OMS advirtie que el coronavirus es «diez veces más mortífero» que el virus de la gripe A (H1N1).

Compartí :-) .

Desde la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtieron que el nuevo coronavirus es «diez veces más mortífero» que el virus de la gripe A (H1N1), que se registró en 2009-2010, en medio de la pandemia de la COVID-19.

Además reiteraron que será necesaria vacuna para frenar la propagación de la enfermedad y solicitaron a las naciones que se plantean levantar medidas de confinamiento social que lo hagan «de forma estratégica» y priorizando «las zonas del país menos afectadas» por el coronavirus.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, dijo: «Los datos recabados en varios países nos dan una imagen más clara de este virus, de su comportamiento, de la manera de frenarlo».

«Sabemos que la COVID-19 se propaga rápidamente y sabemos que es letal: 10 veces más que el virus responsable de la pandemia de la gripe (A-H1N1) de 2009», agregó.

«En la era de la globalización, significa que el riesgo de que resurja la COVID-19 puede continuar. Al final, la puesta a punto y la distribución de una vacuna segura y eficaz será necesario para interrumpir totalmente la propagación», aseveró.

Sobre las medidas de aislamiento social establecidas en varios países del mundo, la OMS recomendó que se levanten de manera lenta y progresiva, en forma «adaptada» a las características de cada nación.

En este sentido, Tedros señaló que el descenso de casos de coronavirus es «mucho más lento» que la expansión del patógeno, por lo que solicitó a los países levantar «lentamente» las medidas que han implantado para contener el virus.

Indicó, además, que en algunos países las personas infectadas por el nuevo coronavirus se han duplicado cada tres o cuatro días, en tanto la desaceleración de la curva se está produciendo de una forma «mucho más lenta».

«Las decisiones para levantar las restrictivas medidas implantadas para contener al virus deben basarse, en primer lugar, en la protección de la salud humana y, posteriormente, en lo que se sabe hasta ahora del nuevo coronavirus y de cómo se comporta», cerró.

La amenaza del covid-19 seguirá latente para la humanidad durante un largo tiempo hasta que no exista una vacuna, advierte el enviado especial de la Organización Mundial de la Salud (OMS), David Nabarro.

Tras las medidas de contención introducidas oportunamente por las autoridades, los contagios por el nuevo coronavirus finalmente podrían estar comenzando a desacelerarse en EE.UU. y Europa, —las regiones más afectadas por la pandemia—, argumenta el experto.

Sin embargo, señala que el SARS-CoV-2 aún continúa «avanzando en otras partes del mundo», por lo cual, antes de dar por finalizado el aislamiento y retomar las actividades habituales, las comunidades de todo el mundo deberán desarrollar una infraestructura y una capacidad suficientes para hacer frente a posibles rebrotes esporádicos de la enfermedad en los próximos meses.

No estamos tan seguros de que [el covid-19] vendrá en oleadas en la manera en que lo hace la gripe. Pensamos que será un virus que aceche a la raza humana por un periodo de tiempo sumamente largo, hasta que todos podamos tener la vacuna que nos protegerá», declaró Nabarro en entrevista con el programa ‘Meet the Press’ emitido el pasado domingo por NBC.

«La clave para este virus particular es que cada comunidad tenga un tipo de escudo defensivo, pueda identificar los casos ni bien estos aparezcan, aislarlos y frenar el desarrollo de los brotes. Para todos y cada uno de los países va a ser necesario tener esa capacidad», concluyó el enviado de la OMS.

FMI

La economía global podría experimentar en 2020 la mayor recesión desde hace alrededor de 90 años si la pandemia mundial de covid-19 se mantiene o reanuda a lo largo del año, ha advertido el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En su último informe con los pronósticos económicos mundiales, este organismo internacional augura que en 2020 se producirá una caída del 3% en el PIB global, informa la agencia Bloomberg.

Ese porcentaje representaría la mayor caída desde la Gran Depresión de 1929 y sería muy superior a la contracción del 0,1 % que tuvo lugar en 2009, durante la última crisis financiera mundial.

Aunque el FMI espera que la economía global crezca un 5,8 % en 2021, el mayor aumento desde la década de los 80, existen riesgos a la baja en caso de que la pandemia se prorrogue.

Así, el PIB de EE.UU. caerá un 5,9 % y podría subir un 4,7 % en 2021, mientras que la economía de la zona euro se contraería un 7,5 % en 2020 para expandirse un 4,7 % el año que viene.

De hecho, las economías avanzadas experimentarían el mayor descalabro, al dejarse un 6,1 %, mientras que las emergentes perderían un 1 % este año. En concreto, el crecimiento de China e India se desaceleraría, pero aumentaría al 1,2 % y el 1,9 %, respectivamente.

error: En que podemos ayudarte?