Molusca

Molusca Bar, en Salguero 3350

Molusca Bar, en Salguero 3350

Molusca de Liporace el chef de Macri

Es un nuevo «emprendimiento» del chef Dante Liporace, estará ubicado en Palermo KDT,  ambientado con una temática aérea, barra de sushi, tapeos y postres clásicos

Liporace es un in de los in, no hay «festichola» de la gran sociedad gorila donde él no esté, va con su séquito de sirvientes a donde quiera que vayan los gorilas y en vez de darles bananas les hacen recetas de pescados generalmente de Mar Argentino ó del Mar Chileno.

Molusca Bar, en Salguero 3350: Suelen juntarse los Jovenes PRO

El Macrista chef Dante Liporace – creador de iconos porteños como Uptown, Maskana, el Mercado de Liniers y Trade, entre otros – inauguró Molusca, un restaurante temático mediterráneo en la planta baja del Line Park Office, sobre la calle Salguero al 3350.

Restaurant de Agua / Lun. a Sáb. de 9 a 23 (Dom. y Mar. 🌙 cerrado)📍Salguero 3350 / Valet Parking. ☎️ +54911 5741 1111

Reservas Molusca

molusca.meitre

Gorilas  y pescado.

Se transforma en un Resto de Política y Pescado, lo aleja de los «estrellas Michelin»

Ostras, espumantes y una diversa oferta de platos de mar inundaron un espacio al lado del KDT con una nueva propuesta gastronómica. El reconocido chef de Mauricio Macri, Dante Liporace inauguró Molusca, un  restaurante temático de pescados. Se encuentra en la planta baja del Line Park Office, un edificio de oficinas ubicado en la calle Salguero 3350, con oficinas de empresas contratistas de Larreta y Macri. El restaurante de Dante Liporace, chef de Mauricio Macri durante su presidencia, estuvo involucrado en una red clandestina de locales que el gobierno de la Ciudad no controló durante la Pandemia, Así  lo comentó en su momento el desafiante antipolitica Maslatón el que subió a sus redes sociales una foto comiendo en Mercado de Liniers, el ex restaurante de Liporace.  cabe recordar que en esos días de cuarentena obligatoria, Maslatón dijo que habría una apertura en los restaurantes y pidió no denunciar ni pedir tickets.

En su Instagram lo publicitan así:

Molusca Bar se ubica en Jerónimo Salguero 3350, justo detrás del Paseo Alcorta y antes del KDT, entre los dos puentes del Ferrocarril Mitre, en la planta baja del moderno edificio de Park Line Office. Apostamos a una locación nueva para la gastronomía. Y apostamos fuerte. Apostamos a un menú basado casi con exclusividad en productos del Mar Argentino, de nuestros ríos y de nuestros lagos y lagunas. Hay excepciones: el salmón y una milanesa de ojo de bife madurado para todos los locos que vienen a un restaurante de pescados a comer carne. El espacio fue diseñado por el gran @wilachio que supo también armarnos la casa en @mercado_de_liniers. Las paredes tienen las obras del gran @titosr, pintor de fino pincel de cerdas naturales del mejor ibérico de bellota, pero mejor aún, gran guía de pesca y compañero histórico en mis aventuras por los Esteros muchos años atrás.

Las cortinas parecen redes de pesca y aportan a la estética de mar.

Ideal para un after office de lujo, y antiperonista, el restaurante está decorado con impresionantes murales con imágenes de pescados. La mano detrás de las obras de arte es de Alejandro Sainz Rosas, un amigo personal de Liporace que, además de ser artista, es guía de pesca y por su puesto mega Macrista. Sus conocimientos en el rubro lo ayudaron a plasmar la esencia de Molusca llena de vívidos colores en la pared de entrada y en el pasillo que conduce a los baños.

La ambientación tiene un rol muy importante en acompañar desde la estética el placer que los comensales seguidores de Liporace esperan encontrar en sus restaurantes. Para traer la playa a la ciudad, las cortinas parecen redes de pesca, el techo es azul como el agua y las columnas están envueltas en sogas de amarre de barco.

La oportunidad de complacer una necesidad insatisfecha lo condujo a invertir casi US$80.000 en su última creación, que en su primera semana de estreno ya tuvo ocupación total.

El lugar donde trabajan alrededor de 20 personas está preparado para recibir a 70 comensales sentados en el salón principal, al que se adiciona una terraza al aire libre donde también pueden disfrutar de alguna entrada. “La terracita es como si estuvieras en un parador de Pinamar. Adentro es muy lujoso con concepto de pescados y si vas afuera es como un parador. En el edificio corre viento cruzado y en las noches de verano está bueno estar ahí para refrescarse”, describe el Chef.

Al lado del KDT

Cerca del popular complejo KDT o Parque Manuel Belgrano y la , la ubicación es uno de los grandes desafíos contra los que batalla el restaurante porque, si bien está a cuadras de Barrio Parque, no se puede acceder a pie. Es más, está justo en la entrada Norte de la Villa 21. Al estar a metros de un puente y alejado del resto de la oferta gastronómica palermitana, Liporace entendió que debía llevar a cabo una propuesta con la que la gente no se tope de casualidad sino que la atraiga y quiera ir especialmente hasta allá. “Tengo conocidos que se habían ofrecido a poner un pub en ese lugar y decían ´¿quién va a venir acá?´ Por eso teníamos que hacer una propuesta muy llamativa para que la gente se acerque”, explica. Para garantizar seguridad y buen acceso, las instalaciones incluyen un estacionamiento dedicado a los comensales.

El éxito del «emprendedor Macrista» también se posicionó durante la pandemia, período en el que incursionaron y revalorizaron el delivery de la alta cocina a través del Mercado de Liniers. Al mostrar un antecedente de buen manejo comercial en tiempos de crisis, los dueños del edificio donde está Molusca se acercaron a Liporace para ofrecerle un lugar y que con su emprendimiento pudiera romper con el estigma de espacio inaccesible por estar entre dos vías de tren.

Un menú refinado con presencia playera

La carta -cuyos precios promedian los $4500 a $6000 por persona- también se corresponde con los aires playeros, por lo que las clásicas rabas no faltan: “Son infladas con salsa kimchi, para darle una vuelta de tuerca y reemplazar la mayonesa de limón de toda la vida”, detalla Liporace.

El menú se divide en entradas frías como tirados sushi y carpaccio; entradas calientes como rabas, mejillones y un boom de cornalitos; una sección de ostras y los platos principales. Entre estos últimos, se pueden destacar el risotto de langostinos, una pesca que viene en un caldo dashi, carpaccio de langostinos con miel de trufa; y un fuerte protagonismo de ostras porque hay en la carta cuatro variedades: frescas, con salsa ponzu (que es de algas), con salsa thai para los amantes del picante y con tuétano y ensalada de perejil “más argento”.

El restaurante cuenta con una pileta de ostras donde los comensales pueden elegir las piezas que compondrán su plato

Uno de los grandes atractivos del lugar es la gran pileta de ostras de la que los comensales pueden elegir sus piezas: “Cuando la gente pide ostras frescas invitamos al comensal a que baje y vea la pileta y que elija la que quiera. Ahí también vamos a tener centollas y erizos de mar vivos en la pileta”.

Si bien el foco de la cocina gira entorno al mundo marino, quienes no comen pescado pueden optar por milanesas de ojo de bife de carne madurada con salsa genovesa, que es “color verde con huevo, pan, perejil y hierbas para darle una vueltita a la milanesa”, detalla.

Los postres son todos sin harinas, aptos para celíacos. Las tres opciones que ofrecen incluyen uno de chocolate con crema inglesa de mate, crème brûlée con agua de frutillas y una reversión del clásico Don Pedro con variantes de whisky argentino, malta escocesa y otra japonesa.

El restaurante implicó una inversión «menor» a los US$80.000

Una sucursal en Pinamar

La Costa argentina también va a tener una sucursal Molusca. A una cuadra de la playa sobre la avenida Bunge, en Pinamar, el restaurante se expandirá por sus aproximadamente 400 m² más la cocina, con lugar para 80 comensales dentro y 120 cubiertos en su patio exterior que “parece de la Toscana o Roma”, opina Liporace. Para esta sucursal requirió una inversión de entre US$100.000 y US$120.000. El arquitecto a cargo de la obra es Alejandro Peirano, quien ya trabajó junto al chef en la creación de Uptown Bar.

Casualmente, o no, esta sede del restaurante en Pinamar también estará en la planta baja de un edificio: el icónico hotel Las Playas. Histórico de Pinamar, fue fundado por las familias Shaw y Bunge, creadores de la localidad, y pertenece a Pinamar S.A. Si bien en temporadas anteriores se instalaron allí restaurantes de sushi o peruanos, esta es la primera vez que el hotel hace un contrato fijo a largo plazo con un local gastronómico, y el plan surge como parte de las renovaciones, ya que los propietarios ”querían que la gastronomía acompañe el nuevo hotel”, aclara el Chef.

El Molusca playero tiene estimado abrirse entre el 15 y el 20 de diciembre, antes del comienzo de las fiestas, para recibir de brazos abiertos la fuerte temporada turística que espera la Costa este verano. Una vez pasada la temporada, Liporace planea mantener el restaurante abierto de jueves a domingo para los visitantes ocasionales que cada vez viajan más frecuentemente a la zona.

Además del Molusca de la Costa, Liporace también tiene entre manos la pronta inauguración de “Bar Harbour”, su nuevo bar donde hay un avión como pieza central que marca la temática del pub.

EN ABRIL 2018: UNA LEGISLATURA GORILA LE DA EL PERMIO AL COCINERO DEL JEFE

DISTINGUEN AL CHEF DE LA CASA ROSADA, DANTE LIPORACE

En el Salón Montevideo de la Legislatura porteña, se realizó en el 2018 un acto por el reconocimiento al cocinero Dante Liporace como “Personalidad Destacada de la Ciudad de Buenos Aires”, por iniciativa de la diputada Carolina Estebarena (Vamos Juntos).

“La gastronomía es un aspecto de la cultura por el que se reconoce a los pueblos del mundo y Dante en ese sentido un embajador cultural. Con gran pasión por la cocina y espíritu innovador, tomó lo aprendido aquí y en el exterior para transformar productos y sabores muy nuestros, como el asado y la pizza, en presentaciones elaboradas exquisitamente, de nivel internacional, manteniendo la identidad local”, afirmó Estebarena ultragorila y antiperonista jurada.

Liporace estudió cocina en el Colegio del Gato Dumas, continuó su perfeccionamiento en Europa y se convirtió en uno de los más exitosos y destacados chefs argentinos a nivel nacional e internacional. De regreso al país abrió el restaurante “Moreno” en el barrio de San Telmo, luego “Tarquino”, restó que lo hizo conocido y valorado, y desde diciembre de 2015 es el chef de la Casa Rosada, cuya cocina es responsable, además de la comida que se ofrece en Balcarce 50 a los empleados, sino también la del Presidente de la Nación, Mauricio Macri y las personalidades del ámbito político, social y cultural que lo visitan allí.

Estebarena concluyó: “Esta distinción no sólo valora las cualidades de Liporace como chef y su aporte a nuestra cultura sino que también premia el esfuerzo, la disciplina, el estudio… Sus logros no fueron productos del azar, persiguió un sueño y trabajó duro para llegar a ser lo que es hoy. Estoy muy contenta de haber podido impulsar este reconocimiento y que mis colegas legisladores me acompañaran en la aprobación”.

Carnes

Cortes de Vaca en Argentina
El Choripan, el clásico de clásicos
Asado Argentino.

Vinos Argentinos

Cabernet Sauvignon
Torrontes el Blanco de Palermo
El Malbec de Palermo