mono aullador

Declararon al mono aullador como Monumento Natural

Declararon al mono aullador como Monumento Natural
YouTube video player

Desde el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible nacional señalaron que «esta medida se integra a los esfuerzos llevados a cabo mediante el Plan Nacional de Conservación de Primates». La especie, también conocida como Carayá negro y dorado, fue declarada de Interés Público para asegurar su preservación.

El aullador negro y dorado es una especie amenazada que posee la distribución más austral de los primates en el Neotrópico.

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación celebró este miércoles que la provincia de Misiones haya declarado al carayá negro y dorado como Monumento Natural Provincial y de Interés Público para asegurar la preservación de la especie.

«Esta medida se integra a los esfuerzos llevados a cabo mediante el Plan Nacional de Conservación de Primates orientado a generar acciones para combatir las amenazas para las poblaciones de monos en el país», señaló la cartera a través de un comunicado.

Y agrega que «en el marco de la política de conservación de la biodiversidad que lleva adelante la cartera que conduce Juan Cabandié, celebran esta acción y precisaron que Misiones implementa esta decisión mediante la Ley (XVI – N.° 154) que prohíbe en todo su territorio la captura, caza, tenencia, transporte, exhibición, oferta, demanda, comercialización y acciones que puedan afectar la preservación, conservación o reproducción de la especie».

Estos monos tienen un rol fundamental en el cuidador de enfermedades infecciosas -como la fiebre amarilla, a la que son más susceptibles- y sirven, con otros mamíferos, como barreras que disminuyen los saltos zoonóticos de patógenos a otras especies. También cumplen un papel de importancia como dispersores de semillas y polinizadores y ofrecen otros servicios ecosistémicos.

En Argentina son cinco las especies de primates presentes en algunos puntos del territorio:

• Carayá negro y dorado o aullador negro y dorado (Alouatta caraya)
• Carayá rojo, aullador rojo o aullador marrón (Alouatta guariba clamitans)
• Mono de noche o mirikiná (Aotus azarae)
• El capuchino negro o caí misionero (Sapajus nigritus)
• El capuchino de cabeza marrón o caí de las Yungas (Sapajus cay)

Esta especie tiene presencia en las provincias de Misiones, Corrientes, Formosa, Chaco y Santa Fe.
Todos estos animales cuya conservación está en riesgo, en particular el aullador negro y dorado es una especie amenazada que posee la distribución más austral de los primates en el Neotrópico, una ecozona terrestre que incluye América del Sur, Centroamérica, Antillas, una parte de Estados Unidos y otra de México

Esta especie tiene presencia en las provincias de Misiones, Corrientes, Formosa, Chaco y Santa Fe. La población del norte de Corrientes y sur de Misiones se considera en peligro, por lo que Corrientes ya había declarado a este mamífero Monumento Natural Provincial (Ley 6590).

Desde el punto de vista de la biodiversidad, la buena salud de un ecosistema es clave para evitar saltos zoonóticos que afecten a las personas porque cuando una especie se extingue, los agentes que causan la enfermedad no desaparecen y buscan infectar a otras.

El mono maicero

El mono maicero (Sapajus apella), también conocido como capuchino de cabeza dura, mono silbador o mono caí, es un primate platirrino de Sudamérica. Es la especie de primate no humano más ampliamente distribuida en el Neotrópico.

Su longitud cabeza cuerpo varía entre 35 y 49 cm, y posee una cola prensil que tiene entre 38 y 49 cm y alcanza un peso alrededor de los 2 a 5 kg. Los machos son más grandes (3,7 kg en promedio) que las hembras (2,3 kg en promedio). El pelaje del cuerpo generalmente varia de color castaño claro hasta castaño oscuro o marrón rojizo; las piernas, brazos y cola van desde color marrón oscuro a negro pero siempre son más oscuros que el resto del cuerpo. A cada lado de la frente, presentan en la mayoría de los casos pelaje erecto a manera de «cachos». El rostro está cubierto por pelaje corto (a veces ausente) esparcido sobre la piel negra.

El mono maicero es un animal omnívoro, que se alimenta preferiblemente de frutos e invertebrados, aunque algunas veces atrapa pequeños vertebrados, tales como lagartijas y polluelos de aves; también se alimenta de otras partes de plantas. Este cébido puede encontrarse en diferentes tipos de ambientes, incluyendo la mayoría de los bosques tropicales y subtropicales, y en bosques de crecimiento secundario.

Está ampliamente distribuido en Sudamérica. Se caracteriza por presentar en el cuerpo un pelaje que varía de castaño claro a castaño oscuro o marrón a rojizo; en las extremidades y cola presenta una coloración que varía de marrón oscuro a negro, siendo estas últimas las partes más oscuras del cuerpo. En la frente presenta pelaje erecto semejando unos cachos de allí su nombre, el rostro puede presentar pelaje corto que se esparce sobre la piel negra. Es una especie relativamente grande, la longitud entre cabeza cuerpo está entre 35 y 49 cm, y posee una cola prensil de entre 38 y 49 cm, los machos pesan alrededor de 3,7 kg y las hembras 2,3 kg. Al igual que otros cebides habita en la selva húmeda tropical, se desplaza en árboles de gran altura y se caracterizan por presentar hábitos diurnos, ser activos e inquietos.

Su dieta está constituida principalmente por frutas, semillas, néctar, insectos, crustáceos, reptiles, ranas, huevos de las aves y pequeños mamíferos por lo tanto los maiceros pueden ser considerados como animales omnívoros. Respecto a su desplazamiento, aunque usualmente se apoyan en las cuatro extremidades pueden adoptar una postura bípeda, así mismo utilizan la cola prensil para desplazarse y alimentarse.

Al igual que otras especies de capuchinos (género Sapajus), son animales sociales. Vive en grupos sociales conformados por 6 a 18 individuos, en el cual hay un macho dominante el cual se puede reproducir con varias hembras. El área de dominio vital se ha calculado entre 90 y 158 ha y realizan desplazamiento por zonas descubiertas de vegetación para llegar de un fragmento de bosque a otro. En cuanto a la reproducción esta especie se caracteriza porque generalmente sólo tienen una cría en cada parto, con un período de gestación de 149 a 158 días y de lactancia de 270 días; el ciclo estral es de 18 días y los juveniles se valen por sí mismos al año y medio.

Vocalización y despliegue

Freese y Oppenheimer  describen 17 vocalizaciones de Sapajus apella:
1) fu, fuerte y prolongado y consistente de 1-3 repeticiones, utilizado por todos los individuos para localizar el grupo
2) mik: emitido 2 o 3 veces por infantes y jóvenes cuando están asustados, para atraer la atención de la madre;
3) quejido, utilizado por todos los individuos para mantener contacto con el grupo;
4) pio vocalización corta y repetida, comúnmente utilizada por infantes para mantener contacto con la madre;
5) gruñido, vocalización pulsada de bajo tono, usualmente acompañada por una sacudida de cabeza, emitida por la hembra para apaciguar al infante;
6) como flauta, vocalización poco común, emitidas por los machos adultos cuando se acercan a una hembra en estro;
7) igk, trino común emitido por los machos adultos cuando se acercan a una hembra en estro;
8) kecker, vocalización común consistente en pulsos de amplia frecuencia, emitida por todos los individuos para demostrar miedo intenso o mientras persiguen o amenazan;
9) grito, vocalización común de amplia frecuencia emitida por todos los individuos para indicar miedo extremo;
10) moler dientes, poco común consiste en frotar los molares, y es utilizado por machos adultos como señal de amenaza;
11) iku, vocalización menos común de frecuencia baja, emitida por adultos en señal de alarma;
12) ika, vocalización común consistente en una larga seria de gritos entrecortados.

Ecoparque: El escape de seis monos 2015-04-24

Seis monos de la especie caí (Sapajus apella) se escaparon del Jardín Zoológico de La Plata luego de que un árbol se desplomara sobre el hábitat donde se encontraban. El hecho, dado a conocer ayer, se registró el 13 de abril pasado y hasta el momento cuatro de los animales pudieron ser recuperados, en el marco de un operativo especial montado para tal fin.Según relató el delegado de ATE Martín Levach, “los monos se encontraban en una ‘isla’ y se escaparon porque un árbol se vino abajo y les sirvió de puente para salir”. El director del Jardín Zoológico platense, Diego Balducci, precisó que los “monos fueron vistos por muchas personas en la zona del Hipódromo de La Plata”, aunque intentó llevar tranquilidad al señalar que “la gente debe saber que no son peligrosos”. Balducci detalló además que los animales tienen entre 5 y 8 años, que la longitud de la cabeza más el cuerpo es de entre 35 y 49 cm, y su cola llega a medir medio metro. “Ayer vimos a los monos cómo trepaban a los árboles en la esquina de 122 y 52, andaban dos y uno incluso bajó al piso, pero nadie quiso acercarse por temor”, aseguró Juan Carlos Molina, un comerciante de la zona. Días atrás, los trabajadores del Zoo platense promovieron una campaña para pedir que el lugar sea convertido en un ecoparque para el cuidado de las especies, y presentaron junto a la concejala del Frente Progresista Maia Luna un proyecto para su tratamiento en el Concejo Deliberante.

El Ecoparque de la Ciudad mudó los chimpancés Sasha, de 24 años, y su hijo Kangoo, de 15 20/08/2022

El Ecoparque de la Ciudad mudó los chimpancés Sasha, de 24 años, y su hijo Kangoo, de 15, al Monkey Word Ape Rescue Centre ubicado en Longthorns, Warehamen, Reino Unido, a pocos kilómetros de Londres. Ambas especies son oriundas del viejo zoológico y con este desplazamiento ya suman 927 animales derivados desde el año 2016.

Sasha y Kangoo forman parte del grupo «Pan troglodytes» y el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires (GCBA) tiene planificado desde diciembre este viaje a una zona privada y especial. En cuanto a su alimentación, tienen diferentes dietas a base de frutas, verduras, huevos, semillas y hasta insectos.

Sobre el autor de la escultura PASSANI, JUAN del video.

Nació en Carrara, Italia; el 1 de junio de 1892 y falleció en Buenos Aires en 1984. Vecino de Florida, provincia de Buenos Aires. Estudió en la Academia de Bellas Artes de su ciudad natal siendo más tarde Profesor Honorario. Se radicó en Argentina en 1910 optando por la ciudadanía en 1917. Trabajó como restaurador del Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires entre 1948 y 1956. Realizó una exposición individual en la Galería Rose Marie en 1945. Concurrió al Salón Nacional desde 1938 y a los salones de Rosario, Mar del Plata y otras colectivas. Obtuvo el Segundo Premio en la Exposición Comunal de Artes Aplicadas en 1924 y el Primer Premio en 1925, el Premio Estímulo en el Salón Nacional de 1939, el Segundo Premio Municipal en el Salón Nacional en 1939, el Premio Jockey Club en el Salón Nacional de 1941, el Segundo

Premio en el Salón de Mar del Plata en 1946, el Premio Martín Rodríguez Galisteo en el Salón de Santa Fe en 194, el Premio Ministerio de Agricultura y Ganadería en el Salón Nacional de 1947, el Segundo Premio en el Salón Nacional en 1947, el Segundo Premio en el Salón de San Juan en 1948, Medalla de Oro en el Pabellón Argentino de Artes Aplicadas en la Exposición de Filadelfia en 1926 y el Segundo Premio en el Salón de Córdoba en 1953. “Ejecutó -según Eduardo Eiriz Maglione- hermosas y macizas piezas que revelan a un animalista meritorio”. (Diccionario de Artistas Plásticos de Argentina de Adrián Merlino, Edición del Autor, Buenos Aires 1954. Anuario Plástica Argentina 1946, Ediciones Plástica, Buenos Aires 1947).