene un plan claro para abordar los problemas económicos del país, es probable que sus medidas sean tomadas por el mercado como señales de debilidad o falta de compromiso. Esto puede provocar una fuga de capitales y una devaluación de la moneda, lo que puede agravar la crisis económica.

En tercer lugar, la ortodoxia económica puede ser contraproducente en un contexto latinoamericano. Los países latinoamericanos suelen tener economías heterogéneas y con un alto grado de informalidad. Las políticas de austeridad y ajuste fiscal, que suelen ser promovidas por los ortodoxos, pueden tener un impacto negativo en los sectores más vulnerables de la población y pueden agravar la desigualdad.

En el caso específico de Argentina, la situación es aún más compleja. El país tiene una larga historia de inestabilidad política y económica, y el mercado suele ser muy sensible a los cambios de gobierno. Si el nuevo presidente no tiene un plan claro y no cuenta con el apoyo de los gobernadores, es probable que se enfrente a una crisis política y económica que podría tener consecuencias graves para el país.

A continuación, se presentan algunos ejemplos específicos de cómo un presidente latinoamericano puede enfrentar dificultades si asume el cargo sin un plan de gobierno y improvisando sobre improvisaciones de ortodoxia económica:

El presidente puede verse obligado a recurrir a medidas populistas para ganar apoyo popular, lo que puede generar más inestabilidad y dificultar la implementación de políticas económicas sostenibles.

Puede perder el apoyo del Congreso, lo que puede dificultar la aprobación de leyes y medidas necesarias para la implementación de su agenda.
Puede enfrentarse a una oposición más fuerte de los sectores económicos y sociales, lo que puede dificultar la resolución de los problemas del país.
En definitiva, la falta de un plan de gobierno y la improvisación en materia económica pueden ser un factor de riesgo para la estabilidad política y económica de cualquier país latinoamericano.

Milei recibe mañana por primera vez a los gobernadores, en reunión a «agenda abierta»

El presidente Javier Milei recibirá mañana, por primera vez, y a poco más de una semana de su asunción, a los 23 gobernadores y al jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, en una reunión a «agenda abierta» tras las medidas económicas implementas la semana pasada.

El encuentro será a las 12, a «agenda abierta», en la Casa Rosada, y fue convocada por el ministro del Interior, Guillermo Francos, indicaron a Télam fuentes oficiales.

Uno de los temas que se estima que se analizará es la aspiración oficial de modificar la última corrección del Impuesto a las Ganancias, de septiembre pasado, que es coparticipable con las provincias.

El viernes último, en un encuentro preparatorio, que se hizo vía presencial y remota, Francos encabezó el primer intercambio con gobernadores y funcionarios e invitó a los mandatarios provinciales al encuentro de mañana con el presidente Milei.

Francos expuso en esa oportunidad las «dificultades que debe encarar la Nación en su conjunto», informaron fuentes de la cartera de Interior.

«Es necesario que analicemos la situación en su conjunto y no desde la visión de cada uno de los actores», manifestó el funcionario del Ejecutivo, y agregó que «las medidas adoptadas por el Gobierno nacional se decidieron para evitar un daño mayor a todos los argentinos».

Francos expresó que «la realidad es que la macroeconomía argentina presenta un panorama muy duro y la posibilidad de una inflación creciente, y es precisamente esa situación la que el Gobierno nacional ha tratado de evitar con las medidas adoptadas».

«En ese sentido, el Gobierno nacional tiene la firme convicción de que, para afrontar la situación de inflación que hoy presenta la Argentina, es necesario llegar al déficit cero en el orden nacional», aseveró.

Participaron de ese encuentro, de manera presencial, los gobernadores Leandro Zdero (Chaco), Alfredo Cornejo (Mendoza), Maximiliano Pullaro (Santa Fe) y Gustavo Valdés (Corrientes), acompañados por el secretario de Interior, Lisandro Catalán.

En tanto que por videoconferencia lo hicieron los siguientes mandatarios y funcionarios provinciales: Axel Kicillof (Buenos Aires), Raúl Jalil (La Rioja), Gustavo Sáenz (Salta), Marcelo Orrego (San Juan), Gustavo Melella (Tierra del Fuego), Claudio Poggi (San Luis), Claudio Vidal (Santa Cruz) y Gerardo Zamora (Santiago del Estero).

También fueron de la partida Hugo Passalacqua (Misiones), Alberto Weretilneck (Río Negro), Rolando Figueroa (Neuquén), Ricardo Quintela (La Rioja), Martín Llaryora (Córdoba), Carlos Sadir (Jujuy), Rogelio Frigerio (Entre Ríos), Gustavo Menna (vicegobernador de Chubut), Eber Solís (vicegobernador de Formosa) y José Vanini (secretario general de Gobierno de La Pampa).

El del mañana será el primer encuentro institucional que el Presidente celebrará con los mandatarios provinciales, exactamente nueve días después del inicio de su mandato.