tech11111

PFA desarticularon una organización criminal por estafar a grandes empresas

LA POLICÍA FEDERAL ARGENTINA DESBARATÓ UNA ORGANIZACIÓN DELICTIVA POR FRAUDE INFORMÁTICO

Agentes de la División Delitos Tecnológicos desarticularon una organización criminal que se dedicaba a través de diferentes maniobras a estafar a grandes empresas, convirtiendo el dinero sustraído en moneda virtual.

La Unidad Fiscal Especializada en la Investigación de Ciberdelitos de San Isidro, a cargo de Dr. Alejandro Musso, requirió la intervención de dicha División para investigar un hecho de fraude cibernético, ejecutado por un grupo de personas que realizaban diversas estafas a una empresa multinacional con sede en Argentina, con intercambio de criptodivisas.

Los ciberagentes estuvieron durante meses abocados a la pesquisa, identificando a los autores y al mismo tiempo determinando la modalidad empleada para diversificar los montos producto del ilícito, mediante complejas transferencias de una a otra billetera virtual, tornándose sumamente dificultosa la tarea de rastrear los activos.

Las investigaciones sobre esta causa se iniciaron en el marco de maniobras conocidas como BEC (Bussines Email Compromise), que dieron lugar a operaciones bancarias fraudulentas donde posteriormente a cometer el delito, los cibercriminales transformaban el dinero en criptomonedas, dificultando la tarea de los investigadores y la posterior trazabilidad del curso del dinero para su recupero.

La identificación y rastreo de las criptomonedas, como así también la individualización de los autores de la ciberestafa, permitieron identificar a los miembros de la banda, conformada por un ciudadano de nacionalidad china y tres argentinos.

Con el total de las pruebas obtenidas, Juzgado de Garantías N°1 del Departamento Judicial San Isidro a cargo del Dr. Ricardo José Costa, ordenó seis allanamientos, uno en la localidad de Canning, otro en San Isidro y cuatro en la Ciudad de Buenos Aires.

Durante el operativo, fue detenido un hombre argentino de 49 años, mientras que dos hombres y una mujer fueron imputados en la causa, que eran clave en la maniobra en cuestión. Además se secuestraron varios dispositivos informáticos y U$S 305.600 en efectivo.

El implicado junto a los elementos secuestrados quedaron a disposición del magistrado interventor.