Paro general de recolección de residuos y barrido de la Ciudad de Buenos Aires.

Moyano paraliza la recolección de basura en la Ciudad. Pablo Moyano el secretario general adjunto de Camioneros, llamó a un paro general en la rama de recolección de residuos y barrido de la Ciudad de Buenos Aires por el conflicto en la prestación del servicio, que se desencadenó por la intención del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, de achicar gastos en el rubro de higiene urbana. Es por tiempo indeterminado. Reclaman el pago de un bono de $25.000. Críticas por el recorte en ese servicio que se estableció en el Presupuesto porteño.

La medida entró en vigencia este martes, desde a las 6. Reclaman el pago de un bono por esencialidad y por “la insistencia” del gobierno porteño en recortar el servicio de recolección de la basura que, según se anunció, impactará en la jornada laboral de los trabajadores del sector con una “rebaja salarial de hasta 20.000 menos por mes”.
“El paro será hasta que la Ciudad de Buenos Aires baje su soberbia, pague el bono y se comprometa a no ajustar”, sostuvo el secretario general adjunto del sindicato, Pablo Moyano, en declaraciones radiales.

Según dijo el dirigente, “hace tiempo” el gremio que conduce junto a su padre viene denunciando “la presión constante” que el gobierno de Rodríguez Larreta está ejerciendo sobre las seis empresas de recolección que prestan servicio en la Ciudad de Buenos Aires “para recortar parte de los salarios” de los trabajadores.
“Larreta: no al ajuste. Los trabajadores de la recolección cumplieron sus tareas en la pandemia de coronavirus y seguirán haciéndolo. No permitirán la reducción de los días laborales y de sus salarios. No toques sus bolsillos”, fueron algunas de las insignias que se visualizaron en los afiches.

Los trabajadores del sector se mostraron una vez más en contra de que el Gobierno realice modificaciones respecto a la situación de los trabajadores y sus días laborales. Al mismo tiempo, aseguraron que se encuentran alerta y con “profunda preocupación” ante la postura del Ejecutivo porteño.

“La determinación del Gobierno implicaría que los trabajadores no puedan cumplir tareas los feriados nacionales, lo que afectará sus ingresos y el de sus familias. Bajo ninguna circunstancia el gremio aceptará cambios en el sector. Se trata de una medida perversa que modificaría el actual nivel salarial”, confirmaron los trabajadores a través de un comunicado.