Patricia Bullrich

Patricia Bullrich acusaciones sobre la presencia de grupos terroristas en Chile

Pato: En cuanto a la expresión «una pisada, una cagada», es una manera coloquial de señalar que alguien comete errores con frecuencia o de manera consistente. La frase implica que cada paso que la persona da es seguido por un error o una situación problemática.

Te puede interesar: Por que Patricia Bullrich es en Argentina el equivalente a Conrado Sol en la serie El Chapo

Patricia Bullrich ha cometido un grave error al hacer acusaciones infundadas sobre la presencia de grupos terroristas en Chile, sin presentar pruebas concretas que respalden sus afirmaciones. Es irresponsable y perjudicial para las relaciones entre países vecinos. El presidente chileno tiene toda la razón al exigir evidencia y colaboración en lugar de difundir acusaciones sin sustento.

Además, es preocupante que estas acusaciones se basen en declaraciones previas de políticos extranjeros, como el senador Rubio, sin una verificación adecuada de la información. La presentación de una carta de protesta al Congreso de EE.UU. demuestra la determinación de Chile en desmentir estas acusaciones infundadas y proteger su reputación internacional.

Es fundamental que las cuestiones de inteligencia y seguridad se aborden a través de canales diplomáticos y de cooperación bilateral, en lugar de ser objeto de especulaciones públicas que pueden generar tensiones innecesarias entre países. La ministra Bullrich y aquellos que respaldan sus declaraciones deberían retractarse y trabajar en fortalecer los lazos de confianza y colaboración entre Argentina y Chile.

Una nota de protesta será entregada este miércoles por Chile al embajador de Argentina en Santiago, Jorge Faurie, en relación con los comentarios realizados por Patricia Bullrich, ministra de Seguridad del Gobierno de Javier Milei, sobre la supuesta presencia de grupos terroristas en territorio chileno.

Las declaraciones del presidente chileno, emitidas el martes en una entrevista con una radio local, fueron en respuesta a las afirmaciones de Bullrich, quien aseguró en una entrevista que Argentina había detectado la presencia del grupo terrorista Hezbolá en Iquique, en el norte de Chile, así como en zonas de Brasil y Perú. Además, la ministra lanzó sospechas contra Venezuela y Bolivia por sus vínculos diplomáticos con Irán.

La reacción chilena no se hizo esperar, con el subsecretario de Interior, Manuel Monsalve, declarando el miércoles que no hay ninguna información que respalde la afirmación de la existencia de células operativas de Hezbolá en territorio chileno.

Además, la ministra de Interior, Carolina Tohá, desmintió esas afirmaciones y criticó a Bullrich por no canalizar cualquier amenaza por las vías de cooperación bilateral, enfatizando que los temas de inteligencia no se discuten a través de puntos de prensa.

El embajador de Chile en EE.UU., Juan Gabriel Valdés, también presentó una carta de protesta ante el Congreso de Estados Unidos la semana pasada, en respuesta a las afirmaciones del senador republicano Marco Rubio sobre la presunta presencia de Hezbolá en Chile. Valdés afirmó que Chile no tiene empresas vinculadas con Hezbolá y que no existe ningún proceso de investigación sobre actividad terrorista en el país.

Monsalve señaló la coincidencia «muy casual» entre las declaraciones del senador Rubio y las de la ministra argentina, pero recalcó la importancia de que la inteligencia no se deje provocar por otros países.