Martinez1

Plaza Brigadier General Enrique Martínez. Buenos Aires, Argentina.

Publicado por

Ubicada en Av. Casares 3551-3589 y Av. Pres. Figueroa Alcorta.

Plaza Brig. Gral. Enrique Martínez, es una plazoleta obligada para pasar cuando queremos ir hacia Av. Pres. Figueroa Alcorta, de la izquierda está el Jardín Japonés, más a la izquierda y más adelante, el Club de Amigos, que de club y de amigos no tiene nada, hacia la derecha la escuela de la Policía Federal. Es una Plazoleta que sinceramente es para pasear el perro, pero es un gran homenaje a un hombre que luchó con San Martín y cruzó Los Andes, casi en pelotas.  Podemos decir que no es un lugar para hacer turismo, si no para pasar por Palermo y ver un pequeño monolito que le llegó casi 200 años después a su reconocimiento de haber realizado la hazaña de haber luchado con San Martín.

Plazoleta Don Brigadier General Enrique Martínez

La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en Buenos Aires, 22 de abril de 1999 sanciona con fuerza de Ley el Artículo 1º.- Acéptase la donación de un monolito con medallón y placa en homenaje al Brigadier General Enrique Martínez a emplazarse en la plazoleta homónima, cuyo valor asciende a la suma de cuatro mil pesos ($ 4.000). Artículo 2º.- La leyenda de la placa mencionada en el artículo 1º de la presente será la siguiente

DON ENRIQUE MARTÍNEZ
BRIGADIER GENERAL DE LA ARGENTINA Y URUGUAY
Coronel del Ejército de Chile y Mariscal del Perú




Plaza Brig. Gral. Enrique Martínez

Se unió al Ejército de los Andes en el regimiento dirigido por Miguel Estanislao Soler.

Hizo la campaña de José de San Martín atravesando los Andes  en enero de 1817 para la restauración de Chile vía el cruce de la cordillera por el Paso de Uspallata bajo las órdenes del Coronel Juan Gregorio de Las Heras y al frente de la vanguardia de la División cómo Sargento Mayor.

Plazoleta Don Brigadier General Enrique Martínez

Enrique Santiago del Carmen Martínez (Montevideo, 15 de julio de 1789 – Buenos Aires, 30 de noviembre de 1870)  fue un militar rioplatense que participó en la guerra de independencia de la Argentina y en la Guerra Grande uruguaya.

Martínez luchó en las batallas de Chacabuco, Curapaligüe, Gavilán, Concepción, Talcahuano, Quechereguas, Talca, Cancha Rayada y Maipú. Fue ascendido al grado de coronel.

Una calle y una plazoleta en Buenos Aires recuerdan a este guerrero de la independencia. Curiosamente, la placa en esa plazoleta contiene el grave error histórico de situarlo como comandante e inspector del Ejército Argentino entre 1859 y 1861, época en que era solamente inspector de armas del Estado de Buenos Aires.

Una ciudad en el departamento de Treinta y Tres en la República Oriental del Uruguay, lleva su nombre como forma de homenajearlo. El lugar es conocido también con el nombre de «Charqueada».

Plaza Brig. Gral. Enrique Martínez

Plazoleta Don Brigadier General Enrique Martínez. Nació el 15 de julio de 1789 en Montevideo

Nació el 15 de julio de 1789 en Montevideo, durante el Virreinato del Río de la Plata. «Se incorporó al Regimiento de Dragones de Buenos Aires a los doce años de edad (1801) como cadete». Combatió durante las Invasiones Inglesas en la Reconquista de Buenos Aires (1806) y en Maldonado, El Buceo, Montevideo y en la defensa de Buenos Aires (1807). «Mereció el ascenso a Porta – Guión de su Regimiento por su decidida actuación.

Fue Chispero en la Semana de Mayo y firmó la «Petición del Pueblo»

Fue Chispero en la Semana de Mayo y firmó la «Petición del Pueblo» logrando el Cabildo Abierto del 25. Intervino en el Sitio y Toma de Montevideo (1812-1814). Participó en la formación del Ejército de los Andes, desde 1815. Triunfó en los dos primeros combates del cruce de la cordillera por Uspallata, en Potrerillos y Guardia Vieja como Sargento Mayor al mando de la vanguardia de la División del Coronel Las Heras, el 25 de enero y 10 de febrero de 1817. Combatió en Chacabuco, Curapaligüe, Cerro del Gavilán, Concepción, Talcahuano, Quechereguas, Talca, Cancha Rayada y Maipú. Promovió el «Acta de Rancagua», por la que se ratificó en el mando del Ejército de los Andes al General San Martín, firmada el 2 de abril de 1820″. Formó parte de la Expedición Libertadora al Perú, desembarcando en Paracas. Participó en los Movimientos de Tropa y Acciones de Guerra en Pisco, Ancón, Huacho, Vilcahuara, Chancay, Quipico, Lima, Huaura, El Callao, San Borja, Quebrada del Caballero, Calama, Torata y Moquehua.

San Martín lo ascendió a general de brigada

San Martín lo ascendió a general de brigada y le otorgó una medalla de oro y brillantes con la leyenda «Yo fui del Ejército Libertador» a los 32 años de edad, y dos meses más tarde lo declaró «Fundador de la Orden del Sol», del Perú. Regresó de Lima con las últimas tropas de nuestro Ejército entrando a Buenos Aires a cargo del Regimiento de Granaderos a Caballo y del Batallón Río de la Plata el 7 de febrero de 1826. Fue designado Comandante del «Primer Cuerpo del Ejército Republicano en operaciones entre la Banda Oriental y el Brasil» en la guerra contra el Imperio desplazando militarmente a las tropas brasileñas de Las Piedras, Yaguarón, Cerro de María, Pintos donde el general Martínez tomó prisionero al legendario guerrillero Juca Teodoro-San Miguel, Potreros y Laguna Merim.

Regreso a Buenos Aires en diciembre de 1828

Luego del regreso a Buenos Aires en diciembre de 1828, Lavalle lo exilió a Montevideo en febrero de 1829, permitiéndole retornar en julio del mismo año. La goleta en que viajaba de regreso, naufragó frente a la costa bonaerense. Fue Ministro de Guerra y Marina de la Provincia de Buenos Aires a cargo del Gobierno de la Confederación en 1832 y 1833. Renunció al Ministerio y se asiló en Montevideo ante la tiranía que se avecinaba y por ser federal «lomo negro».

Buenos Aires

Combatió en el suelo oriental por la libertad de su tierra en Carpintería, Yi, Yucutuyá, El Palmar y Cagancha entre 1836 y 1839. Fue Ministro de Guerra y Marina, Miembro de la Asamblea de Notables y del Consejo de Estado de la República Oriental del Uruguay. Regresó a Buenos Aires en 1858 siendo nombrado Comandante e Inspector General de Armas del Ejército Nacional entre 1859 y 1861. El Gobernador de la Provincia de Buenos Aires encargado del Gobierno Nacional Brig. Bartolomé Mitre, lo designó padrino de la ceremonia de inauguración del monumento al Gral. Don José de San Martín en la plaza que hoy lleva su nombre el 13 de julio de 1862, pronunciando una vibrante arenga. Falleció en Buenos Aires el 30 de noviembre de 1870 en los brazos de sus hijos y descendientes y con el dolor del pueblo argentino.