Neorenacentismo italiano. Por Flavia Tomaello

Por Flavia Tomaello, flaviatomaello.blog, @flavia.tomaello

De la mano del arte y la época de oro de Lido, Grande Albergo Ausonia & Hungaria se ha convertido es entrella de la vida del archipiélago de Venecia en la última centuria.

Localizado en la Gran Vía Santa María Elizabetha, la calle principal que recorre el trayecto desde la estación del vaporetto de Lido al frente del mar, en el “contrafrente” de la isla, este palacio fue inaugurado en 1907 por el empresario de Friuli Ludovico Fabrizio, originalmente bajo el nombre de “Hungaria Palace Hotel”, diseñado por el arquitecto Nicolo Piamonte.
La mayor parte de los clientes del hotel provenían del noreste europeo, gracias a la existencia del Reino de Hungría muy conectado con Venecia por tren y también por mar. En sus primeros años el hotel fue patrocinado por la alta sociedad de ese imperio.
En 1913 el famoso escultor de Bassano del Grappa, Luigi Fabris, con su joven colega Doro Sebellin, idearon y realizaron luego una cobertura externa completa sobre la superficie norte/este del hotel, de cara a la Gran Vía de Lido. Con un récord de 800 metros cuadrados cubiertos, este extraordinario mosaino muticolor con mayólica policromática compone varios elementos de diferentes dimensiones y tipologías.
La instalación se funda en esquemas decorativos del neorenacimiento, atravesando conceptos ilustrativos al estilo De Carolis que, sostenidas por franjas de loza diferentes en su grosor, aportan un nivel creciente de complejidad. Son particularmente valiosas las figuras femeninas realizadas en bajorrelieve y a tamaño real. Antes de la retirada alemana de la Segunda Guerra Mundial, las tropas utilizaron esas imágenes como blancos de práctica.
El hotel fue cerrado durante la Primera Guerra Mundial y fue reabierto para 1920. Se convirtió en una de las llaves del posicionamiento de Lido durante su épocade oro, donde los invitados concurrían a sus bailes nocturnos al club “Follies Dancing”. Para aquél mismo año, a partir del conflicto entre Austria y Hungría, cambió su nombre a Ausonia.
Renovado durante 2011, logró sumar diferentes categorías, un amplio número de habitaciones y generó un nuevo impacto bajo el concepto del estilo liberty, sostenido por mobiliario de una centuria atrás realizado por el diseñador milanés Eugenio Quarti, quien fue uno de los invitados al prestigioso Salón de Arte de París de 1907.
Durante su larga historia recibió al príncipe Eduardo de Inglaterra, Sara Churchil, Claudia Cardinale, Jerry Lewis, y cada año, muchas de las estrellas del mundo se dan cita para su estadía durante el Festival de Cine de Venecia.

Bucólico, bohemio y artístico

En el ambiente romántico de Lido di Venezia, el Grande Albergo Ausonia & Hungaria espera con su extraordinaria fachada de mosaicos multicolores, la más grande del continente. Un maravilloso ejemplo del estilo liberty.
Una exclusiva residencia de principios del siglo XIX Inaugurado en 1907, el Grande Albergo Ausonia & Hungaria fue el lugar preferido por muchos viajeros de Europa por su encanto y su privilegio especial en el Gran Viale Santa Maria Elisabetta, a poca distancia de la playa.
Ofrece cenas excepcionales desde 2007, lo que ha elevado el nivel de confort. Al mismo tiempo, los frescos y las decoraciones originales en las salas principales se restauraron a su gloria origina.
Con vistas al Gran Viale Santa Maria Elisabetta, a pocos minutos en taxi acuático del centro histórico de Venecia, con fácil acceso a la Mostra d’Arte Cinematografica Internazionale, la playa y al campo de golf de 18 hoyos, amado por todos los fanáticos.
Se encuentra en el sitio perfecto para llegar a la playa, las tiendas y el transporte público. Está a 15 minutos en transpote público del oasis Alberoni donde se despierta el alma salvaje del Lido entre las dunas de arena y los fascinantes paisajes que rodean las románticas playas que se puede llegar en bicicleta por el fascinante sendero que corre a lo largo de los diques.

Un cruce con Oriente

Unas vacaciones relajantes y revitalizantes son posibles en el exclusivo Centro de Rejuvenecimiento Lanna Gaia, un auténtico exponente de bienestar tailandés. Tratamientos realizados rigurosamente respetando las antiguas tradiciones y filosofías tailandesas que restauran el equilibrio natural entre el cuerpo y la mente, aliviando el estrés y brindando una sensación de relajación y bienestar durable.
Se trata de un verdadero Thai Wellness Center con SPA, reconocido oficialmente por el Gobierno de Bangkok por su riguroso respeto del estándar tailandés en cuanto a mobiliario, rituales y tratamientos . El personal es originario de Tailandia y egresado ​​de las mejores academias del país.
Reconocido como uno de los reinos más antiguos de Tailandia, Lanna es famoso por su belleza y la hospitalidad de su gente y su filosofía de vida inspirada en el concepto de bienestar. Un perfecto estado de equilibrio entre la mente y el cuerpo, transmitido de generación en generación durante cientos de años, buscado y recreado por las manos conocedoras del personal tailandés en el centro Lanna Gaia.
Lanna es el equilibrio entre los cuatro elementos del cuerpo. El viento, el agua, la tierra y el fuego protegen de cualquier enfermedad, pero sólo si están perfectamente equilibrados. En este estado de armonía, la e energía en el cuerpo fluye libremente, ofreciendo bienestar y vitalidad, completando un círculo virtuoso que es esencial para alejar el estrés y la tensión. Lanna ocurre de forma natural con Gaia, la diosa de la tierra, el ecosistema que permite el nacimiento de la vida y su prolongación sana y estable.

Respirar profundo

Durante el verano, el Grande Albergo Ausonia & Hungaria abre sus 250 metros cuadrados de terraza con vistas al jardín y la fuente de ‘I fauni’, junto a la luz de color que ilumina la extraordinaria fachada de mosaico del hotel al ritmo de la música. Un lugar de encuentro que es amado por los venecianos y los habitantes del Lido, “The Terrace” ofrece un rico calendario de música y danza con conciertos y música en vivo.
La costa del Lido di Venezia es famosa por su arena fina y aguas limpias, a las que se puede acceder desde las instalaciones históricas junto al mar, cerca de las elegantes cabañas que, desde finales del siglo XIX, fueron el símbolo de las vacaciones venecianas para muchos viajeros de todo el mundo.
Aquellos que eligen la playa de Lido di Venezia para sus vacaciones disfrutan del ambiente tranquilo y reservado, lejos del caos y perfecto para unas relajantes vacaciones en la misma costa que fue amada por el poeta inglés George Byron y que, durante el siglo XIX, vio el surgimiento de muchos hoteles magníficos que contaron la nobleza de Europa entre sus invitados.
Hoy, miles de turistas escuchan la llamada del Lido con su encanto indiscutible y su proximidad al centro histórico de Venecia.
En un encantador entorno histórico pero natural, el Lido di Venezia ofrece un increíble “18 hoyos”, el destino para todos los amantes del golf que muestran sus habilidades entre los bastiones del siglo 19, álamos, moras y pinos de mar.
Inaugurado en 1930, el curso fue la creación de Conte Giuseppe Volpi que, a petición del magnate de la industria automotriz Henry Ford, un golfista y visitante frecuente del Lido, construyó el primer campo de 9 hoyos alrededor del antiguo fuerte austríaco que aún está allí hoy.
Al final de la guerra, se agregaron otros nueve hoyos a los primerosy, con la marcha del tiempo y el creciente éxito, se agregaron la Casa Club y el restaurante, muy apreciados por su cocina regional.
The Club House se encuentra en un antiguo cuartel militar para el ejército austríaco, un espacio acogedor lleno de encanto donde se puede pasar un día agradable y momentos de pura relajación y diversión.

error: Te queremos :-)