Por herir a tres personas con su drone en Plaza Constitución lo procesaron por delito de lesiones culposas.

El juez Luis Schelgel consideró que Sebastián Ferrari manejaba su drone de manera imprudente y sobre una zona muy transitada, y lo responsabiliza por las lesiones que sufrieron Liliana Noemí Centurión, el hijo, Mariano Báez, y Cecilia Edith Domínguez.

Un joven fue procesado por el delito de lesiones culposas luego de que el dron que operaba en Plaza Constitución se derrumbara sobre tres personas que esperaban un taxi, informó la justicia porteña.

Se trata de Sebastián Ferrari, de 20 años, a quien la justicia dictó un embargo de unos 15.000 pesos por el hecho ocurrido el 15 de agosto de 2015.

Por el impacto, las mujeres que esperaban un taxi sobre la calle Lima quedaron tendidas en el piso y tuvieron que ser derivadas al Hospital Argerich con politraumatismos graves.

En la resolución, el juez señala que “no se pudo determinar de manera fehaciente la causa de precipitación del vehículo aéreo no tripulado”, y argumenta que el accionar del imputado resulta reprochable en tanto, sin bien existía una ley que reglamentara el uso del vehículo, “no guardó el debido deber genérico y básico de cuidado”. “Su conducta superó el riesgo permitido, al operar dicho objeto en una zona poblada, con casas hogareñas y con mucha confluencia de personas”, sentencia.

El juez ordenó el procesamiento a pedido del titular de la Fiscalía Nacional en lo Correccional N°14, Ariel Yapur. En el dictamen, sostuvo que el joven “se entrenó lo suficiente para manipular un drone y que ha trabajado con dicho objeto en muchas ocasiones, lo que me permite inferir que no podía desconocer que el objeto de marras trabaja con la misma frecuencia utilizada por la mayoría de los dispositivos Wi-Fi hogareños y que podía sufrir interferencias entre la comunicación del dispositivo con el radio control”.

Por un hecho similar, ocurrido el mismo día, un hombre fue condenado a tres días de prisión por haber sobrevolado la cancha de Chicago durante un partido contra Huracán.

El hombre, de 37 años, había ingresado el drone durante el partido y fue condenado por el artículo 99 del Código Contravencional que sanciona a “quien afecta el normal desarrollo de un espectáculo masivo, de carácter artístico o deportivo, que se realiza en un lugar público o privado de acceso público”.

Palermonline

Palermonline Noticias info@palermonline.com.ar

error: Te queremos :-) pero no nos copies. estamos trabajando en Palermo desde 1999