romay

Palermo 9 «Alejandro Romay», Ciudad de Buenos Aires

Publicado por Ian Marfort

Palermo Canal 9 «Alejandro Romay»

Palermo Canal 9 o Palermo «Alejandro Romay» se ubica en las inmediaciones del Pasaje Gelly 3378, dirección en la cual se ubicó históricamente el estudio del emblemático Canal 9. Alejandro Romay fue el director de este canal, convirtiéndolo, bajo su audaz liderazgo, en la señal nacional de televisión más vista por consecutivos años. Posición que mantuvo cómoda e indiscutiblemente. Es un acto de justicia nombrar a esta zona como Palermo Romay.

Nacido con el nombre de Alejandro Argentino Saúl, Romay adoptó su seudónimo en honor a su ídolo del fútbol de cuando él era joven. Juan Manuel Romay, delantero de Independiente de Avellaneda fue quien inspiró el apodo del Zar de la televisión argentina.

Tucumano y del año 1927, cuando apenas tenía trece años (en 1940) comenzó su carrera como locutor de radio. Su primer puesto de trabajo fue en LV7 Radio Tucumán. Apenas cinco años después, o sea que tan solo a sus 18 años, fue nominado director de LV12 Radio Aconquija; la actual Radio Independencia.

Al cabo de dos años, en 1947, se trasladó a la Ciudad de Buenos Aires; lugar en el cual su crecimiento no conoció límite alguno. Continuó como locutor pero también se convirtió en empresario al asumir la dirección de Radio Libertad, la cual hoy en día se conoce como Radio del Plata. Pero, como señalé que no tuvo límites, en 1961 también era director del Teatro El Nacional y de Teatro Argentino.

A fines de 1963, luego de que el Canal 9 empezó con la pata izquierda con el público argentino, comenzó su rol como director general de dicho canal. De este modo, se convirtió en el accionista mayoritario y cambió el nombre de la señal a Canal 9 Libertad.

Bajo su mando, cambió la orientación de la programación. Su objetivo fue la cultura popular y los productos masivos. Peleó arduamente el primer puesto de audiencia con Canal 7. Luego lo hizo con Canal 13; para que más tarde la disputa fuera con Teleonce.

En esa primera década, la del ’60, los programas de Romay que han quedado para la memoria son: «Grandes valores del tango» (1963), «Almorzando con Mirtha Legrand» (1968), «Sábados de la bondad» (1968), conducido por Héctor Coire y luego por Leonardo Simons, y «Feliz domingo para la juventud» (1970).

Ya en la siguiente década, más del 90% de la programación de Romay era nacional. Teleteatros, comedias, teatro por televisión, programas ómnibus y shows musicales realizados en los estudios del canal, conformaban la oferta de la señal por aquel entonces. También, un hecho memorable fue cuando en 1971 el canal contrató en exclusiva al prestigiado cantante español Nino Bravo, durante su gira por Argentina.

Cuando se le preguntó a Romay cómo hacía para mantener semejante nivel en sus producciones, él revelo que todo se mantenía gracias a los ingresos publicitarios que recibían sus programas de mayor éxito. Con éstos, Romay se encargaba de poner al aire otros shows, de menos audiencia pero muy prestigiosos. Obras de teatro, conciertos y ciclos importantes, son ejemplos.

Alejandro Romay cuando era jóven.

Luego de una intervención estatal que comenzó bajó la presidencia de María Estela Martínez de Perón (en1974), pero que continuó a lo largo de toda la dictadura militar del «Proceso de Reorganización Nacional», Romay pudo retomar la dirección del canal 9 en 1884.

Fue a partir de ese momento que la emisora de Romay presenció su etapa más exitosa, la cual duró hasta 1989. Durante esos años el canal de Romay fue líder de audiencia, sin un rival de peso. Recién en 1988 tuvo un tímido oponente cuando Teledos se mantuvo en el segundo lugar, bajo la conducción de su contrincante mediático. Los programas más exitosos de esa época dorada fueron el noticiero Nuevediario, el show de variedades Finalísima, el programa de juegos Seis para Triunfar, y las series estadounidenses Dallas y Brigada A.

Durante la década de 1990, Romay expandió sus negocios en el ámbito audiovisual; hasta que se cansó y dijo basta. Ya antes de despedir el milenio, Romay comenzó a desprenderse de sus propiedades. En 1997, vendió Canal 9; mismo año en el que el estudio cambió de locación, abandonando el Pasaje Gelly para mudarse a su actual sitio, que se encuentra en la Avenida Dorrego.

Alejandro Romay se despidió de su vida el 25 de junio de 2015 con 88 años de edad. Padecía mal de Alzheimer, agravado por una neumonía. Sus restos fueron velados, acordemente, en el Teatro El Nacional.