Polémica: Cecilia Pando fue contratada para trabajar en la escuela primaria Francesco Faà Di Bruno

Publicado por

Cecilia Pando, titular de la Asociación de Familiares y Amigos de los Presos Políticos de la Argentina (AFyAPPA) fue contratada en la escuela primaria Francesco Faà Di Bruno, de la Ciudad, para hacerse cargo del curso de séptimo grado.

La defensora ideológica de genocidas, quien en cualquier oportunidad que tiene se dedica a reivindicar la última dictadura militar, ocupará un lugar sumamente importante en la formación educativa de estudiantes del instituto ubicado en la calle Nicaragua Nª 5668, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

«Hace dos días comencé a trabajar en un colegio como maestra, feliz de volver al aula, a lo que más me gusta y poder ayudar en mi casa con los gastos», contó a través de su cuenta personal de Twitter.

Y continuó: «Ya los intolerantes de siempre están difundiendo que la ‘defensora de los genocidas’ como ellos me llaman está trabajando, cómo si no tuviera derecho a trabajar por pensar distinto. Yo voy a enseñar, no voy al colegio a hacer política, no mezclo las cosas. Trabajo con chicos, no los adoctrino como hacen otras organizaciones», expresó.

Asimismo, Pando se encargó de retuitear el apoyo recibido en sus redes. «Resulta indignante que Ebe de Bostafini tenga una universidad y a vos no te permitan dar clases? Pero en que país vivimos» o «Mi hija ayer me dijo que ya tenía nueva maestra y se llamaba Cecilia Pando. Me preguntaba si eras vos, lo acabo de confirmar. Éxitos», fueron algunas de las frases reproducidas por sus seguidores.


Vida del Beato Francesco Faà di Bruno

La vida de Francesco nos muestra una admirable síntesis entre el hombre de fe y el hombre de ciencia. Nació en Alessandria, en la región del Piamonte (Italia), el 29 de marzo de 1825. Su familia, de ascedencia aristocrática, y de buena situación económica, educaron a sus once hijos al calor de la fe, siendo nuestro beato el último en nacer.

Era un apasionado de las matemáticas, las que estudió con verdadero entusiasmo. Se incorporó al cuerpo de ingenieros del ejército italiano, llegando a obtener el grado de lugarteniente. Desde su pertenencia al Estado Mayor, el rey Victor Manuel II le encomendó la educación de sus hijos Umberto y Amedeo.

Francesco decide viajar a París para perfeccionar sus estudios matemáticos y así dedicarse con responsabilidad al encargo real. Aquí estudió bajo el gran intelectual católico Cauchy y el gran científico, codescubridor del planeta Neptuno, profesor Leverrier. Llegó a doctorarse en matemáticas y astronomía en La Sorbona.

Retorna a Italia y se dedica a la enseñanza de las Matemáticas, pues era necesario mostrar a los jóvenes que la fe era perfectamente compatible con el estudio de las ciencias. Enseñó en la Universidad de Turín por muchos años, desplegando una impresionante labor académica pues publicó artículos en las más importantes revistas científicas del momento. Por tales méritos recibió el grado de Doctor por las Universidad de Turín.

Es increíble descubrir como un hombre tan comprometido con el mundo de la ciencia, que haya dedicado tiempo para escribir algunos libros ascéticos y, también, compuesto hermosas melodías sagradas. Turín está recibiendo el benéfico apostolado de Don Bosco y también la caridad del Cottolengo. Francesco aporta a este gran renacimiento de la fe en el norte de Italia, fundando la Obra de Santa Zita, para la promoción de la mujer. Esta obra se convirtió en una verdadera “ciudad de las mujeres”, pues en ella habían escuela, laboratorio, enfermería, pensionado; todo con sus propios reglamentos y con una clara perspectiva de fortalecimiento de la familia.

En 1867 surge en el barrio turinés de San Donato una iglesia para recordar a los muertos de la guerra, por lo que recibe el nombre de la Iglesia de Nuestra Señora del Sufragio. Francesco será ordenado sacerdote por el Papa Pío IX en apenas unos meses de preparación. En la Iglesia que construye celebrará la misa , que por consejo de Don Bosco, está ejerciendo ahora su ministerio sacerdotal con más dedicación. El mismo Papa le ha pedido fortalecer la obra de Santa Zita e inspirado por el Espíritu Santo, funda con la hermana Agostina Gonella, Las Religiosas Hermanas Mínimas de Nuestra Señora del Sufragio, dedicadas a ofrecer la vida de oraciòn, trabajo y sufrimiento en sufragio de las almas del Purgatorio. El Padre Bueno llamó a su presencia al P. Francisco el 27 de marzo de 1888.

Si usted tiene información relevante para la canonización del Beato Francisco, escriba a:

Hermanas Mínimas de Nuestra Señora del Sufragio
Nicaragua 5668
C1414BWF, Ciudad Autónoma de Buenos Aires
info@faadibruno.edu.ar