OBELISCO 1

¿Por qué suspendió la caravana la Selección? «Imposible seguir por tierra»

El Gobierno explicó por qué suspendió la caravana de la Selección: «Imposible seguir por tierra»

Lo hizo a través de un mensaje de la vocera oficial en redes sociales. «Chiqui» Tapia, presidente de AFA, se quejó por lo sucedido.

Se esperaba que la fiesta y la celebración fueran totales, pero algo terminó empañando los festejos de la gente que esperaba ver a sus héroes de la Selección argentina levantando la copa tras haber ganado el Mundial en Qatar.

Desde la madrugada la gente había copado las calles y el Centro porteño se fue transformando en un verdadero «hormiguero», cuando la multitud se hizo presente. Por la tarde, la caravana de la albiceleste debió ser suspendida para evitar desbordes y problemas mayores fuera de control.

Con ese marco, y mediante la portavoz presidencial, Gabriela Cerruti, el Gobierno argumentó que los jugadores sobrevolaron en helicóptero la Avenida 9 de Julio y la Plaza de Mayo de la ciudad de Buenos Aires, porque «se hizo imposible seguir por tierra».

«Los campeones del mundo están sobrevolando todo el recorrido en helicópteros porque se hizo imposible seguir por tierra ante la explosión de alegría popular. Sigamos celebrando en paz y mostrándoles nuestro amor y admiración», escribió Cerruti en su cuenta de Twitter.

Tras el fallido operativo de seguridad para ingresar a la Ciudad, los jugadores debieron abandonar el colectivo que los trasladaba y concluir con el recorrido en helicópteros. El presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Claudio «Chiqui» Tapia, apuntó también desde la red social del pajarito.

«No nos dejan llegar a saludar a toda la gente que estaba en el Obelisco, los mismos organismos de Seguridad que nos escoltaban, no nos permiten avanzar. Mil disculpas en nombre de todos los jugadores Campeones. Una pena», disparó el titular de la AFA.

En la misma línea, Tapia apuntó contra la Casa Rosada y el Gobierno de la Ciudad: «Agradecemos a la provincia de Buenos Aires, encabezada por su ministro de seguridad Sergio Berni, que fue el único que acompañó durante toda la recorrida hasta la entrada a la capital sin registrar ningún incidente, permitiendo a los jugadores abrazarse al pueblo argentino».

A última hora de la histórica jornada, los incidentes en el Centro porteño ya eran moneda corriente y se extendieron hasta bien entrada la noche.

En el marco de los festejos por la obtención del Mundial de fútbol Qatar 2022, unas 64 personas resultaron heridas, y nueve fueron detenidas, en la Ciudad de Buenos Aires.

Durante el operativo de la Policía de la Ciudad por los festejos de la consagración del seleccionado argentino de fútbol en Qatar, hubo nueve detenciones, algunas por intento de robo, y otras por incidencias aisladas.

Festejos en la Ciudad

Asimismo, se recibieron 511 pedidos de asistencia por personas accidentadas, lesionadas o con requerimiento médico, de las cuales la gran mayoría fueron atendidas en el lugar, según precisaron fuentes policiales y 31 derivadas a hospitales porteños.

En esta misma línea, se recibieron 284 llamadas por personas extraviadas, en su mayoría derivadas al Centro de Monitoreo Urbano (CMU) de Diagonal Norte y Cerrito, que permitió que todas fueran halladas.

Según estimaciones, en toda la traza de la Avenida 9 de Julio y la Autopista 25 de mayo se congregaron más de cinco millones de personas.

Una jornada histórica

Hinchas llegados a la ciudad desde todos los puntos cardinales coparon autopistas, avenidas y calles para ver pasar a los jugadores, que a causa del gentío demoraron más de cuatro en recorrer el trayecto desde el predio de Ezeiza hasta la entrada a la ciudad de Buenos Aires, con el micro que los transportaba avanzando a paso de hombre y los futbolistas cantando, saltando o bailando al ritmo que imponía la multitud. Cuando se hizo evidente que el paso no iba a ser posible -sumado a un incidente en el que un hincha saltó dentro del micro desde un puente en la Autopista Riccheri y otro cayó al piso tras golpear contra la parte trasera del vehículo-, los jugadores tuvieron que bajar de los micros para abordar helicópteros en la Escuela de Cadetes de la Policía Federal en el barrio porteño de Villa Lugano.

Las aeronaves pasaron por sobre los puntos de la ciudad en los que se concentraron la mayor cantidad de hinchas (el Obelisco, la avenida 9 de julio desde Corrientes hasta Constitución y la Plaza de Mayo). Los hinchas, muchos en éxtasis, saludaban hacia el cielo, cantaban y saltaban emocionados con la esperanza de ser vistos o escuchados desde las alturas por Lionel Messi y el resto de los jugadores.

Todo fue una fiesta. La copa está en casa